Lexus ha actualizado su coupé deportivo de lujo, y nosotros nos hemos puesto al volante de la versión híbrida, el nuevo Lexus RC 300h, para ver cómo le han sentado los cambios.

El Lexus RC se lanzó al mercado en 2014, y se comercializa en España desde 2015. Llegó como una seria alternativa a los coupés alemanes de BMW, Audi y Mercedes en esta categoría.

Y ante ellos esgrimía como principales armas un estilo indiscutiblemente elegante y distintivo, poniéndose a la altura de los mejores e incluso superándolos en algunos aspectos referidos a la calidad de acabado o la presentación interior.

Ahora, Lexus presenta un restyling para su coupé deportivo, en el que el confort de marcha prima sobre las prestaciones puras, a pesar de su agresiva imagen.

Lo que cambia por fuera en el Lexus RC 300h

Tendrías que poner la versión anterior y la nueva del coupé de Lexus para apreciar los detalles. Y es que, la verdad, no le hacía falta cambiar mucho al Lexus RC para seguir siendo una apuesta diferente, y que todavía hace volver las cabezas a su paso. Sobre todo en algunos de los llamativos colores disponibles para la carrocería, como el amarillo o el naranja.

Se han redondeado las esquinas de los paragolpes delanteros y se adopta un nuevo diseño de la parilla. Los faros triple LED, y las luces de posición también con tecnología LED en forma de “L, hacen que su mirada sea incluso más “felina”. En la parte posterior también hay cambios en los grupos ópticos, ahora más pronunciados, y son nuevas las tomas de aire en los extremos.

En total son 11 los colores diferentes para la carrocería. Y se mantiene la diferenciación para los F Sport, con la parilla distintiva de estas versiones en la gama Lexus, y otros detalles identificativos entre los que se encuentran las llantas de 19 pulgadas.

Estos cambios no afectan prácticamente a las dimensiones del Lexus RC, con 4,70 m de longitud, 1,80 de anchura y una altura de 1,89 m, con una distancia entre ejes de 2.730 mm. Compite con coches como el Audi A5 Coupé o el BMW Serie 4 o el Mercedes-Benz Clase C Coupé. Ante el trío alemán, el Lexus juega la baza del refinamiento y de una línea menos vista, que combina muy bien deportividad y elegancia.

Un interior refinado y lujoso

De puertas hacia dentro, el habitáculo del Lexus RC presenta menos cambios si cabe que en el exterior. Tampoco le hacían falta. Seguimos estando ante un coche que frente a los últimos modelos en llegar al mercado mantiene su apuesta por conservar un buen número de botones y mandos, sin fiar todo a las pantallas táctiles.

Las modificaciones afectan al tratamiento de los paneles del salpicadero, a las protecciones laterales de la consola central más grandes y elevadas, y a un nuevo reposamuñecas para el conductor. Se conserva la pantalla de 7 pulgadas para el sistema multimedia, que no es táctil. Para su manejo, Lexus confía en el denominado “Lexus Remote Touch Interface”, un panel táctil al que cuesta cogerle el hilo más que a los mandos tipo joystick o a los pulsadores giratorios de otras marcas.

También hay un nuevo reloj analógico entre las tomas de ventilación centrales, procedente del Lexus LC. En general, se mantiene el aire de calidad y refinamiento característicos de la marca. Los clientes pueden elegir hasta siete combinaciones diferentes de colores para el interior, incluyendo las exclusivas de los F Sport. Entre ellas, destaca el acabado mostaza, con toques amarillos sobre fondo negro.

El equipamiento es muy abundante, destacando la incorporación de todo el paquete de medidas de seguridad incluidos en el denominado Lexus Safety System +. Aquí entran, entre otros elementos, el sistema precolisión, el control de crucero adaptativo, el control de ángulo muerto, la alerta de tráfico cruzado posterior o las luces inteligentes.

Suspensiones y dirección: más precisión

Los cambios que afectan a lo que se siente, no a lo que se ve, se centran en mejorar la precisión al volante y el confort de rodadura. Y han surtido efecto. Conviene recordar aquí que el Lexus RC 300h es una actualización del modelo que ya se comercializaba en España, no una nueva generación. No utiliza, por tanto, la nueva plataforma modular denominada GA-K que la marca ha estrenado en la nueva berlina Lexus ES.

Para ello, en Lexus ha ajustado la amortiguación con un tarado más firme que no compromete el confort. Se incluyen nuevos cojinetes más rígidos, y la dirección asistida eléctrica cuenta con una nueva calibración. Según Lexus, también interviene en ese renovado tacto al volante que ofrece el Lexus RC los cambios introducidos en la aerodinámica. Son nuevas las aletas de las molduras de las ventanillas laterales, o el conducto del paragolpes trasero.

También se añaden unas cintas de aluminio en la parte posterior de los paragolpes que separan el flujo de aire de la carrocería, mejorando –supuestamente– la estabilidad. Probablemente sea este el cambio que menos repercusión tiene en el resultado final. Pero lo cierto es que el Lexus RC ha ganado claramente en precisión de dirección, que no en agilidad, porque el tamaño y el peso están ahí.

Lo mejor es que mantiene el característico confort de marcha del modelo anterior para viajes largos o al circular por autopista. Y ahora admite de mejor grado una conducción decidida cuando llegan las curvas. En cualquier caso, el bastidor está muy por encima de las prestaciones que ofrece el motor híbrido de la versión 300h. Recordemos que en Lexus RC también se vendía anteriormente con un potente V8 de gasolina.

A destacar el tacto más deportivo de las versiones F Sport, que no son sólo estética. Aquí es de serie la suspensión de dureza variable, que funciona muy bien. Y también se añade un programa específico en los modos de conducción, denominado Sport+, para conseguir unas reacciones del coche más directas.

Un híbrido para viajar tranquilo

Los 223 CV del sistema de propulsión híbrido del Lexus RC 300h no cunden tanto como los de un buen motor turbo de gasolina sin ayuda “híbrida” que rinda una potencia similar. Y si entre líneas estás leyendo que apunto al 2.0 TFSI de Audi, habrás acertado.

Lexus conserva el sistema con el motor 2.5 de ciclo Atkinson con 181 CV, y un motor eléctrico de 143 CV, para una potencia total de sistema de 223 CV. La potencia está ahí. Pero como en todos los híbridos de Toyota, el sistema de transmisión, con un tren de engranajes que funciona a efectos prácticos como si fuera un cambio de variador, condiciona un poco el rendimiento cuando se trata de exprimir la mecánica.

Para ciudad, o cuando se trata de circular manteniendo una velocidad constante y no hay que pisar fuerte el acelerador para ganar velocidad de forma rápida, es perfecto, destacando un habitáculo muy bien insonorizado. Y puede llegar a gastar muy poco: 7,5 l/100 km de media es un objetivo razonable. La velocidad máxima se queda en 190 km/h, limitada por las características del sistema híbrido, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h es de 8,6 l/100 km.

Tras probar la nueva berlina Lexus ES con la nueva generación de este sistema híbrido, y hacerlo en la misma jornada pudiendo cambiar de la berlina al coupé y viceversa, se habría agradecido que el coupé montase la evolución estrenada en la berlina. En el Lexus ES el sistema híbrido se nota más ágil, con más empuje y mayor inmediatez de respuesta al acelerador, e incluso con un sonido algo más deportivo.

Aunque como en el RC, en estos coches para que el sonido del motor recuerde al de uno con más potencia se recurre a sonido artificial, generado a través de los altavoces del sistema de audio utilizando un ecualizador de frecuencias. Cosas de la tecnología.

Gama y precios del Lexus RC 300h

Lexus comercializa el RC 300h con cuatro niveles de acabado: Business, Executive, F-Sport y Luxury. Ya desde la versión de acceso el equipamiento es de lo más completo. Los precios son los siguientes:

RC 300h Business:    48.100 €
RC 300h Executive:   50.600 €
RC 300h F-Sport:      59.900 €
RC 300h Luxury:       60.200 €

Galería de imágenes Lexus RC 300h