Ford presenta sus nuevos Ford Focus ST, las versiones deportivas de su nuevo compacto, disponibles con motor 2.3 Ecoboost de 280 CV y con el 2.0 EcoBlue de 190 CV.

De la mano de Ford Performance llegan las versiones ST del nuevo Ford Focus. Unas variantes deportivas que aportan “salsa picante” para aquellos que no se conforman con el acabado ST Line.

Tras la prueba de la gama Ford Focus en la presentación internacional, tememos claro que este nuevo Focus ST se va a convertir en uno de los “GTis” más eficaces del segmento.

“Hemos utilizado lo aprendido en el desarrollo de los Ford GT y Focus RS para ofrecer un compacto deportivo y versátil único en su segmento” Leo Roeks, director de Ford Performance para Europa.

Y es que el nuevo Ford Focus ST es algo más que un Focus con traje de sport. Para empezar, se ofrecen dos versiones mecánicas, que estarán disponibles con las dos variantes de carrocería, el Focus de 5p y el familiar. El más potente es el 2.3 Ecoboost de gasolina, con 280 CV de potencia y 420 Nm de par. Para los más “ahorradores” existe una versión EcoBlue con el 2.0 turbodiesel, que rinde 190 CV y 400 Nm.

Motores gasolina y diésel más potentes

Comparados con la generación anterior, Ford anuncia un aumento de un 12 por ciento en la potencia, y un 17 por ciento en el par, con un funcionamiento más progresivo. Para la transmisión se ofrece un cambio manual de seis velocidades con fricción reducida un 7 % respecto al resto de versiones.

Puede contar con la tecnología “re-matching” estrenada en el Ford Mustang como parte de un paquete opcional Performance Pack para la versión de gasolina. También se puede optar por una rápida caja de cambios automática de siete marchas.

Sobre los motores, mencionar que el 2.3 Ecoboost de gasolina, con turbocompresor Twin-Scroll de doble entrada y baja inercia, entrega sus 420 Nm de par máximo entre 3.000 y 4.000 rpm. La aceleración de 0 a 100 km/h se cubre en menos de 6 segundos. Utiliza una tecnología “anti-lag” que ya hemos visto en el Ford GT, que mantiene parcialmente abierta la mariposa que gobierna el acelerador en conducción deportiva aunque se levante el pie. De esta forma se consigue que la turbina del compresor mantenga su velocidad y apenas se produzca retraso en la respuesta al volver a acelerar.

El EcoBlue es el motor turbodiésel más potente ofrecido hasta ahora en un Ford Focus. Recordemos que el Focus ST de generación anterior se quedaba en 170 CV, y aquí ronde 190 CV. También cuenta con un turbocompresor de baja inercia, en este caso de geometría variable. Desde 1.500 rpm ofrece 360 Nm de par, y los 400 Nm están disponibles entre 2.000 y 3.000 rpm.

Focus ST 2019: el primer Focus con diferencial electrónico delantero

Estas nuevas versiones suponen la aplicación, por primera vez en Ford, de un diferencial electrónico de deslizamiento limitado,  denominado por Ford eLSD, en un Focus con tracción delantera. También llega por primera vez en el Focus ST un selector de modos de conducción, que permite elegir entre programas “mojado”, “normal” y “deportivo”, y que añade un modo “Circuito” en el caso de montar el Performance Pack. La versión de gasolina cuenta de serie con amortiguación variable de control electrónico CCD.

Por supuesto, para la configuración del chasis se ha optado por unos ajustes específicos. Con la suspensión trasera multibrazo SLA, el Focus ST recibe amortiguadores de tarado un 20 por ciento más firmes delante y un 13 por ciento en el eje posterior, mientras que la altura de la carrocería se ha reducido en 10 mm. La dirección de asistencia eléctrica es rapidísima, hasta un 15% más que en el resto de la gama Focus, y con apenas dos vueltas de volante entre topes.

El diferencial eLSD para el Focus ST 2.3 Ecoboost, desarrollado por Borg Warner, utiliza un embrague de accionamiento hidráulico capaz de limitar y redistribuir la fuerza que llega a las ruedas delanteras sobre superficies deslizantes. Hasta un 100% del par puede enviarse a la rueda con mayor adherencia, lo que mejora el comportamiento dinámico al acelerar a la salida de las curvas.

Las versiones EcoBlue  con motor turbodiésel no cuentan con este diferencial, pero sí con la ayuda de un sistema de Torque Vectoring de control de par, que aplica los frenos a la rueda interior a la curva para limitar el subviraje.

Para redondear la puesta a punto, los frenos también son objeto de tratamiento por parte de Ford Performance. Los Focus ST utilizan discos de mayores dimensiones, que alcanzan los 330 mm con pinzas de doble pistón delante, y 302 mm en el eje trasero.

Estas versiones ST del Focus se distinguen por un aspecto más agresivo, incluyendo entradas de aire más grandes, spoiler trasero y doble salida de escape más un difusor trasero. Con el Performance Pack, las pinzas de freno vienen pintadas en color rojo.

Para la carrocería existen colores exclusivos como el Azul característico de Ford Performance, naranja, gris, negro, rojo o blanco. Las llantas pueden ser de 18 o de 19 pulgadas.

Y en el equipamiento, lógicamente, se contemplan todas las ayudas a la conducción y sistemas multimedia disponibles en la nueva generación del Ford Focus. A saber: conectividad SYNC 3, control de crucero adaptativo con función stop&go, instrumentación proyectada head-up display o sistema Park Assist 2, entre otros.

 

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Hatchback, Familiar5 - 608
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 7,795 - 35091 - 179

Ver todas las versiones del Ford Focus (19.400€ - 46.010€)