El recién llegado contra el modelo de referencia: Porsche Cayenne Coupé vs Audi Q8, dos modelos muy similares pero, a la vez, muy diferentes

El recién presentado Porsche Cayenne Coupé no lo va a tener fácil a pesar de que, su versión estándar fue el SUV de lujo que abrió la veda y allanó el camino a otros equivalentes como el BMW X6, el Mercedes-Benz GLC Coupé que presentó hace pocas semanas su última generación o el emparentado Audi Q8 , la respuesta de los de Ingolstadt a sus primos de Munich.

Sea como fuere, vamos a comparar dos primos enfrentados antes de nacer por ser más que un SUV premium con carrocería que las marcas venden como coupé. La motivación es la de definir cuál de los dos se alza como mejor opción, cuál de los dos es más interesante o cuál es mejor comprar, Porsche Cayenne Coupé o Audi Q8.

Motores

De inicio cabe destacar que ambos coches nacen bajo la misma arquitectura que les otorga la plataforma modular MLB del Grupo Volkswagen, la misma que el Volkswagen Touareg, Bentley Bentayga, Lamborghini Urus y que el Audi Q7.

De una parte, el Porsche Cayenne Coupé hereda la misma motorización que la versión original, esto significa que solo se vende con motores animados por gasolina. Existe una versión con motor V6 turbo de 3 litros con 340 CV y un par máximo de 450 Nm y otra con el bloque V8 biturbo de 4 litros, 550 CV de potencia y un par máximo de 770 Nm.

De otra, el Audi Q8 se comercializan tres versiones: dos de gasóleo y una gasolina. El Audi Q8 TDI 45 ofrece 231 CV desde el motor V6 de 2.967 cc, por encima, la versión 50 TDI 286 CV, mientras que, el bloque más potente corresponde al del Audi Q8 55 TFSI de 340 CV y 500 Nm de par extraídos del motor V6 de 2.995 cc. Es importante señalar que estas tres versiones son coches híbridos gracias a contar con un sistema de apoyo eléctrico de tipo mild-hybrid que, además de reduce el consumo permite lucir la etiqueta ECO de la DGT.

Con estos datos, por un lado queda patente que, si la potencia es una premisa, la versión más modesta es la del Audi Q8 45 TDI mientras que el SUV con más potencia es el Porsche Cayenne Turbo Coupé.

Respecto del consumo de estos SUV, comparando los motores comunes V6 de 3 litros de gasolina, el Porsche homologa una media de 9,3 litros cada 100 km por los 8,9 del Audi gracias al apoyo eléctrico.

Tomando como referencia estos mismo bloques, a pesar de los consumos, el Porsche es más liviano que el Audi: 2.105 kg del Cayenne Coupé por los 2.170 del Q8.

Dinamismo

El Porsche Cayenne Coupe se vende como vehículo de tracción integral como única opción asociada a una caja de cambios de ocho velocidades que gestiona mediante un convertidor de par, la misma configuración que en el caso del Audi Q8.

De serie, El Cayenne Coupé incluye la dirección asistida variable Plus, amortiguación adaptativa PASM, que gestiona la respuesta activa de la suspensión, llantas de 20 pulgadas para transmitir todo el potencial al asfalto sin que se pierda un ápice de poderío junto con el paquete Sport Chrono para garantizar una respuesta deportiva.

Además, el plano aerodinámico ha sido revisado y, por eso, cuenta con un spoiler de techo adaptativo un dispositivo que, a velocidades superiores a los 90 km/h, aumenta la carga sobre el eje posterior, mejorando el dinamismo en altas velocidades.

El Audi Q8 no es un SUV más, su concepción se gesta desde el objetivo de ofrecer una experiencia de conducción deportiva. El diferencial central mecánico es capaz de gestionar el envío de la potencia de tal forma que la tracción prime en aquel eje que tuviera una mayor necesidad de motricidad.

Dependiendo del tipo de conducción, el coche del permite modificar la dureza de la suspensión y, opcionalmente se puede incorporar una suspensión neumática adaptativa con ajuste confort o deportivo, lo cual supone reducir hasta 90 mm la altura del vehículo.

El conjunto se apoya en una dirección progresiva que se vuelve más directa cuanto más se gira el volante y, opcionalmente, puede incluir un eje trasero direccional que actúa aportando un ángulo de giro en las ruedas posteriores de hasta 5 grados en dirección inversa a las delanteras. Esto permite aumentar la agilidad del vehículo a bajas velocidades. Por el contrario, cuando el vehículo circula a altas velocidades, las ruedas del eje trasero giran en el mismo sentido que las delanteras para mejorar la estabilidad del coche.

El coeficiente de rozamiento es mejor en el caso del diseño del Audi (0,33) por encima del del Porsche (0,35).

Habitabilidad

Las dimensiones del Porsche Cayenne Coupé difieren respecto del modelo primario, de hecho, mide 4.931 mm de largo, 1.983 de ancho, 1.676 alto y una batalla de 2.895. Esto supone ser 20 milímetros más bajo y 18 milímetros más ancho.

Además, el techo es 20 mm más bajo que la versión original lo que ha supuesto reducir el tamaño del parabrisas delantero y del pilar A. También se han rediseñado las puertas y las aletas traseras, para ensanchar la línea de cintura casi 2 centímetros.

Esto repercute en el habitáculo. De hecho, aunque está homologado como hasta cinco plazas, de serie cuenta con dos asientos individuales para las plazas traseras aunque es posible sustituirlos por los asientos con banqueta de tres plazas.

El SUV de Porsche ofrece desde un volumen de carga del maletero desde 625 litros a 1.540 por los 605 mínimos del Audi, que ascienden hasta 1.755 en su configuración más amplia.

El Audi Q8 mide de largo 4.986 mm, 55 más que el Porsche Cayenne Coupé; 1.995 de anchura, 12 más; 1.705 de alto, 29 más que el Porsche; y marca 2.995 mm de batalla, 100 mm, es decir, que los ejes están hasta 10 cm más alejados que el Cayenne Coupé.

Precios

Los precios del Porsche Cayenne Coupé parten desde los 97.217 euros con el motor V6 y desde 169.029 euros para el V8 del Turbo.

El Audi Q8 más barato es el 45 TDI por 81.370 euros, a continuación la versión gasolina del Audi Q8 55 TFSI por 84.840, lo que supone 12.897 euros de diferencia con el Porsche Cayenne Coupé V6. Finalmente, el Audi Q8 50 TDI tiene un PVP de 84.840, siendo el Audi Q8 más costoso.

Conclusión

Sea como fuere, nos encontramos, sin duda, ante dos de los mejores SUV de 2019, dos fuera de serie, uno donde prima más el glamour y el otro donde prevalece el disfrute al volante, en cualquier caso, y a la espera de poder conducir el nuevo Porsche Cayenne Coupé, y tras poder hacer la prueba del Audi Q8 no nos cabe duda de que, ambos son coches que no decepcionan donde el lujo se combina con la deportividad y que, quien los conduce, los disfrutará bajo cualquier condición.