Lamborghini apuesta por invertir en las nuevas tecnologías para su próximo Aventador. La tecnología eléctrica cada vez está más presente, también entre los supercoches.

Lamborghini es uno de los pocos fabricantes de coches siguen produciendo motores con cilindros de doble dígito que no cuentan con asistencias artificiales. Sin embargo, declaraciones de altos dirigentes de la compañía ya avisaron de que esta situación tenía fecha de caducidad, y que, la apuesta por las nuevas tecnologías es una realidad.

Lamborghini Aventador SVJ

Maurizio Reggiani, en el Car Show de Monterey la semana pasada, confirmó que el nuevo Aventador SVJ, es decir el sucesor del actual superdeportivo, mantendrá muchos matices clásicos pero que estará asistido por la tecnología híbrida.

En palabras de Reggiani: “El sucesor del Aventador contará con un motor V-12. Podríamos añadirle una opción híbrida o eléctrica para respetar las reglas de consumo y emisiones. Es posible que tengamos una mejora de rendimiento gracias a tecnología híbrida , la cual, imitará el rendimiento de los turbos. Cuando tengo un tanque de energía, quiero usar lo que sea mejor para la homologación. Una vez alcanzas ese requisito, la energía sobrante puede usarse para mejorar el rendimiento.

Lamborghini Aventador SVJ

El ingeniero en jefe de Sant Agata fue más allá, prácticamente confirmando que el próximo modelo contará con alguna asistencia eléctrica. Usando el existente selector Anima, el modo Strada desconectará la asistencia electrónica, posiblemente utilizándose únicamente como método de propulsión por medio de su batería, especialmente para su uso en ciudad.

El modo Sport implementará la asistencia híbrida para dar si cabe más apoyo al par motor. El modo Corsa seguirá la línea para aprovechar el motor de combustión en lo que a entrega de potencia se refiere.

Lamborghini Aventador SVJ

Es una aproximación diferente a la que el constructor italiano utilizó su nuevo crossover, el Lamborghini Urus, el cual, dispone de un motor doble turbo V8. Como el propio Reggiani declaró: “Si quieres mover un coche que pesa 2.2 toneladas, necesitas un motor que sea capaz de generar una gran cantidad de par motor a 1.500 rpm. Sólo un turbo puede darte este tipo de rendimiento. La decisión de usar un turbo estuvo basada en los objetivos del modelo en sí. Los coches superdeportivos no tienen que seguir este tipo de propósitos.