El nuevo Ultima RS tiene 1.200 caballos y pesa 930 kilogramos. Por si fuera poco, tiene tracción trasera y cambio manual, por lo que es un coche para auténticos pilotos.

El nuevo Ultima RS es un coche capaz de competir con los últimos hiperdeportivos de las marcas más prestigiosas pero un precio mucho menor. Además ofrece una conducción para puristas con una enorme experiencia al volante, algo que deja muy claro la ausencia de ayudas y su espartano interior. No queremos haceros esperar más, por lo que pasamos ya a contarte en qué consiste esta brutalidad.

El pequeño fabricante británico ha logrado ganarse un nombre entre el gran circo de los coches de altas prestaciones. La última creación que presentó tenía el nombre de Ultima Evolution, un artefacto de 950 kilos y 1.000 caballos que aceleraba de 0 a 100 km/h en 2,3 segundos y alcanzaba los 160 km/h en 4,9 segundos.

Este nuevo Ultima RS ha conseguido añadir al caballaje que tenía el anterior modelo otros 200 caballos. Este suplemento energético se ha conseguido gracias al motor V8 que utiliza el Chevrolet Corvette unido a un sobrealimentador, por lo que supera la espectacular cifra de 1.200 caballos transferidos a las ruedas traseras.

Una relación peso/potencia espectacular

Sin embargo, el fabricante no se ha quedado a gusto con esta cifra, sino que además ha logrado rebajar 20 kilos el peso del chasis tubular, por lo que marca 930 kilos en la báscula. En conclusión: 1.200 caballos para un coche que pesa menos que un Abarth 500.

Sin embargo, las prestaciones del Ultima RS cambian poco respecto al Ultima Evolution. La razón es que tanta potencia transmitida directamente al eje trasero es difícil de digerir para los neumáticos. Además, va asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones firmada por Porsche, por lo que habrá que tener cuidado con el embrague para no salir catapultados en todos los semáforos. Por ello, iguala los 2,3 segundos en el 0 a 100 km/h que el modelo lanzado anteriormente y es sólo una décima de segundo más rápido en alcanzar los 160 km/h (4,8 segundos).

La velocidad máxima del Ultima RS supera con creces los 400 km/h, por lo que entra directamente en la división de máquinas firmadas por Koenigsegg, Bugatti, Pagani, Hennessey y compañía. Algunos hiperdeportivos como el McLaren P1 no pudieron entrar a este selecto club, por lo que podéis haceros una idea de la dimensión de nuestro protagonista.

Lo más sorprendente: su precio

Después de conocer todo esto, lo más sorprendente del Ultima RS es que puedes conseguir un bólido más rápido que prácticamente todos los coches que existen por un precio similar al que cuesta un BMW M4. Ultima te da el coche como un proyecto de ensamblaje, por lo que tendrás que montarlo en el garaje de tu casa. Por un precio que ronda los 105.000 euros, puedes comprar el kit más mundano, que trae el mismo chasis y un motor de 430 caballos.

Después de ver las estratosféricas cifras anteriormente mencionadas parece que con este kit se queda descafeinado, pero nunca debemos olvidar que el coche pesa 930 kilos. Con esta potencia, hace el 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y tiene una velocidad máxima de 290 km/h.

Si disponías del presupuesto para comprarte un Porsche 911 por ejemplo, aún te sobran 40.000 euros para pedir también un montón de elementos de fibra de carbono y un motor cada vez más “anabolizado”.

Pese a que Ultima no ha presentado su hiperdeportivo a ningún certamen para conseguir récords, asegura que tiene el potencial suficiente como para convertise en el coche más rápido del mundo, título que parece reservado al próximo Tesla Roadster.

Creado únicamente para correr

El comprador de un Ultima RS debe saber que está comprando un coche de carreras matriculable. Su interior no tiene el más mínimo lujo: cuenta con un volante de competición, una palanca de cambios completamente desnuda y arneses de cuatro puntos en unos asientos que tienen que ser poco más cómodos que una tabla de madera.

Sin embargo, parece que los cabecillas de Ultima tienen muy claros sus principios: “La mayoría de los fabricantes parecen intentar instalar ayudas a la conducción sea como sea, por lo que se reducen las sensaciones al volante. Para nosotros, eso es casi un sacrilegio… Nuestros coches están pensados para los verdaderos entusiastas de la conducción”.

Por lo tanto, es uno de esos coches en peligro de extinción, pensados para disfrutar de la conducción y, en caso de montar el monstruoso motor de 1.200 caballos, hará que incluso sufras. Por lo tanto, el Ultima RS es capaz de acelerar tu corazón, disparar tu adrenalina y, dicho sea de paso, obligarte a llevar una muda limpia por si las moscas.