Anton Pïech, uno de los miembros más jóvenes de la familia Porsche, presenta su propio deportivo eléctrico, el Piëch Mark Zero Concept

Quizás el apellido Piëch pase desapercibido para la gran mayoría de los mortales, pero para quienes disfrutan de la historia de la automoción ya se habrán dado cuenta de que aparece vinculado a uno de las marcas más reconocidas del mundo: Porsche.

Y es que el impulsor del Piëch Mark Zero Concept es Anton Piëch, ni más ni menos que el hijo de Ferdinand Piëch y bisnieto de Ferdinand Porsche. Un emprendedor que, a sus 44 años, ha querido mantenerse al margen de Porsche y del Grupo Volkswagen en el que su padre fue CEO durante más de una década para seguir los pasos de sus más ilustres familiares lanzando sus propios vehículos deportivos a través de su marca, Piëch Automotive.

Como ya hiciera Ferdinand Porsche para con la historia del Porsche 911, parece que Anton Piëch se revela contra los cánones de la industria y busca con su prototipo presentar el primer paso hacia el coche de sus sueños. Lejos de recurrir a los cimientos del pasado para construirse un futuro, su Piëch Mark Zero Concept será un deportivo eléctrico con tintes retro.

Piëch Mark Zero Concept, el deportivo del futuro al margen de Porsche

Este deportivo se ha presentado oficialmente como una de las  novedades del Salón de Ginebra más sugerentes. Gracias a su apuesta por unas líneas clásicas y sencillas, sin complicaciones, el Piëch Mark Zero Concept muestra una escultura cincelada con pulcritud que muestra un gran atractivo. Quizás sea a esta sencillez por la que resulte tan elegante y sugerente.

Pero donde el Piëch Mark Zero Concept puede golpear más fuerte es respecto de su tecnología como coche eléctrico. Este vehículo cuenta con unas baterías revolucionarias de carga y descarga muy rápida.

Según los datos de Piëch Automotive, su deportivo carga en 4:40 minutos el 80 % de la capacidad de almacenaje de energía eléctrica utilizando su cargador. Además, estas baterías casi no producen ningún calor por lo que pueden refrigerarse sin necesidad de un equipo pesado o específico como ocurre con los actuales coches eléctricos. Las baterías del Piëch Mark Zero Concept se enfrían con el propio aire del ambiente.

La autonomía del Piëch Mark Zero Concept ha sido medida según el ciclo WLTP. Sus datos fijan en hasta 500 km la distancia que se puede recorrer con una sola recarga total de su equipo de acumuladores eléctricos. Unas baterías que, su creador, asegura recibirán mejoras según la tecnología avance.

Unas baterías dirigen la energía a cada uno de los tres motores eléctrico con los que el Piëch Mark Zero Concept cuenta. Uno para cada rueda del eje trasero y otro para el tren delantero. Cada uno de ellos tiene una potencia de 150 kW, es decir, 450 en total, equivalentes a 611 CV. Un coche que, en total, marca 1.800 kg.

Piëch Automotive apuesta por un esquema modular y muestran su interés en comercializar y vender a aquellas marcas que estén interesadas en la tecnología que ofrece en cuanto a su equipo eléctrico mostrado en este Piëch Mark Zero Concept que esperemos que sea más que un prototipo.