El BMW M2 Competition recibe un pack de accesorios exclusivos M Performance para ofrecer una deportividad implacable y rendimiento digno de un bólido de carreras.

El BMW M2 es uno de los modelos deportivos de la firma alemana de más recorrido. Hace no mucho ya os hablamos de la versión más radical, M2 CS, cuya potencia era 39 CV superior a la de este BMW M2 Competition. También se ha estado rumoreando sobre la posibilidad de que el próximo año 2021 se dé el pistoletazo de salida a una creación M eléctrica.

Si bien es cierto que el desarrollador deportivo de BMW es uno de los más radicales y respetados del mundo del automóvil, está ligeramente por detrás en lo que a electrificación se refiere. Muchas marcas de coches de altas prestaciones ya están lanzando al mercado versiones electrificadas y no sería descabellado pensar en un posible BMW M eléctrico de aquí a uno o dos años.

¿Qué trae el paquete M Performance?

Este coche está diseñado para volar. Y con su nueva opción de equipamiento, todavía más. Se ofrecen unas llantas forjadas más ligeras de 19 pulgadas y frenos más grandes. La suspensión de muelles helicoidales puede bajar hasta 20 mm además de que la amortiguación también es ajustable. Los frenos son perforados y están ventilados, por lo que garantizan resistencia al calentamiento típico provocado en circuito a altísimas velocidades.

También cuenta con elementos en fibra de carbono para aligerar los pesos. Estas piezas se han utilizado tanto en el exterior, capó o zaga, como en el interior, volante, salpicadero y tapicería. El paquete M Performance Drive Analyzer permite grabar durante la conducción por circuito, los datos conseguidos y comprobar en qué parámetros o situaciones hay margen de mejora.

Mecánica y precio

Este BMW M2 Competition no varía su potencia con los niveles de acabado M Performance. Es un pack puramente de mejora estética y aerodinámica. El bloque que esconde su capó es el 6 cilindros en línea de 3.0 litros biturbo capaz de desarrollar 410 CV de potencia y 550 Nm de fuerza máxima durante un rango de casi 3.000 vueltas.

Este bloque impulsa, como no podía ser de otra manera, al tren trasero ayudado de la caja de cambios manual de seis relaciones o una automática DCT opcional. Este cambio automático es mejor para conseguir el mínimo tiempo en alcanzar los 100 km/h. 4,2 segundos por los 4,4 de la transmisión manual. La velocidad máxima está limitada como es habitual a los 250 km/h pero se puede llegar a los 280 km/h con el pack M Driver.

No se conocen por ahora los precios de este añadido paquete de circuito al BMW M2 Competition. Pero en España, este deportivo arranca en algo más de 75.000€ mientras que su hermano más musculado, el CS, supera los 100.000€. Quizás por esto, el BMW M2 Competition M Performance pueda oscilar en el rango de 80.000€ o más.