El Gran Premio de Macao fue cancelado en la cuarta vuelta debido al brutal accidente del piloto Laurens Vanthoor. Lo curioso es que dirección de carrera dio por válidas las posiciones hasta antes del accidente, lo que convirtió al piloto belga en ganador en Macao.

 El campeonato del Mundo de GT ha sido testigo de una de las carreras más estrafalarias que se recuerdan. A mandos de un Audi R8, Laurens Vanthoor ganó por primera vez en el circuito de Macao de la forma más inesperada.

El piloto belga lideraba la prueba en el paso por meta de la cuarta vuelta, pero un giro más tarde el Porsche de Earl Bamber lo superaba. Al intentar recuperar la posición, Vanthoor tocó el piano en una curva y perdió el control de su vehículo colisionando contra el muro y volando por los aire.

Tras el incidente, los comisarios sacaron la bandera roja y puesto que el tiempo programado para la carrera se superó tras el accidente, la prueba tuvo que ser cancelada. Dirección de carrera decidió entonces dar por válidos los resultados hasta la vuelta cuatro, es decir, antes del accidente. Como consecuencia el piloto que había ocasionado la suspensión de la prueba, Laurens Vanthoor, se proclamó vencedor del 63 Gran Premio de Macao.

Al término de la carrera el piloto belga escribía lo siguiente en su cuenta de twitter:

Traducción: “No sé qué escribir. Me encuentro bien, solo un poco conmocionado. He ganado la Copa del Mundo de GT, pero no me siento como debería. Éramos rápidos y estábamos en posición de ganar, pero cometí un error. Es extraño que las cosas hayan sucedido así. Volveré para conseguir una victoria apropiada”

Traducción: “Si ganas, obtienes la atención de los medios. Si te estampas obtienes la atención de los medios. Si haces ambas…. Explosión en twitter.”