Comercializado en Estados Unidos y en Corea como Kia K5, el nuevo Kia Optima se presenta a partir de las imágenes que avanzan la nueva generación de esta berlina

El último Kia Optima, presentado en 2016, es uno de los sedán más económicos del mercado y una de las mejores opciones en cuanto a coches familiares con etiqueta ECO o Cero, en su versión como SW.

Un segmento, el de las berlinas, que lo últimos años ha visto como las ventas se dirigían, primero, a los monovolúmenes y, más recientemente, a los todocaminos pero que siempre ha logrado sobrevivir en épocas de depresión.

Por eso, a pesar de que con propuestas como el nuevo Kia XCeed, un crossover que, tras su prueba, nos demostró que es una de las mejores opciones entre los CUV de nuevo cuño, Kia demuestra que el negocio de las ventas viene a partir de los coches con configuración de todocamino y de los compactos, mantiene su apuesta por las berlinas de tamaño medio con la nueva generación del Kia Optima.

Las líneas maestras del nuevo Kia Optima

Así, los primeros esbozos del prototipo como Kia K5 muestran un vehículo que mantiene la ya habitual parrilla Tiger nose pero que acentúa su hocico gracias a la inclusión de unos grupos ópticos muy estrechos y cuyas líneas iluminadas por las luces diurnas solo acentúan tal carácter filoso.

De otro lado, un capó con una importante caída hacia la parrilla, muy al estilo del actual Kia Stinger, que muestra varias nervaduras donde la centrales muestran de manera discreta el emblema de la marca, aumentan la sensación de incisión frontal.

Desde el pilar A, la cúpula que da cobertura al habitáculo se muestra muy acusada en su caída hacia la zaga y una estilosa caída hacia el maletero se funde de manera elegante gracias a una superficie acristalada de generosas proporciones que, sin duda, aportará mayor iluminación y sensación de espacio interior.

En la zaga, unos perfilados grupos ópticos compuestos por diferentes luminarias situadas de manera alterna, soportan el logotipo posterior. Más allá es difícil atisbar el aspecto del paragolpes.

Finalmente, el boceto del interior del nuevo Kia Optima muestra una configuración extremadamente limpia, aséptica, se podría decir, que tan fría como elegante, con los elementos más imprescindibles a la vista y al alcance de las butacas delanteras, separadas entre sí por un túnel de magnitudes relevantes.

Los paneles de las puertas y el salpicadero parecen estar constituidos por diferentes incrustaciones en acabado metálico, lo cual acrecienta ese ambiente minimalista y tecnológico que veremos si tiene réplica en alguno de los acabados y equipamientos del coche.

Un nuevo Kia Optima que debería estar a la venta el próximo año 2020 por lo que es posible que, antes de que finalice el presente, conociéramos este mismo 2019, a más tardar, a comienzos del próximo.