Opel anuncia que regresará a Japón el próximo año. Su actividad comercial empezará con el Corsa, Combo Life y Grandland X. Desde el principio, Opel los ofrecerá con versiones electrificadas.

A partir de 2021, Opel volverá a exportar modelos al mercado japonés, uno de los más importantes del mundo. Como decíamos, como “versiones de lanzamiento” la firma del rayo comenzará con el Combo Life, el SUV compacto Grandland X y el histórico Opel Corsa que podría cambiar su nombre al llegar a territorio asiático. El Director General de Opel ha asegurado que es una buena decisión dada la excelente reputación de la marca alemana en el mercado automovilístico japonés.

El Grupo PSA ya está allí

Hasta ahora el Grupo PSA comercializa modelos en Japón con las marcas Citroën, DS y Peugeot. Gracia a esto, Opel tendrá más sencillo su llegada al mercado ya que aprovechará la infraestructura y experiencia del Grupo francés. Pasará a formar parte de la Organización Nacional de Ventas de PSA. Las cifras les avalan ya que hasta ahora las tres marcas del grupo que venden coches en Japón, registraron unas ventas de 15.600 vehículos durante 2019. Y el objetivo es seguir en línea ascendente con el comienzo de la nueva década.

Aunque la idea es llegar al país nipón en 2021, durante los próximos meses Opel irá construyendo una red de concesionarios en las principales ciudades del país, con progresivo crecimiento. En 2023, la red de Opel cubrirá más de un 80% del mercado de importación. El enfoque que los alemanes quieren dar a sus ventas en Japón es, como en el resto de países, crecimiento rentable y satisfacción del cliente.

Buscan reforzar también otros mercados

Esta grandísima ofensiva de exportación es uno de los pilares fundamentales del conocido plan estratégico PACE! de Opel. Las previsiones dicen que para 2025 los mercados fuera de Europa supondrán más del 10% del volumen de ventas de la firma del rayo. Para conseguirlo, los alemanes buscarán reforzar sus ventas en mercados como África o Sudamérica además de Asia.

Habrá que ir viendo qué éxitos le depara a Opel el mercado japonés. Desde luego, la idea de comercializar versiones electrificadas es un acierto ya que los países orientales son pioneros y referentes en cuanto a este tipo de movilidad. El Corsa-e puede ser un buen ejemplo o alguna versión híbrida de modelos como el Crossland X o el Grandland X serán buenas apuestas para comenzar a relanzar el éxito en un mercado, sin duda, de los más importantes del mundo.