La marca gala lanza el nuevo Renault Captur como modelo de acceso a su familia de todocaminos

La segunda generación del Renault Captur, tiene ante sí un objetivo tan exigente como motivador: ser el superventas que la primera fue. Y es que, con 1,2 millones de SUV matriculados, este vehículo es uno de los más populares en nuestras carreteras.

Por eso, Renault ha fijado la presentación del Renault Captur de 2019 en el Salón de Frankfurt, el próximo 10 de septiembre, un coche que aspira a copar los puestos de coches más vendidos como así hizo el que se fabricó desde 2013.

Adaptación a la imagen de marca actual

Como de nuevo hemos comprobado en la reciente presentación del nuevo Renault Clio, el frontal, con el rombo, sello inconfundible de la marca como protagonista, replica el visto en el compacto líder de la marca, el Renault Mégane, en el sensacional Renault Talisman cuya, prueba puedes leer haciendo clic en el enlace y del nuevo Renault Koleos, que acaba de ser presentado.

La silueta se inspira en la que ya muestra la actual, una línea con una bóveda que ve cómo se prolonga y suaviza gracias a una inclinación progresiva de los pilares A y C y una altura del B moderada.

Pero es debido a contar con una línea inferior de las ventanillas muy elevada, separada generosamente de los tiradores de apertura de las puertas y una carrocería elevada respecto del suelo que presenta una considerable distancia entre los neumáticos y el guardabarros la que mejora la presencia respecto de su antecesor.

Una línea lateral que dirige del centro de la rueda delantera hacia la maneta trasera que ve cómo es insertada en un musculado paso de rueda posterior que invita a observar la zaga.

Como ocurría con la actual generación, el portón trasero muestra una inclinación amplia, próxima a la del ángulo recto, con lo que el corte perpendicular a la línea de la base de la carrocería da cerrojazo a su silueta que, al llegar al discreto alerón sobre la angosta luneta trasera que se apoya en un ligero montículo que se acentúa debido a la instalación de las estrechas luces en forma de C o D junto al rombo posterior.

El salto desde la zona alta y la zona baja salva el espacio para la matrícula cuyo diseño en forma de bigote cubre una suerte de pieza que simula ser el difusor inferior metalizado que conjunta con el resto de inscrustaciones externas en acabado metálico brillante.

Ahora luce más su condición de aventurero todocamino al que le gusta salir del asfalto que como un SUV urbano que necesita las superficies pavimentadas ricas en petróleo para sobrevivir.

En general, el nuevo Renault Captur luce una imagen más madura, seria, musculada y atractiva que el que entra en fase de extinción y que, sin ser innovadora por tomar la ya mostrada como imagen de marca en otros modelos, sí que resulta un acierto en el pequeño de los SUV de Renault.

Actualización tecnológica del Renault Captur de 2019

Es por esto que, donde el nuevo Renault Captur debe destacar es por su diferenciación tecnológica respecto del anterior. Una evolución visible e «invisible».

Los pilares en los que Renault se ha basado para dar concebir a su nuevo todocamino son tres: conectividad, electricidad y conducción autónoma.

Conectividad permanente en 4G , que centra su esfuerzo en la aplicación de herramientas y servicios del nuevo equipo de info-entretenimiento basado en el sistema Renault Easy Connect.

Una pantalla de 9,3 pulgadas, elemento clave del Smart Cockpit de Renault Una tableta vertical integrada orientada al puesto del conductor ya vista en los citados Renault Talisman, Renault Mégane y, de última incorporación, Renault Clio.

Si de pantallas se trata, el cuadro de instrumentos digital también luce una de entre 7 y 10,2 pulgadas que tiene como fin mejorar la información ofrecida por el coche y facilitar al conductor su asimilación.

y de «infotainment», además de los reglajes MULTI-SENSE a los que se accede de forma muy sencilla.

Electricidad como fuente energética secundaria y no solo de elementos auxiliares. Gracias a la arquitectura que le confiere la plataforma de construcción, conocida como CMF-B, Renault apuesta por la electrificación parcial de sus sistemas de propulsión tomando el esquema como coche híbrido recargable para este SUV, esto supone la comercialización de un Renault Captur híbrido y enchufable, el primer PHEV de Renault.

Bajo el nombre comercial de Renault Captur e-Tech Plug-in, el coche que llegará en 2020. Contará con un motor de gasolina, 1.6 litros, acompañado de dos motores eléctricos, de una novedosa caja de velocidades multimodos, de una batería de 9,8 kWh y de una toma de recarga compatible Modo 2 para las tomas domésticas y Modo 3 para las estaciones de recarga. En modo eléctrico, la autonomía e del Renault Captur PHEV será de 45 km.

Y conducción autónoma como siguiente desafío que Renault se propone expandir en sus vehículos de nuevo cuño. Sin especificar en qué de nivel conducción autónoma, los próximos coches del fabricante francés apostarán por tomar las riendas, o mejor dicho, la dirección y la aceleración del automóvil.

Mientras evolucionan hacia los niveles más altos de conducción autónoma, el Renault Captur ofrecerá ayudas y asistentes a la conducción conocidos ya como la alerta de ángulo muerto, cámara de 360 grados durante la maniobra de aparcamiento o la frenada activa de emergencia, nueva para en este coche, y otros de nueva factura como la detección activa de vehículos en la zaga o el asistente de análisis del tráfico y conducción en autopista Highway & Traffic Jam Companion.

Habitabilidad del nuevo Renault Captur

Si de potenciar el disfrute en su interior se trata, demás de aumentar de facilitar y mejorar la experiencia de conducción, el Renault Captur de 2019 incluye por primera vez para este coche nuevo el sistema Multi-Sense que permite ajustar y crear un ambiente interior lo más propicio a los gustos y necesidades de sus ocupantes.

Desde la adaptación a la cartografía de la zona donde se transita a la iluminación ambiental, pasando por la gestión de los modos de conducción (MySense o Eco) se ajustan a través del gestor Multi-Sense.

El aumento de su longitud, 11 centímetros más largo que la anterior generación, supone ganar espacio interior y capacidad de transporte.

Y, para quienes tengan en cuenta la capacidad de almacenamiento del maletero del Renault Captur de 2019, el fabricante homologa 536 litros, esto supone aumentar 81 litros más la de la generación previa.

Los motores del nuevo Renault Captur

Ya hemos anticipado la llegada de un Renault Captur electrificado parcialmente pero los motores animados por gasóleo y gasolina siguen presentes en la gama.

Por un lado, se reduce al bloque dCi de 1.5 litros las opciones del Renault Captur diésel 2019 que se venderán con dos rangos de potencia máxima: uno de 95 CV y 240 Nm, con cambio manual de 6 marchas, y otro de 115 CV y 260 Nm, asociado también a una caja de cambios manual de 6 velocidades o automática, de doble embrague y 7 marchas.

En el caso de los motores de gasolina del nuevo Renault Captur se venderá como TCe 100 CV y 160 Nm para el motor 1.0 tricilíndrico, TCe 130 FAP para el motor 1.3 que produce 240 Nm y la versión más potente, la correspondiente al TCe 155 FAP y 255 Nm.

Aprovechamos para recordarte que por FAP, filtro de partículas o filtro antipartículas se conoce a un integrante del conjunto de dispositivos anticontaminación que presentan los vehículos.

Dentro de los motores gasolina, el Renault Captur con el bloque 1.0 TCe tendrá una versión bi-fuel con las mismas cotas de potencia y par motor, con lo que estamos hablando de un nuevo SUV GLP en el mercado.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5377
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 5,690 - 16395 - 128

Ver todas las versiones del Renault Captur (15.650€ - 24.800€)