Por fin, el esperado nuevo Land Rover Defender ya ha sido presentado

Hay coches eternos. Modelos que perduran al paso del tiempo. Bien por su diseño o bien por su trascendencia. Y el caso del Land Rover Defender es uno de ellos. Un todoterreno tradicional, eterno, insustituible…

Y, bajo esta premisa, Land Rover presenta como una de las novedades del Salón de Frankfurt su nuevo todoterreno, el eterno e irrepetible Land Rover Defender.

Es obvio que, aunque la estética haya cambiado, el equipo de ingenieros de la marca ha tenido una consigna clara: mantener lo que ha triunfado mejorando solo lo irremediablemente obligatorio.

Por eso nos atrevemos a asegurar que el Land Rover Defender 2020 es un todoterreno al uso, que formará parte de la saga de este eterno icono de la conducción off-rad y que, gracias a las nuevas tecnologías presentes, se alzará como el mejor de todos ellos.

El Land Rover Defender del siglo XXI

De inicio, cabe diferenciar que este todoterreno se ofrecerá desde dos opciones de carrocería: la variante como Denfender 90, de carrocería y batalla corta, compacto, de cinco puertas y de un máximo de 6 ocupantes, y como Defender 110, de carrocería y batalla extendida y de alta capacidad de carga (desde 1.075 a 2.380 litros de volumen pueden transportarse en él) y configurable para 5, 6 o 5+2 plazas.

A pesar de que es un coche de nuevo cuño, orientado a un mercado que avanza tecnológicamente, la practicidad, tanto como vehículo de utilización habitual en las tareas diarias como de uso recreativo fuera del asfalto, muestra elementos que demuestran que está enfocado a ser un coche útil cualquiera que sea la situación.

Por ejemplo, en su minimalista interior encontramos elementos que demuestran que, ante todo, el nuevo Land Rover Defender quiere ser un coche útil.

Por ejemplo, el suelo de caucho permite eliminar y limpiar con rapidez y eficacia el piso tras una excursión fuera del asfalto o como también sucede con el posicionamiento del cambio de marchas en el salpicadero que permite liberar un espacio entre los asientos delanteros donde puede incorporarse, de manera opcional, un asiento más, como contaban los Land Rover Defender primitivos.

Pero no por querer ser fiel a la tradición esquiva la digitalización de su interior.

Un habitáculo acorde a su tiempo

Por ello, este vehículo cuenta con el Pivi Pro de Land Rover, el sistema de información y entretenimiento que tiene a la pantalla del salpicadero como protagonista y que se encuentra en un estado de conectividad permanente, lo cual, le permite actualizar y actualizar el sistema siempre que sea posible.

Pero es en su ADN y su materialización estructural donde el nuevo Land Rover Defender quiere mostrarse como el todoterreno de referencia del momento.

Igualmente, se anuncia un vehículo altamente personalizable con cuatro paquetes denominados Land Rover Defender Explorer, Adventure, Country o Urban y una gama de modelos comercializada con variantes como Defender, First Edition y Defender X tanto para la carrocería 90 como 110 y una colección de 24 artículos para los amantes de este coche que incluyen desde ropa de alto rendimiento como accesorios, acordes con el estilo de vida que promueve este coche.

Arquitectura de todoterreno para todo tipo de terreno

Construido a partir de un monocasco de aluminio ligero, la carrocería es tres veces más rígida que cualquier otra construida por Land Rover hasta el momento.

Con esta base, la instalación de una suspensión de tipo helicoidal o neumática independiente, la tracción total permanente asociada a una motorización basada en bloques diésel o gasolina y a una caja de cambios automática de dos velocidades y un diferencial central y el bloqueo del diferencial trasero activo (opcional), garantizan una respuesta satisfactoria de un coche que, en su fase de desarrollo y pruebas, ha sido sometido a las más extremas condiciones.

Además, gracias al sistema Configurable Terrain Response, se pueden ajustar los parámetros del coche de manera personalizada, según los gustos, la experiencia en condiciones off-road o el uso del vehículo, para llevar a cabo la conducción más eficaz, según el tipo de situación vivida.

Así, gracias a su arquitectura, el nuevo Land Rover Defender dispone de unos ángulos de ataque, ventral, y salida optimizados: 38, 28 y 30 grados y una profundidad de vadeo máxima de 90 cm.

Para situaciones donde el vehículo, dada su configuración, el capó pueda ocultar lo que sucede inmediatamente por delante del eje delantero, este Land Rover Defender de 2020 equipa la tecnología ClearSight Ground View que muestra en la pantalla táctil del equipo de info-entretenimiento lo que el ojo de quien conduce no atisba a ver.

Igualmente, como es tradición, la rueda de recambio se instala en el portón trasero para resultar accesible en caso de ser requerida. Una puerta posterior que, igualmente, es de apertura lateral gracias a su ensamblaje y accionamiento gracias a las bisagras, también habituales, en la saga Defender.

Los motores del nuevo Land Rover Defender

Como dijimos, para dar vida al Land Rover Defender de 2020 se recurrir a motores diésel y gasolina.

Las opciones para quienes piensen en el gasóleo como carburante del Defender partirán del motor de cuatro cilindros en configuración como D200 o, el más potente, como D240.

En relación con los propulsores de gasolina, se ofrecerá desde el inicio un motor de cuatro cilindros, P300, o de seis, el más potente de todos, P600 asociado a un sistema eléctrico de hibridación ligera, es decir, el Land Rover Defender P600 mild hybrid será la opción electrificada de la gama hasta la llegada de un Land Rover Defender PHEV.

Está previsto que el Land Rover Defender híbrido y enchufable sea introducido en el catálogo del modelo el próximo año.

La comercialización del nuevo Land Rover Defender

Esto supone que la venta de todas estas variantes mecánicas disponibles desde el inicio ya ha empezado, al menos para la carrocería 110 ya que será posteriormente la 90 la que llegará a los concesionarios.

Desde el configurador de la marca ya se puede realizar la configuración definitiva del Land Rover Defender deseado y, como referencia, el precio del Land Rover Defender 90 parte desde los 54.800 euros y del Defender 110 a partir de 61.300 €.