El nuevo Mercedes-Benz EQV se convierte en el primer monovolumen eléctrico premium del mercado y llega con una autonomía de 405 kilómetros.

Unos meses después de que el Mercedes-Benz Concept EQV fuera presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra, la versión de producción aterriza en el mercado. El hermano mayor de la familia eléctrica de Mercedes-Benz llega con una gran funcionalidad, dinamismo a raudales y con la responsabilidad de convertirse en el primer monovolumen eléctrico de corte premium del mercado.

La marca de la estrella presentara el nuevo Mercedes-Benz EQV en el Salón del Automóvil de Frankfurt (del 12 al 22 de septiembre). El monovolumen eléctrico de la marca llegará además con acento español, puesto que se ensamblará en la planta española de Vitoria, donde se produce el Mercedes-Benz Clase V y el Vito. Por lo tanto, la ofrensiva eléctrica de la marca crece, puesto que también aseguró que fabricaría 100 unidades del Mercedes-Benz EQC al día y el doble en 2020.

El Mercedes-Benz EQV viene con una autonomía de 405 kilómetros y con la capacidad de cargar sus baterías del 10% al 80% en 45 minutos. Su naturaleza electrificada no está reñida con el confort de marcha y la funcionalidad, puesto que sus asientos se pueden configurar para ofrecer seis u ocho plazas y habrá dos longitudes de carrocería disponibles.

Un diseño con pocos elementos diferenciadores

La estética del nuevo Mercedes-Benz EQV es muy similar al concept que la marca presentó en Ginebra y, sin ir más lejos, a la Clase V convencional. Sin embargo, una de las principales diferencias es la rejilla de panel negro con lamas cromadas. Además, otro de los elementos que delatan que estamos ante la versión eléctrica son sus llantas de aleación ligera de 18 pulgadas de diseño aerodinámico.

Como no podía ser de otra manera, en el habitáculo encontramos el avanzado sistema de infoentretenimiento MBUX, que cuenta con un sistema de control de voz con autoaprendizaje e innovadores funciones de conectividad. Además, su salpicadero está tapizado en color “Midnight Blue” y su tapicería tiene unas costuras en oro rosa tanto en los asientos como en las superficies interiores.

El nuevo Mercedes-Benz EQV tiene 204 caballos de potencia

El tren motriz eléctrico y la transmisión están colocados en el eje delantero, por lo que por primera vez la toma de carga ha sido colocada en el lateral del paragolpes delantero. El Mercedes-Benz EQV tiene una potencia de 204 caballos y va asociado a una transmisión de una sola relación.

Este propulsor se alimenta de las baterías de iones litio situadas bajo el piso del vehículo. Además, los ingenieros se han esforzado por que este peso se distribuya correctamente para mejorar el manejo, por lo que van colocadas en una disposición baja y centrada. Otra de las ventajas de que las baterías estén ubicadas en el fondo plano del coche es que su habitabilidad tampoco se ha visto comprometida.

Como en cualquier coche eléctrico, el gran reto del Mercedes-Benz EQV es conseguir la máxima autonomía posible, por lo que también recarga sus baterías cuando está en movimiento. Al decelerar o frenar, la rotación mecánica se traduce en energía eléctrica para recuperar energía de sus baterías.

Función de regeneración de las baterías para aumentar la autonomía

Además, el conductor puede modular el nivel de regeneración de sus baterías mediante unas levas situadas tras el volante: la colocada en la izquierda lo aumenta y la de la derecha hace el efecto contrario. En el nivel de recuperación más suave, el coche llanea, pero si activamos el más potente, prácticamente no tendremos que pisar el pedal de freno, puesto que el freno motor es suficiente en casi cualquier situación para detener el coche.

Por otro lado, los modos de conducción Eco+ se ocupan de optimizar los parámetros del coche para maximizar la autonomía. Dentro de estos, tenemos al asistente ECO, que se ocupa de ayudar al conductor para que su conducción sea lo más eficiente posible. Este asistente reconoce las señales de tráfico y utiliza la información de su radar y cámara para ajustar de manera automática el grado de recuperación de energía.

Uno de los accesorios más recomendables del Mercedes-Benz EQV es el Wallbox Mercedes-Benz Home de 11 kW, que permite cargar el vehículo mucho más rápido que con un enchufe doméstico.

Gracias a los acuerdos de la marca con algunos socios de instalación de este tipo de dispositivos, es la propia marca la que se encarga de acoplarlos en el domicilio del usuario. En el continente europeo, el Mercedes-Benz EQV puede cargarse con una potencia máxima de hasta 110 kW, por lo que en menos de 45 minutos es capaz de cargar sus baterías de un 10% a un 80%.