BMW incluye un nuevo control de tracción en el BMW i3s hasta 50 veces más rápido, que mejora la seguridad y la dinámica de conducción, y que se montará también en el resto de modelos de BMW y MINI

Recientemente, BMW presentó sus nuevos BMW i3 y BMW i3s, una actualización estética para el coche urbano eléctrico de la marca, con mejoras importantes como el nuevo cable de recarga con sensor de temperatura integrado o el nuevo Wallbox que llega hasta los 11 kW de potencia, lo que permite recargas las baterías hasta cinco veces más rápido que en un enchufe convencional.

bmw i3 is

Además, se añade a la gama la versión deportiva BMW i3s, con el mismo sistema de propulsión eléctrico que el BMW i3, pero que eleva la potencia máxima hasta los 184 CV y suma 20 Nm adicionales de par motor para llegar hasta los 270 Nm. Con estas cifras, el BMW i3 es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en cifras de un GTI, bajando de los 7 segundos, para parar el crono en 6,9 segundos.

Pero con este aumento de par motor, y con las características especiales de los coches eléctricos, que ofrecen su máxima capacidad de empuje prácticamente desde el mismo momento de arrancar, BMW también ha introducido el en i3s un nuevo sistema de control de tracción. Inicialmente desarrollado para funcionar en coches eléctricos, este nuevo control de tracción se irá añadiendo al resto de modelos de BMW y de MINI. ¿Sus ventajas? La principal es que resulta hasta 50 veces más rápido, lo que mejora tanto la tracción como la estabilidad cuando se conduce en situaciones de baja adherencia.

bmw i3s

Esto es posible porque, según BMW –aunque no da muchas más explicaciones–, a diferencia de otros sistemas aquí el control se realiza directamente sobre la unidad propulsora, evitando las largas rutas de señal que requieren sistemas con unidades de control remotas. En otras palabras: el nuevo sistema controla mejor y de forma mucho más rápida las grandes variaciones de par motor que llegan a las ruedas motrices de un coche eléctrico –sobre todo si es potente– a poco que pisas el acelerador.

bmw i3s

Y una vez que tienes desarrollada esta tecnología capaz de establecer ciclos de control más cortos, ¿por qué no ofrecerla también en tus coches con motor convencional de combustión? Así lo harán en BMW, que anuncian que el nuevo control de tracción estrenado en el BMW i3s también se instalará en modelos BMW y MINI tanto con motores de gasolina como turbodiésel, en todas sus variantes de tracción, ya sean delantera, trasera o a las cuatro ruedas, mejorando así la estabilidad, la seguridad y el placer de conducción.