¿Una versión SUV del Porsche 911? No hace falta, para cumplir esa función en la gama Porsche ya está el Macan. Especialmente en la nueva versión GTS que hemos conducido.

La primera vez que Porsche se atrevió a lanzar una versión con las siglas GTS de un modelo SUV fue en 2007, con el Porsche Cayenne GTS. Estaba equipado con un motor V8 atmosférico de 405 CV. Porsche demostró con el Cayenne que un SUV también era digno de lucir la denominación Gran Turismo Sport, estrenada en 1963 con el mítico Porsche 904 GTS. Unas siglas que representan altas prestaciones combinadas con la versatilidad y el confort propios para una utilización diaria.

Desde aquel primer Porsche 904 se fueron añadiendo versiones GTS de todos los modelos de la gama: 924, 928, 911 Carrera, Panamera, Cayenne, Cayman y Boxster… y en 2015 el Macan.

Ahora, la marca alemana presenta el nuevo Porsche Macan GTS, y nosotros nos hemos ido a Portugal para conducirlo, donde también hemos podido probar los otros nuevos integrantes de la gama, el 718 Cayman GTS y el 718 Boxster GTS.

Antes de seguir, os dejamos con un vídeo del Porsche Macan GTS en acción:

Porsche Macan GTS: entre el Macan S y el Macan Turbo

Por potencia, equipamiento y precio, el Macan GTS se coloca entre el Porsche Macan S y el Porsche Macan Turbo. El primero rinde 355 CV, y cuesta 76100 euros. El Macan Turbo se va hasta los 441 CV, y cuesta 106.370 euros.

Esto deja al Macan GTS, que cuesta 90.355 euros en el mercado español, a unos 14.000 euros de distancia del Macan S, y unos 16.000 euros por debajo del Macan Turbo. Sin embargo, por prestaciones y sensaciones al volante, el GTS está mucho más cerca del Macan tope de gama.

Respecto al Macan GTS de la anterior generación el motor V6 biturbo de 2,9 litros gana 20 CV y 20 Nm de par. No es, sobre el papel, algo que tenga una repercusión especial en lo que se siente al volante, aunque consiga rebajar tres décimas de segundo en la aceleración corta y bajar claramente de los 5 segundos.

Pero sí que lo es, sin embargo, el equilibrio que ofrece el nuevo Macan GTS en su conjunto. Sobre todo, con el paquete Sport Chrono, un opción que me parece obligada, al menos su diriges tus miradas al Macan GTS pensando en lo que significan esas siglas.

Que el Porsche Macan GTS está diseñado orientado al máximo rendimiento sobre el asfalto queda claro al analizar cualquiera de sus características técnicas, y se confirma cuando le exiges al límite.

Un motor soberbio y un cambio ultra-rápido

Olvida que estamos en un SUV. La combinación que forman el motor biturbo y el cambio PDK resulta, sencillamente, adictiva. Y podría tener cabida bajo el capó de un coupé deportivo de alto rendimiento. El sonido del sistema de escape, adaptado de forma específica para este modelo, tiene parte de culpa. Una sabia decisión: un Porsche, y menos un Porsche GTS, no puede sonar como un coche convencional.

Su máxima capacidad de empuje está disponible desde apenas 1.750 rpm, y se mantiene hasta 5.000 rpm. Pero por debajo de la primera cifra nunca notas que falta empuje. Y desde las 5.000 hasta las casi 7.000 vueltas sube con una facilidad casi insultante y un aullido muy provocador. Un motor magnífico, que proporciona una experiencia de conducción excelente. Es capaz de combinar un empuje suave y un sonido discreto… o transformarse para hacerte olvidar que conduces un coche alto y pesado.

Lo hace a través de una caja de cambios doble embrague de nuevo desarrollo con 7 marchas, que se maneja con facilidad desde la propia palanca o desde las levas en el volante. A partir de aquí, la fuerza del motor llega a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total inteligente. Pero, como veremos más adelante, hay muchos otros “actores” que permiten conducir el Macan GTS como un auténtico Porsche.

Cuando conduzcas como lo harías con cualquier otro SUV, el Macan GTS puede incluso sorprender por su suavidad, su bajo nivel sonoro y su eficiencia. Todo suma, incluso la desconexión de la transmisión del motor para aprovechar el modo de marcha por inercia, a la hora de dejar el consumo medio en torno a los 10 litros si viajas “llaneando” por autopista. En ciudad no bajarás de los 13 l/100 km reales, y en conducción deportiva vimos el consumo en el ordenador de viaje acercarse a los 18 l/00 km.

La importancia del paquete Sport Chrono

Mi insistencia en que el paquete Sport Chrono es una opción obligada no es un capricho. De hecho, creo que incluso ni siquiera debería figurar como equipamiento opcional, sino incluirse de serie. Su precio es de unos 1.300 euros.

¿Qué hace el Sport Chrono? Pues básicamente es un sistema de conducción dinámica, que permite elegir entre los programas “normal”, “Sport”, “Sport +” y un modo personalizable “Individual”. Para ello, el conductor solo tiene que accionar un mando giratorio situado en un satélite en el volante.

Funciona modificando los distintos sistemas que intervienen en la conducción, desde el motor y el cambio hasta la dirección, la tracción o las suspensiones, para poder disfrutar al volante de un deportivo extremo, o de un SUV con el que viajar de forma confortable y con el mínimo consumo posible. Lo hace a las mil maravillas, con diferencias suficientemente marcadas entre los distintos programas.

Y cuenta con un botón “mágico”, el Sport Response, que te ofrece 20 segundos de “éxtasis”. Al pulsarlo, el coche adopta una configuración extrema, con una especie de modo “boost”, en el que el motor y la transmisión se alían para funcionar como si quisieran arañar décimas al crono al acelerar. De hecho, en este modo es en el que el Macan GTS consigue los 4,7 s que homologa en el 0-1000 km/h.

Por último, pero no menos importante, con el Sport Chrono se ofrece un modo adicional en el control de estabilidad de Porsche, el denominado PSM Sport. Se trata de una configuración del control de estabilidad pensada para la conducción al límite, pero que no desconecta del todo el PSM, siempre activo en segundo plano.

Un SUV preparado para carreteras de curvas

Si buscas un SUV deportivo para conducir deprisa en carreteras de curvas, las opciones se cuentan con los dedos de una mano. De hecho, particularmente me costaría encontrar un tercero que acompañase en mi podio particular al Porsche Macan, el número 1 indiscutible, y al Alfa Romeo Stelvio, que estaría en el segundo peldaño.

A partir de aquí, habría que barajar otras opciones: posiblemente los nuevos Audi RS Q3 o las versiones “M” del BMW X4, que todavía no he conducido.

La suspensión activa Porsche Active Suspension Management (PSAM), con una puesta a punto específica y una altura de chasis rebajada 15 mm respecto al Macan S, junto a la configuración de la tracción total para que el eje trasero mande sobre el delantero, proporción al Macan GTS una agilidad y una precisión de trayectoria increíbles.

Si acaso, tenía inicialmente dudas sobre los frenos, teniendo en cuenta el alto nivel de prestaciones y que estamos ante un coche que roza las 2 toneladas. Pero los frenos de serie cumplen sin problemas, al menos fuera de un circuito. Como dato interesante, mencionar que probamos el Macan S equipado con unos neumáticos Michelin Latitude Sport 3, en medida 265/40 para el eje delantero y 295/35 en el trasero, montados en las llantas opcionales de 21 pulgadas. De serie, el Macan S viene con una medida menos extrema: 265/40-20 delante y 295/40-20 detrás.

Todavía puedes conseguir un punto “racing” adicional recurriendo a la suspensión neumática adaptativa (con muelles neumáticos), que rebaja la altura de la carrocería otros 10 mm, y al sistema de reparto activo de par PTV Plus. Y con los frenos PSCB de alto rendimiento, que incluyen un revestimiento de carburo de tungsteno en los discos de acero que mejora la resistencia en conducción deportiva.

Sinceramente, no creo que sean necesarias ninguna de estas opciones, y mucho menos los frenos con discos carbocerámicos PCCB… salvo que quieras lo más de lo más, o que seas de los que va a entrar con el Macan GTS a hacer tandas en circuitos. Si acaso, recomendaría la suspensión neumática; pero más porque puede ajustarse para ofrecer un mayor confort que con la suspensión de muelles, que por lo que puedas ganar en comportamiento deportivo.

Diseño y equipamiento: deportivo sin estridencias

Exteriormente, el Porsche Macan GTS no resulta un coche especialmente llamativo. Se distingue principalmente por los elementos del paquete Sport Design de serie, con los característicos elementos esmaltados en color negro de las versiones GTS de Porsche y las llantas en diseño RS Spyder de 20 pulgadas.

En el interior encontramos unos magníficos asientos deportivos GT con zona central tapizada en Alcantara y un volante deportivo multifunción que puede forrado en Alcantara o cuero. Sorprende la cantidad de botones que se agrupan en la consola central, señal de que al Macan todavía no le ha llegado la digitalización que ya está presente en los últimos modelos de la marca.

Esto no implica que el Macan no disfrute del sistema Porsche Communication Management de serie, con la pantalla táctil de 10,9 pulgadas, así como los servicios de Porsche Connect Plus, gracias a la tarjeta SIM integrada y al módulo de telefonía con conexión de alta velocidad. Permite configurar un punto de acceso WiFi, y acceder a todo tipo de servicios como el tráfico en tiempo real o la navegación online.

En la última actualización del Macan, Porsche ya añadió nuevas ayudas a la conducción que no estaban disponibles, como el asistente a la conducción en atascos o, distintos asistentes de aparcamiento.

Galería de imágenes Porsche Macan GTS

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5488 - 500
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
6,1 - 9,4245 - 440159 - 217

Ver todas las versiones del Porsche Macan (63.180€ - 106.950€)