El Mundial de Resistencia y su carrera por excelencia, Le Mans, afronta una nueva era: la vuelta de los hipercoches

Tras la gloriosa “Super Season”, ha llegado el comienzo del fin de una época en el WEC o Mundial de Resistencia. Como sucediera hace un par de décadas, el cambio radical en el reglamento permitirá la entrada de vehículos de competición derivados de los coches homologados para circular por la calle.

Pero lejos de ser una réplica de las categorías GTE Pro y GTE Am, donde deportivos de calle sufren un proceso de remodelación extrema hasta convertirse en coches de carreras, la nueva categoría del WEC, la conocida como la de los hypercars o hipercoches, permitirá desde la temporada 2020/21 la inscripción al máximo nivel de automóviles de fabricantes a gran escala como a otros casi artesanales, siempre y cuando, los coches que quieran poner sobre los circuitos hayan tenido una producción mínima de 20 unidades matriculables destinadas a rodar por carreteras ordinarias.

Esta nueva clase permitirá incluso situar sobre la misma parrilla a prototipos de competición que jamás podrían circular por vías públicas abiertas, al menos hasta que dicha parrilla adquiera una cantidad significativa de hipercoches que compitan al más alto nivel, con coches que salgan de la misma cadena de producción que sus hermanos de concesionario, haciendo más atractivo para el gran público un campeonato que, en esta última temporada solo ha contado con Toyota entre los fabricantes en LMP1 Hybrid.

Desde la publicación del próximo reglamento, las reuniones y negociaciones con las marcas interesadas han arrojado un devenir de informaciones y rumores sobre qué constructores podrían entrar en el futuro Mundial de Resistencia, allá por el otoño de 2020.

Con la extensa temporada del WEC finalizada en la que, desde la próxima, será merecidamente la guinda del pastel, la prueba de resistencia por excelencia, la carrera de las carreras, las 24 horas de Le Mans, los anuncios sobre fabricantes que se suman a en la lista de fabricantes de coches para el Mundial de Resistencia confirman lo que ya se conocía o, en algunos casos, se daba por hecho.

Toyota GR Super Sport prototype

Como indicábamos, tras la partida de la categoría LMP1 de Porsche y, anteriormente, Audi, solo la marca japonesa quedaba entre los aspirantes al título de constructores y pilotos como representante de los fabricantes de coches de calle.

Desde 2018 se anunció que Toyota seguiría con su apoyo y participación en el Mundial de Resistencia más allá de esta temporada y que lo haría desarrollando un supercoche.

Este fin de semana, desde el entorno del circuito de La Sarthe, Toyota arrojaba más luz sobre su vehículo referencial, el Toyota GR Super Sport.

El nombre definitivo del Toyota GR Super Sport para el WEC, así como las especificaciones técnicas de éste y del coche de producción están pendientes de ser ampliados.

Un coche que será desarrollado por el departamento de competición, Toyota Gazoo Racing, responsable también de coches de calle como el flamante Toyota GR Supra de la prueba que publicamos, tendrá en sus instalaciones de Japón y Alemania base de desarrollo.

El Toyota GR Super Sport de producción será la base del coche de competición, un coche que contará con una unidad mecánica híbrida, posiblemente cuente con la base del actual Toyota TS050 Hybrid que dispone de un conjunto que tiene al motor V6 de gasolina como elemento principal y que se vea apoyado por un sistema eléctrico.

Aston Martin Valkyrie AMR Pro

Las píldoras que Aston Martin ha divulgado en el último año sobre su nuevo hipercoche de calle, el Aston Martin Valkyrie, han incluido su intención de participar en el futuro campeonato WEC.

Este fin de semana, con el fondo inspirador del 60 aniversario de la victoria de la marca en Le Mans, situaban en la cita de 2021 como el objetivo prioritario en las carreras al máximo nivel.

Para ello, contarán con, al menos, dos unidades del Aston Martin Valkyrie AMR Pro. Un coche que parte de la materialización de la combinación al máximo exponente de la aerodinámica y del potencial mecánico como es el Aston Martin Valkyrie.

Scuderia Cameron Glickenhaus SCG 007

O más bien, el Glickenhaus Racing SCG 007, es el primer fabricante que hizo oficial su participación en el nuevo WEC desde la temporada 2020/21 y cuyo objetivo será “luchar por el sueño de ser el primer fabricante americano en conseguir una victoria en Le Mans desde la última de Ford en 1967″.

Una noticia que no sorprendió a quienes han visto en los últimos años como la empresa del multimillonario James Cameron ponía alguna de las unidades de los anteriores SCG en el asfalto del Infierno Verde sus coches para competir en la otra de las 24 horas de resistencias más emocionantes a las que anualmente nos enfrentamos los aficionados a la resistencia.

Tras el paso de sus coches derivados para competir por las 24 horas de Nürburgring y algunas pruebas del campeonato propio del circuito, VLN, el salto al Mundial de Resistencia se hará con el SCG007 en su adaptación.

El SCG 007 mostrado en forma de imágenes digitales recuerda mucho o otro icono dentro de los hipercoches derivados para circuito, el Ferrari FXX. Algo que tampoco es extraño teniendo en cuenta la colección de coches del propio Cameron donde encontramos el único Ferrari P4/5 con base del Enzo.

ByColles Racing Hypercar

Poco o nada sabemos del c¡hipercoche de ByColles salvo que está en vías de construcción. Es la información que ha dado el equipo de Colin Kolles la que anuncia que no participará en el WEC durante la temporada 2019/20 para centrarse en el desarrollo de un coche propio que le permita estar en la categoría de hipercoches del Mundial.

No podemos negar que éste es el coche que más dudas plantea, partiendo de la base de que no hay nada que confirme su producción y de la trayectoria del propio equipo o equipos donde la familia Colles ha puesto sus coches o la gestión de aquellos que han tenido bajo su administración.

Sea como fuere, el actual objetivo de ByColles es poner en pista y en la carretera un hipercoche, un reto que veremos si llega a materializarse.

¿Qué otros constructores podrían entrar en el WEC desde 2020?

Oficialmente los citados pero, en la negociación del reglamento se ha tenido en cuenta a los constructores implicados en el momento. Esto supone que, o bien han podido opinar o escuchar sobre la línea de trabajo que permitirá poner sobre el pavimento de la calle o del circuito hipercoches.

Entre esas marcas que han podido ser partícipes de las reuniones han estado BMW, Ford, Porsche, Ferrari, McLaren…

Las dos primeras ya han anunciado que no participarán en esta nueva categoría, de hecho, esta cita de 2019 de las 24 horas de Le Mans ha sido la despedida oficial de ambos fabricantes del Mundial de Resistencia.

Por su parte, Porsche es historia de Le Mans, algo sabido, como también no es secreto que la marca ha reconocido que sus ingenieros estudian la viabilidad de adaptarse a la normativa WEC de 2020/21.

PORSCHE 917K 1970Más allá, intuir el coche que podrían inscribir es un enigma. De hecho, junto con los rumores sobre que Porsche trabajaría ya en el sucesor del Porsche 918 Spyder y sabiendo que han evolucionado la tecnología híbrida del Porsche 919 Hybrid, los esfuerzos del constructor por no alejarse del Mundial de Resistencia podrían dar mayores motivos a los aficionados para mantener el interés por la resistencia.

Los de Woking también ha estado en las conversaciones. Su apuesta por los hiperdeportivos de calle sitúa a McLaren en el epicentro de la rumorología en el entorno del WEC. Más cuando Zak Brown, CEO de McLaren Racing y anteriormente de McLaren Technology Group, tiene a su estructura, United Sports, compitiendo en este campeonato y en el IMSA estadounidense.

Como no podía ser menos, Ferrari y las carreras, Ferrari y Mundial de Resistencia, Ferrari y Le Mans. Una historia de amor y desamor que se mantiene en un estado civil de divorcio hasta la fecha.

Y que los de Maranello no estén presentes en el equivalente al que ahora es el WEC desde 1971 no deja de ser anecdótico puesto que, mediante preparadores incluso vinculados a la marca como AF Corse. Esto supone que el nombre de Ferrari no aparece desde hace décadas en el listado de constructores participantes, algo que puede estar cerca de llegar a su fin si un nuevo hipercoche de Ferrari, más allá del Ferrari P80C, pone sus ruedas en los circuitos del calendario WEC de 2020/21.