Cuando la generación 992 empieza a mostrar sus cartas, la 991 dice la última palabra con el Porsche 911 Speedster

Amor a primera vista. Esto es lo que provoca el nuevo Porsche 911 Speedster. Una oda a la belleza y al disfrute de la conducción de uno de los iconos de la automoción.

En la historia del Porsche 911 hay ejemplos maravillosos de piezas únicas, ediciones limitadas o versiones que se graban en la retina de los seguidores del mito, y éste último Porsche 991 con techo descapotable manualmente será uno de ellos.

La estética del Porsche 911 Speedster

Como indicábamos, Porsche presentó y anunció en 2018 la producción de la versión descapotable alternativa y diferenciada del Cabriolet, conocida como Speedster utilizando un prototipo, basándose en el aún Porsche 911 en fabricación, el de la generación 991.

Por eso y, a pesar de que el protagonistas en los concesionarios de la marca es la generación 992, el Porsche 911 Speedster se basa en la anterior saga. Concretamente, utiliza el chasis y el motor de la variante más circuitera, el Porsche 911 GT3.

La elegancia y el atractivo elevado a la “nueve-once” potencia

Echando un vistazo rápido al coche, el frontal toma la apariencia del citado Porsche 911 991 GT3 pero es llegado a su parabrisas recortado donde empiezan las diferencias. Y no solo por su menor altura, sino porque la ausencia de techo rígido sea patente es el punto diferenciador entre la versión Coupé, Cabrio y esta Speedster.

La vista lateral desnuda la elegancia y el mayor atractivo de este coche. Una silueta que, en su cenit deja al descubierto al mismísimo Porsche 911 Speedster y que prosigue imaginariamente, si el coche circula con el techo recogido, hasta las dos prominentes cúpulas que resguardan la tela que hace las veces de capota y en las que una pieza en negro carbono luce orgulloso la palabra “Speedster”.

Con el techo desplegado, las ventanillas muestran su menor altura y, entonces, el perfil del coche se aprecia mucho más afilado, estiloso y atractivo que su hermano Cabrio.

La zaga muestra una configuración heredada del 991 GT3, dado que, realmente, este coche es casi un Porsche 911 GT3 y adaptada al concepto de Speedster. Las cúpulas que hacen a la vez de arco de seguridad tras los reposacabezas de los únicos dos ocupantes, se ciernen hacía la doble cola de escape centrada, seña de identidad de la mecánica GT3.

La herencia de la filosofía GT3

Efectivamente, hemos mencionado demasiadas veces la versión GT3, pero es que este Porsche 911 Speedster recoge la esencia deportiva de la variante atmosférica más emocional y la envuelve con una nueva carrocería que exporta belleza por los cuatro costados.

Además del chasis, el motor de 4.0 litros y seis cilindros en disposición bóxer, marca de la casa, ofrece una potencia máxima de 510 CV y un par máximo de 469 Nm, además de un régimen de giro máximo de 9.000 estremecedoras revoluciones por minuto, lo cual le permite hacer el sprint de 0 a 100 km/h en tan solo 3,8 segundos, una décima menos que el propio Porsche 911 GT3 con caja de cambios manual, y alcanzar una velocidad máxima de 309 km/h.

Pero, por si estos alicientes no fueran suficientes, Porsche ha decidido que este Speedster ha de conducirse utilizando tres pedales y una palanca de cambios asociada a seis velocidades. Entre otros motivos, además de por la emoción de hacer el juego “pedal de embrague-palanca de cambios”, para reducir el peso que implica la instalación de la caja automática PDK en un coche que, claramente, no está destinado a competir como sí lo es el propio GT3.

Cabe mencionar que, además de discernir entre opciones más pesadas o livianas, se ha optado por la inclusión de materiales ligeros como la tapa de la capota, realizada en fibra de carbono, que también aparece en otros elementos dispuestos en el habitáculo y la carrocería, una carrocería, que también incluye piezas realizadas en poliuretano. Incluso elementos de confort como el sistema de aire acondicionado son opcionales.

Porsche 911 Speedster Heritage Design, inspirado en el pasado

Tomando la estética de los primeros Porsche 356, el acabado del Porsche 911 Speedster Heritage Design muestra una base de color en Plata GT Metalizado y toma elementos inspirados en la competición como el dorsal 48 en las puertas que, realmente, muestra el año de fundación de la marca.

Además, los toques en blanco como los del paragolpes delantero que asciende hasta los pilares A del marco del parabrisas, el nombre de la marca bajo los dorsales y en las pinzas de freno, lacadas en negro brillante, salpican con elegancia y deportividad una variante que, en su interior, replica el carácter, el lujo y la elegancia del exterior. La guinda la pone el logotipo de la marca que, en un viaje al pasado, simula la insignia originaria.

Los asientos, tipo backet, están tapizados en cuero natural de alta calidad y el color Cognac resaltan con distinción el porte de alto copete de este coche, un color que aparece también en otros elementos del habitáculo.

El precio de la exclusividad

De este coche solo se fabricarán 1.948 unidades que se fabricarán y las primeras entregas se realizarán pasado el verano de este mismo año.

El precio del Porsche 911 Speedster parte desde los 308.743 euros, una cantidad que, seguramente se dispare en el mercado de los vehículos de lujo de segunda mano o en alguna de las habituales subastas de coches.