Concretamente, por 6 CV superan los 300 caballos de potencia

Y es que la variante más extrema de los modelos de Mini, la que cuenta en su nombre con la incorporación de la eterna denominación del nombre de su creador como homenaje al mismo, es decir, los nuevos Mini John Cooper Works para sus modelos como Countryman y Clubman, serán los Mini más potentes jamás fabricados en una de sus fábricas.

Es cierto que esperamos como agua de mayo el pequeño misil Mini John Cooper Works GP, la guinda de la tarta, un coche destinado a uso en circuitos o carreteras reviradas pero, antes de que esto suceda, sus hermanos mayores, al menos de tamaño, reciben la configuración más radical que pudieran adoptar.

Lejos de dirigirse a un público coqueto pero conformista, las variantes como Mini John Cooper Works Countryman y Mini John Cooper Works Clubman adoptarán al máximo el esquema más deportivo aplicable.

Mini John Cooper Works Countryman y Mini John Cooper Works Clubman ¿coches aptos para circuito?

Partiendo de la motricidad, la tracción integral de Mini ALL4 estará presentes en ambos coches nuevos. Esto permitirá tanto unas cualidades aventureras para el Mini John Cooper Works Countryman y una motricidad óptima en el Mini John Cooper Works Clubman de carrocería elongada y de alta capacidad.

Para garantizar la eficiencia de la tracción, estos coches incorporan un diferencial integrado que, a la vez, trabaja en equipo con el Control Dinámico de Estabilidad, DSC, para aumentar el dinamismo o la motricidad en condiciones de bajo agarre o pavimento deslizante.

El chasis cuenta con una suspensión con tarado deportivo y rebajado 10 mm respecto de las versiones estándar, unas llantas de 18 ó 19 pulgadas, discos de freno de 360 mm de diámetro en el eje delantero y 330 en el trasero y que, en concordancia con el propio DSC y la dirección electromecánica con ajuste específico para estas versiones como Mini John Cooper Works Countryman y Mini John Cooper Works Clubman buscan exportar dosis de agilidad y diversión al volante.

Más potencia y mejor respuesta

Para que su comportamiento se ajuste al concepto deportivo, el bloque es ahora más potente que nunca y, gracias a producir 306 CV y una par de 450 Nm. Esto se debe a que al bloque de dos litros de cubicaje, cuatro cilindros al que se le ha asociado un sistema TwinPower Turbo que aumenta en 75 CV la potencia respecto a las mismas variantes de la generación anterior y un par máximo de 100 Nm más que antes y a una caja de cambio Steptronic de ocho velocidades.

El estudio del flujo de aire tomado y expulsado junto con la incorporación de un turbocompresor más grande, integrado en el colector de escape, y equipado con una válvula de descarga mejora la respuesta global del motor. El sistema TwinPower Turbo cuenta con un control de válvulas variable y un control, también variable, del árbol de levas tanto de admisión como de escape.

Un sistema de escape que instala un silencioso más sonoro y emocionante en situaciones de conducción deportiva y relajado y civilizado en uso menos espirituoso.

Por otro lado, se asegura que el motor ahora no muestra síntomas de retraso en la entrega de la potencia generada gracias a la inclusión de una tecnología de última generación de inyección directa de la gasolina.

Prestaciones propias de deportivos

Estos estos datos se traducen sobre el asfalto en unas aceleraciones de cero a cien en 4,9 segundos para el Mini John Cooper Works Clubman y de 5,1 para el SUV, el Mini John Cooper Works Coutryman. La velocidad máxima limitada electrónicamente se establece en 250 km/h.

Estas prestaciones se traducen en un consumo medio de gasolina medido para el nuevo Mini John Cooper Works Clubman de 7,1-7,4 litros cada 100 km y de 6,9-7,3 para el Mini John Cooper Works  Countryman. Las cotas de emisiones de dióxido de carbono quedan fijadas en 161-169 y 156–166 gramos generados y expulsados cada kilómetro, respectivamente. Unos datos medidos en base del nuevo ciclo de pruebas WLTP y adaptados al NEDC.

Un interior propiamente Mini

La marca de origen británico tuvo, desde su adquisición por parte del grupo BMW, la premisa de alzarse como un automóvil premium, por eso, generación tras generación, el arsenal de elementos de serie y extra no cesa en su crecimiento y evolución.

Como variantes de espíritu deportivo, muestran elementos de tal cáracter como los asientos deportivos John Cooper Works con reposacabezas integrados, el volante deportivo John Cooper Works con botones multifunción, la palanca de cambios John Cooper Works y el guarnecido interior del techo de color antracita.

Así, en estos Mini John Cooper Works Countryman y Mini John Cooper Works Clubman destacan el arranque confort, Radio MINI Visual Boost con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, opcional de 8,8; sistema de navegación con actualizaciones automáticas gracias a su capacidad para conectarse a la red móvil y cámara de visión trasera.

Como no podía ser menos en un coche como estos Mini John Cooper Works Countryman y Mini John Cooper Works Clubman, el sistema Connected Media permite el acceso a servicios online de Mini Connected.