Con la presentación oficial del Mini Cooper SE, la marca se adentra de lleno en la era de los coches eléctricos

La espera ha llegado a su fin: ya está aquí el primer Mini eléctrico, el Mini Cooper SE, un coche que viene a reinventar el concepto inicial del coche presentado hace ahora 60 años propuso bajo la premisa de la movilidad urbana, ahora se suma la sostenibilidad al esquema fundamental para el reposicionamiento de un coche como éste en la escena actual, más allá del Mini Cooper S E Countryman All4.

Por ello, el nuevo Mini eléctrico cuenta con un motor de 135 kW, equivalentes a 184 CV, una potencia similar a la del modelo de gasolina, y un par de 270 Nm. La energía se acumula en un equipo de batería de iones de litio de 32,6 kWh de capacidad, lo que, junto con un consumo homologado de electricidad de 15,0-13,2 kWh cada 100 km recorridos, le permiten disponer de una autonomía de entre 235 a 270 km.

Dependiendo del tipo de puesto de recarga al que se conecte, el Mini eléctrico tardaría como mínimo 35 minutos, utilizando un supercargador, que dejaría la batería con un 80 % de su capacidad.

A pesar de que el motor eléctrico es más ligero que el de combustión, en el cómputo global, el Mini Cooper SE pesa 1.365 kg, esto supone 145 más que el equivalente de gasolina y caja Steptronic.

La transmisión del trabajo se realiza a las ruedas delanteras y, gracias a un diferencial de deslizamiento y a la ubicación en el suelo del piso de las baterías, le confieren un dinamismo propio de un vehículo ágil para el uso en ciudad e, incluso, en trazados sinuosos, gracias a la distribución optimizadas de pesos, el centro de gravedad 30 mm más bajo que el Mini Cooper S y una suspensión calibrada para este modelo en concreto.

Los cuatro modos de conducción pretenden dar la mejor respuesta al Mini eléctrico dependiendo del momento y de la situación.

Así, el modo MID, está orientado a un confort en circulación estándar, los modos Green y Green+ tratan de optimizar la energía acumulada y utilizada, quedando limitadas las funciones de calefacción, aire aconducionado o asientos calefactado en el Green+. Finalmente, para momento de mayor exigencia, el modo Sport del Mini eléctrico aporta la respuesta inmediata del uso de energía eléctrica, habitual en estos coches que recurren a la electricidad como fuente energética en exclusiva.

Gracias al uso de la conducción con pedal único, el uso del pedal derecho puede ampliarse no solo a la aceleración sino también a la recuperación energética gracias a la frenada regenerativa.

Cuando se levanta el pie del acelerador, el sistema se decelera y el motor cambiar su función de propulsor por la de generador eléctrico, permitiendo así recuperar energía eléctrica.

Esto permite conducir, en determinados momentos y situaciones, solo con el pedal del acelerador, quedando el del freno para detenciones más exigentes.

Tres puertas que dan acceso a una nueva dimensión

Su configuración, con una carrocería en tres puertas, permite un volumen de carga para el maletero de hasta 211 litros o 731 con los asientos posteriores abatidos.

Tanto en el exterior como en el interior, presenta elementos distintivos para esta variante, desde el logotipo “Mini Electric”, pasando por unas llantas Electric Revolite Spoke de 16 pulgadas y Electric Corona Spoke, de 17, exclusivas, hasta la parrilla central, que pierde su rejilla de entrada de aire que viene a ser decorada, como los retrovisores, con un tono amarillo verdoso propio para esta versión.

El nuevo MINI Cooper SE incluye serie con un cuadro de instrumentos específico con pantalla en color de 5,5 pulgadas con diseño Black Panel, situada detrás del volante. En el centro de ésta pantalla aparece de forma digitalizada la velocidad en cifras con una banda de escala periférica.

Según el modo de conducción, el rango de velocidad también se muestra en el marco luminoso de la esfera central adquiriendo colores diferenciales: en rojo (modo SPORT), blanco (MID) o verde (GREEN y GREEN+).

El nuevo MINI Cooper SE cuenta de serie un sistema de navegación situado en la consola central y elementos especialmente diseñados para este tipo de coches eléctricos además de los servicios de Mini Connected.

La pantalla eDrive muestra información sobre el consumo instantáneo de energía y la autonomía, además de formas de incrementar dicha autonomía desactivando funciones de confort o potenciando la recuperación.

En el mapa del navegador se puede mostrar el radio de acción con el estado de carga actual del vehículo, con el rango de distancia que se puede recorrer. Cuando se inicia el guiado de una ruta, se muestran las opciones más rápida y más corta, además de proponer la ruta más eficiente y consumir la menor cantidad de energía.

El Mini Cooper SE se comercializará con cuatro acabados adicionales y uno de serie, en todo caso, se trata de paquetes que afectan al interior y al exterior. Cada uno de ellos incluye una combinación específica de acabado exterior, llantas de aleación, tapicería de asientos y accesorios interiores.