Motor potenciado a 300 CV, chasis Cup, cuatro ruedas directrices, diferencial Torsen, frenos de alto rendimiento… el compacto deportivo con el que soñabas existe: es el nuevo Renault Mégane R.S. Trophy.

Hace poco nos preguntamos si el nuevo Renault Mégane R.S. era el compacto deportivo definitivo. Ahora ya tenemos la respuesta: NO. El auténtico Mégane R.S. para los más radicales, los amantes de la conducción deportiva en su estado más puro, es el nuevo Renault Mégane R.S. Trophy.  Y es que Renault continúa con la saga Trophy, versiones todavía más racing con las que ha contado siempre el Renault Mégane R.S. desde su primera generación, presentada en 2005.

Motor potenciado hasta los 300 CV

Vamos a empezar por lo que ofrece el nuevo Mégane R.S. Trophy bajo el capó. El motor es, lógicamente, el del Mégane R.S., el nuevo 1.8 litros de 4 cilindros e inyección directa que también se utiliza en el Alpine A110. Aquí, la potencia aumenta 20 CV respecto al Mégane R.S., para alcanzar una cifra rendonda: 300 CV.

Las mejoras en el motor se centran en dos apartados. Por un lado, la turbina del turbocompresor se monta sobre rodamientos de bolas de cerámica, reduciendo la fricción y mejorando la respuesta. También es un factor de cara a la fiabilidad, si tenemos en cuenta que la turbina es capaz de alcanzar casi las 200.000 rpm.

Renault Mégane R.S. Trophy

En segundo lugar, el Mégane R.S. Trophy recibe una nueva línea de escape que incorpora por primera vez una válvula mecánica que cambia el recorrido de los gases para modificar la sonoridad. Dotado de filtro de partículas, supera ya la normativa Euro6d-Temp que entra en vigor el 1 de septiembre.

 

Con un peso en vacío de 1.419 kg, y las mejoras realizadas en el motor, las prestaciones de la versión Trophy suben de nivel: 260 km/h de punta, 5,7 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, y 24,8 segundos en los 1.000 metros con salida parada. El consumo mixto (todavía según ciclo NEDC) se queda en 8,1 l/100 km. Y los más “puristas” están de enhorabuena: Renault mantiene la doble oferta de caja de cambios, manual de 6 marchas, o EDC de embrague pilotado con levas en el volante. Esta última se asocia a una cartografía de motor específica que lleva el par hasta los 420 Nm, 20 Nm más que en la variante con cambio manual.

El chasis del Renault Mégane R.S. Trophy

Lo mejor de Renault Sport se da cita en esta versión del Mégane. Primero, el chasis Cup, que es de serie en el R.S. Trophy. Incluye diferencial Torsen de deslizamiento limitado, amortiguadores un 25 por ciento más firmes, muelles un 30 por ciento más rígidos y barras estabilizadoras con una resistencia a la torsión aumentada en un 10 por ciento.

Renault Mégane R.S. Trophy

Súmale a esto la dirección 4CONTROL a las cuatro ruedas de Renault, los discos de freno delanteros bimaterial que ahorran 1,8 kg de masas no suspendidas por cada rueda y disipan mejor el calor, y las llantas específicas de 19 pulgadas con uno9s “pegajosos” neumáticos Bridgestone Potenza S001, y lo tienes todo.

O casi, porque para 2019 todavía habrá más posibilidades de mejora, con unas llantas ultraligeras que permitirán ahorrar 2 kg adicionales por rueda, y los neumáticos Bridgestone Potenza S007 desarrollados específicamente para Renault Sport.

Renault Mégane R.S. Trophy

Aunque se puede elegir cualquier color de carrocería de los disponibles para el Mégane R.S, el Trophy más “auténtico” es el amarillo. Además de algunos detalles decorativos diferenciadores, merece la pena destacar los nuevos asientos Recaro opcionales, tapizados en Alcantara y diseñados para rebajar la postura al volante en 20 mm.

Galería de imágenes Renault Mégane R.S.