El nuevo BAC Mono es lo más parecido que puedes tener a un Fórmula 1 gracias a su increíble relación peso/potencia: ¿Te lo comprarías?

Tener un deportivo es sinónimo de exclusividad y diversión al volante. Tener un BAC Mono ya es otra dimensión, y es que es lo más parecido a tener un Formula 1 en nuestro garaje con el que poder circular por la calle.

Este proyecto nació en 2009 con una clara filosofía de menos es más, y es que nunca ha buscado cifras de potencias absurdas como las que tienen los SUV más potentes del mundo, sino que uno su principal precepto siempre ha sido ser un peso pluma.

Después de 11 años en el mercado, era necesaria una actualización para cumplir con las nuevas normativas de emisiones. Sin embargo, la compañía con sede en Liverpool ha aprovechado la ocasión para mejorar sus prestaciones gracias a un motor con mayor potencia y una estricta dieta para bajar unos cuantos kilos en la báscula.

Un peso pluma

Esta renovación es importante, por lo que este monoplaza estrena un nuevo chasis que rebaja su altura al suelo en 20 mm y aumenta su longitud en 5 mm. Los materiales utilizados para desarrollar este bastidor están expresamente pensados para no añadir demasiado peso, por lo que gran parte de la estructura está compuesta por fibra de carbono combinada con grafeno. Este compuesto permite que los paneles sean igual de resistentes que en la anterior generación pero con un peso menor.

El BAC Mono 2020 también integra unas nuevas geometrías de suspensión y unas nuevas llantas ultraligeras. Bajo estas, tenemos un potente equipo de frenos firmado por AP Racing que, como opción, pueden montar discos carbocerámicos. Cada gramo es importante, por lo que con estas nuevas configuraciones, la compañía británica ha reducido 10 kilos el peso total del conjunto, por lo que se queda ahora en 570 kg.

Estéticamente no hay demasiados cambios respecto al modelo original, por lo que podemos apreciar unos nuevos faros Led tanto en la parte delantera como en la trasera y unos retrovisores rediseñados para mejorar la eficiencia aerodinámica.

Por supuesto, que nadie espere ningún tipo de lujo en el habitáculo del BAC Mono, y es que por no tener, no tenemos ni puertas. Ese no es el objetivo de este Fórmula 1 para la calle, sino que es ofrecer la máxima eficacia en circuito, por lo que tendremos sólo lo necesario para batir tiempos en nuestro circuito favorito: un asiento de competición y un volante de fibra de carbono con todo tipo de botones para controlar sus funciones.

El BAC Mono lleva el mismo motor que el Ford Focus RS

El BAC Mono también estrena novedades en su motor, y es que monta el mismo motor 2.3 EcoBoost que tiene el brutal Ford Focus RS bajo el capó. A pesar de que en la última entrega de la versión más radical del compacto daba 350 CV, entrega 332 CV y un par motor de 400 Nm en el BAC Mono.

Teniendo en cuenta que coches como el Pininfarina Pura Visión ya alcanzan los 1.000 CV de potencia, 332 CV pueden parecer pocos. Sin embargo, hay que tener en cuenta su relación peso/potencia, y es que es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en tan sólo 2,7 segundos.

Por supuesto, tener un Fórmula 1 en nuestro garaje tiene su precio, y es que no nos puede confundir su espartano aspecto: el precio del BAC Mono es de nada menos que 190.283 euros, por lo que es un capricho bastante caro.