El nuevo Bugatti Centodieci acaba de ser presentado para rendir homenaje a un modelo tan mítico de la marca como el Bugatti EB110.

Bugatti es una de esas marcas que crean expectación con sólo levantar un dedo, puesto que no dan puntada sin hilo y cada novedad que presentan se convierte en lo más de lo más. No existe una mayor expresión de lujo y deportividad a partes iguales.

La leyenda moderna de la marca comenzó con el Bugatti EB110, que volvía a poner a la palestra a la marca francesa después de estar unos años desaparecida tras cosechar un laureado historial en todos los sentidos.

Si unimos la expectación que crea un lanzamiento de la marca y encima nos desvelan que el nuevo hiperdeportivo de la filial del Grupo VW rendirá homenaje al Bugatti EB110, el cocktail resultante será explosivo. Hablando de cocktails, algo muy cercano a todos en estas fechas, este nuevo coche es como un mojito hecho con los mejores ingredientes y tanto azúcar que haría que se te acelerara el corazón.

El Bugatti Centodieci rememora al mítico Bugatti EB110

Su nombre es Bugatti Centodieci y viene a rendir homenaje al EB110, como bien indica su nombre. Además, esta nueva criatura es la última de una familia de coches mega-exclusivos y limitados que levantan pasiones allá donde vayan.

Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti, afirmaba: “Con el Centodieci, rendimos homenaje al superdeportivo EB110 que se construyó en la década de 1990 y forma parte de nuestra historia llena de tradición. Con el EB110, Bugatti se catapultó nuevamente a la cima del mundo automotriz después de 1956 con un nuevo modelo que sería el primer hiperdeportivo moderno”.

En su espectacular estética, hay muchos puntos que hacen que se nos venga a la cabeza el mítico Bugatti EB110. En este punto, Achim Anscheidt, diseñador jefe de Bugatti, tenía mucho que decir: “El desafío no era dejarse cautivar demasiado por el diseño del EB110, sino crear una interpretación moderna de las formas de que sorprendieron hace ya casi 30 años”. Las premisas eran crear algo más agresivo y extremo que el Bugatti Divo pero tan atemporal como el Bugatti La Voiture Noire.

Un diseño complejo e innovador

“Tuvimos una serie de desafíos técnicos en términos de desarrollo y diseño con el Bugatti Cientodieci. El EB110 es un deportivo muy plano, en forma de cuña y gráficamente casi bidimensional. Transportar este aspecto al nuevo milenio sin copiarlo fue técnicamente complejo. Tuvimos que crear una nueva forma de combinar los complejos requisitos aerodinámicos del Chiron y combinarlos con una estética completamente distinta”, concluía Anscheidt.

La pequeña calandra en forma de herradura revela su profundidad sólo si la miramos desde el lateral. Por otro lado, el paragolpes delantero tiene un nuevo desarrollo y alberga en la parte superior unas complejas tiras integradas por diodos Led que forman los faros delanteros.

La silueta, en lugar de copiar la típica forma de cuña que llamaba la atención en el Bugatti EB110, los diseñadores han creado un coche más pequeño que el Bugatti Chiron sobre el que está basado. En él, destacan las cinco entradas de aire en forma de diamante que permiten respirar a los 16 cilindros que lleva bajo el capó.

En la parte trasera, las ópticas con forma de píldora del Bugatti EB110 se han sustituido por una amplia apertura de salida de aire en la que los faros el faro único se ha instalado quedando suspendido y por debajo de un alerón de un tamaño ordinario.

Como pasa en el hiperdeportivo en el que está inspirado, el nuevo Bugatti Cientodieci, el motor se puede ver a la perfección gracias a la cobertura de vidrio transparente que lo guarda. Aderezan la especial zaga unos tubos de escape en disposición 2+2 colocados unos sobre otros y un difusor que hace que el coche no se despegue del asfalto.

Más ligero, 1.600 caballos y un precio estratosférico

El Bugatti Cientodieci comparte el mismo propulsor que ya estrenó hace unos años el Bugatti Chiron. Esto quiere decir que tenenemos un W16 de 8.0 litros capaz de desarrollar 1.600 caballos. Con semejante caballería, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, llegar a los 200 km/h en 6,1 segundos y a los 300 km/h en 13,1 segundos. Además, la velocidad máxima ha sido limitada a 380 km/h.

Comparado con el Bugatti Chiron en el que está basado, el coche pesa 20 kilos menos utilizando más elementos en fibra de carbono, por lo que su relación peso potencia se queda en 1,13 kilogramos por caballo.

En cuanto a su impoluto color blanco, quiere hacer contraste con el negro del La Voiture Noire que se presentó en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, como el yin y el yang. El precio del nuevo Bugatti Cientodieci será de 8 millones de euros sin impuestos y cuenta con un periodo de espera de dos años.