El Porsche 911 Turbo S Cabrio ya ha llegado, por lo que los más afortunados ya podrán disfrutar de sus 650 CV a cielo descubierto

Hace tan sólo unos días os mostrábamos la nueva generación del Porsche 911 Turbo S, un modelo cuya aparición estelar estaba prevista en el Salón de Ginebra que se acabó cancelando por el coronavirus.

Sin embargo, los incondicionales del deportivo de Stuttgart no tuvieron que esperar para ver a la versión más prestacional. Pero todavía faltaba algo por conocer: la versión convertible del deportivo, es decir, el Porsche 911 Turbo S Cabrio.

El Porsche 911 Turbo S Cabrio ya está aquí

Pues bien, ya lo tenemos aquí, por lo que los más afortunados ya podrán disfrutar de sus brutales prestaciones a cielo abierto. Por supuesto, la marca ha querido respetar el ADN de esta versión, por lo que sigue contando con uno de sus rasgos más característicos, la capota de lona. La apertura y cierre de esta es tan rápida como el propio coche, y es que consigue hacer todo el proceso en apenas 12 segundos y a velocidades de hasta 50 km/h.

Quitarle el techo no le ha restado atractividad, sino más bien al contrario, y es que sigue ofreciendo la misma agresividad que el modelo que os enseñamos hace unos días. Por lo tanto, seguimos contando con los pasos de rueda ensanchados y el alerón escamoteable en su zaga –otra de las señas inconfundibles de las versiones Turbo-.

También son inconfundibles sus poderosas entradas de aire colocadas justo antes de los pasos de rueda traseros. Otro de los elementos que diferencian a esta versión son las llantas, y es que las tenemos en doble dimensión: 20 pulgadas en el eje delantero y 21 pulgadas en el tren posterior. Además, su carrocería se agacha 10 mm más que en el Porsche 911 que probamos gracias a la suspensión adaptativa PASM.

El más potente hasta la fecha

Otra de las señas de identidad del modelo es su particular colocación del motor, y es que este va descolgado tras el eje trasero. Este desafío a las leyes de la física también está presente en el Porsche 911 Turbo S Cabrio.

Por lo tanto, bajo su capó tendremos el mismo motor bóxer de seis cilindros y 3.8 litros animado por dos turbocompresores que montan las variantes más “austeras”. Sin embargo, los ingenieros han sobredimensionado el tamaño de los turbos y han colocado un nuevo sistema de admisión para que el motor ofrezca ahora 650 CV y 800 Nm de par.

Para transmitir esta potencia al suelo, el Porsche 911 Turbo S Cabrio recurre a la transmisión automática de doble embrague PDK y, para no perder un ápice de motricidad, mantiene la tracción total. Con todo este conjunto, consigue hacer el 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h.

Sólo nos queda por conocer el precio del Porsche 911 Turbo S, y es que la versión descapotable del nueveonce más radical partirá de los 265.439 euros, es decir, algo más de 15.000 euros más caro que su hermano Coupé.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Cabrio, Coupé2 - 145
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 12,8370 - 700169 - 303

Ver todas las versiones del Porsche 911 (107.654€ - 326.934€)