Porsche “destapa” el 911 Coupé apenas mes y medio después de la presentación del nuevo modelo y nos presenta la versión 911 Cabriolet, heredero de una tradición que se remonta a 1981, con la aparición del primer “nueveonce” descapotable.

En Porsche no han tardado en contar con la variante descapotable del nuevo Porsche 911. El 911 Cabriolet de nueva generación aparece en el mercado tan solo seis semanas después de anunciarse la nueva generación del 911 Coupé. Y lo hace con precios ya definitivos para el mercado español, en el que pueden realizarse pedidos.

De momento, a partir del próximo mes de marzo, se entregarán las primeras unidades. El Porsche 911 Carrera S Cabriolet tiene un precio de 154.395 euros, mientras que la versión 911 Carrera 4S Cabriolet sube hasta los 163.355 euros. Esto supone que la versión descapotable del Porsche 911 es unos 16.000 euros más cara que el Coupé.

Un Porsche descapotable para todos los días

En Porsche han prestado aún más atención a hacer del 911 Cabriolet un descapotable que pueda utilizarse también a diario con todas las ventajas del coche cerrado del que deriva. La capota de lona, de accionamiento electrohidráulico, incluye luneta trasera integrada de cristal. En la fabricación de su estructura se utiliza magnesio.

Se ha diseñado para que el viento no pase factura incluso a las altas velocidades que es capaz de alcanzar un deportivo como el 911. Y no sólo en cuanto a la acústica en el habitáculo, también para que no se hinche, algo muy frecuente en los deportivos descapotables con techo de lona. Un deflector de viento extensible de forma eléctrica se encarga de proteger a los ocupantes evitando la formación de molestos remolinos y turbulencias en la zona de la cabeza.

La capota puede accionarse en marcha, tanto para abrir como para cerrar el coche, a una velocidad de hasta 50 km/h. Nuevos elementos hidráulicos permiten reducir el tiempo en que el techo se abre por completo a solo doce segundos.

Por lo demás, el interior repite el nuevo diseño que ha estrenado la octava generación del 911, con predominio de líneas rectas y la pantalla de 10,9 pulgadas del Porsche Communication Management como protagonista.

Tampoco faltan las primicias presentadas en el Coupé, como el modo Wet (de serie) que detecta la presencia de agua en la carretera y prepara todos los sistemas del coche alertando al conductor. También es de serie en el 911 Cabriolet la ayuda al aparcamiento con cámara trasera, que puede equipar opcionalmente sistema de visión nocturna y control de crucero adaptativo, entre otros muchos elementos.

Dos versiones: Carrera S y 4S, con motor de 450 CV

Como en el Coupé, el 911 Cabriolet se ofrece inicialmente con el motor bóxer turbo de 6 cilindros y 3 litros, que rinde una potencia de 450 CV y un par máximo de 530 Nm. La potencia se transmite por medio de un cambio de doble embrague PDK con 8 marchas de nuevo desarrollo.

En el Carrera S lo hace a las ruedas traseras, y es capaz de acelerar al 911 Cabrio de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos (3,7 con el paquete Sport Chrono), con una velocidad máxima de 306 km/h. La aceleración se rebaja una décima en el Carrera 4S con tracción a las cuatro ruedas, quedando la velocidad máxima en 304 km/h.

Además de una carrocería con refuerzos específicos para mejorar la rigidez, Porsche ofrece por primera vez en el 911 Cabriolet el chasis deportivo Porsche Active Suspension Management (PASM). Con muelles más cortos y firmes, estabilizadoras más rígidas y altura al suelo rebajada en 10 mm, permite mejorar el comportamiento dinámico.

Al igual que en el Coupé, el 911 Cabriolet utiliza llantas de 20 pulgadas en el eje delantero, y de 21 pulgadas en el trasero.

 

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Cabrio, Coupé2 - 145
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 12,8370 - 700169 - 310

Ver todas las versiones del Porsche 911 (107.654€ - 326.934€)