El nuevo Audi SQ5 TDI se presenta como un SUV con prácticamente ningún punto débil. Gracias a sus 347 CV de potencia o su increíble par motor de 700 Nm, el nuevo modelo del constructor alemán, promete ser emocionante.

Audi vuelve a estar de estreno con su nuevo Audi SQ5 TDI. Cuenta con unas prestaciones envidiables, respeta el medio ambiente con sus bajas emisiones, su diseño es espectacular y además, comulga con todo lo que pide el público generalista.

El motor del nuevo Audi SQ5 TDI, se trata de un 3.0 litros V6 que genera 347 CV de potencia y 700 Nm de par motor. Esta formidable cifra de par está disponible de forma continua en un margen muy amplio de régimen, situándose entre las 2.500 y 3.100 rpm.

Esta fuerza generada por los 700 Nm de par motor, ayudarán a que el vehículo sea capaz de contar con una gran capacidad de empuje y un espectacular rendimiento en todo tipo de terrenos, esto claro está, sumado a su tracción total quattro que tanto adeptos se ha ganado a lo largo de los años.

Un motor apasionante

El motor V6 diésel consigue acelerar de 0-100 km/h en tan solo 5,1 segundos, con una velocidad punta limitada a 250 km/h. Hablamos de cifras muy deportivas, comparables o incluso mejorando por poco a otros SUV muy deportivos de la competencia, como por ejemplo, el Cupra Ateca.

Este nuevo modelo, según Audi, representa un refinamiento respecto al funcionamiento del SQ7 TDI. Su sistema eléctrico principal cuenta con 48V, el cual incluye un compresor eléctrico y un sistema Mild-Hybrid. Esta energía es almacenada en una compacta batería de iones de litios, la cual cuenta con una capacidad de 10 Ah, así como un convertidor de corriente continua de 12 V.

Compresor eléctrico de gran utilidad

El compresor eléctrico es un complemento ideal para el turbocompresor. Ayuda a que el flujo de escape proporcione una energía demasiado pequeña como para mover la turbina, por ejemplo, cuando el coche arranca o acelerando, cuando apenas esté revolucionado. De esta manera no se vuelve excesivamente dependiente del turbo, y la entrega de potencia se hace mucho más natural y continua.

Un sistema MHEV para reducir el consumo

Respecto a su sistema MHEV, está pensado para reducir el consumo de combustible. En condiciones reales puede llegar a reducir estos números en 0,7 litros cada 100 kilómetros.

Su elemento principal es el alternador, el cual hace las veces de motor de arranque. Durante la deceleración, es capaz de recuperar hasta 12 kW de potencia.

Cuando el conductor deje de pisar el acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el Audi SQ5 TDI, puede recuperar energía e incluso avanzar por pura inercia, todo ello hasta un máximo de 40 segundos.

Caja de cambios Tiptronic

Respecto a su caja de cambios, contará la tecnología Tiptronic de 8 velocidades, la cual cambia de forma rápida y suave, ofreciendo una respuesta muy gratificante al utilizarla.

Las marchas inferiores tiene relaciones cortas y deportivas, mientras que las más altas son más largas para reducir el régimen del motor y su consumo.

Tracción total quattro para afrontar cualquier terreno

La tracción total quattro, es otro de los aspectos más atractivos con los que cuenta el nuevo Audi SQ5.

Al igual que todas las versiones S de Audi, el nuevo Audi SQ5 TDI también incorpora la serie de tracción total quattro, especialmente pensado para enfrentar cualquier terreno o situación.

Su diferencial autoblocante se encarga de distribuir el par entre los ejes delantero y trasero con una relación de 40:60. Si detecta un desplazamiento excesivo, dirige la mayor proporción de par hacia el eje con menor tracción.

El control de par selectivo en las ruedas es una función inteligente incorporado por el software que complementa a la tracción quattro, el cual está activo en todo tipo de superficies.

Un chasis muy deportivo

La sofisticada suspensión de cinco brazos utilizada en ambos ejes constituye la base de las cualidades deportivas del nuevo Audi SQ5 TDI. Audi también ofrece la dirección dinámica opcional, que utiliza un engranaje de transmisión de onda para variar la relación de la dirección, en función de la velocidad y el ángulo de dirección, dentro de un margen muy amplio. La suspensión con control de amortiguación es de serie en el nuevo SQ5 TDI. Reduce la altura de la carrocería 30 mm con relación al Q5 con suspensión estándar y ofrece un ajuste particularmente amplio entre confortable y dinámica.

Junto con el diferencial deportivo, el motor, la dirección y la caja tiptronic, los amortiguadores están integrados en el sistema de conducción dinámica Audi drive select. Con este sistema, el conductor puede variar la respuesta de estos elementos a través de múltiples perfiles. Audi también ofrece como opción la suspensión neumática adaptativa específica para la versión S. No solo adapta la amortiguación a cada condición de marcha, también el equilibrio de la carrocería.

Equipado con todo tipo de tecnologías

Contará con todo tipo de sistemas de ayuda a la conducción. Su tecnología no dejará insatisfecho a nadie.

Los sistemas opcionales como el asistente de tráfico cruzado trasero (cross traffic assist), el sistema de aviso al abandonar el vehículo (exit warning), el asistente para evitar colisiones (collision avoidance assist) y el asistente en giros (turn assist) también mejoran la seguridad en la conducción cotidiana. Igualmente lo hacen los sistemas Audi pre sense.

El Audi pre sense city es un equipamiento de serie. Avisa al conductor de la presencia de peatones o vehículos y, si fuera necesario, inicia una frenada automática de emergencia, dentro de los límites del sistema. El asistente en aparcamiento (park assist), la cámara con reconocimiento de señales de tráfico y el control de descenso también están dentro de la oferta de funciones opcionales.

Controles de infotainment y Audi connect

El concepto de control del MMI en el Audi SQ5 TDI es fácil de entender y posee la función inteligente de búsqueda de texto libre. El control por voz con lenguaje natural también reconoce el lenguaje cotidiano.

El tercer nivel de control es el volante de cuero multifunción, que controla el sistema de información para el conductor o el Audi virtual cockpit, que es opcional. Dependiendo del ajuste, su pantalla de 31,2 cm (12,3 pulgadas) muestra un modo específico S dispuesto alrededor del tacómetro. Audi lo complementa con un head-up display.

Diseño exterior: deportivo y diferenciador

Numerosos detalles exteriores subrayan el carácter deportivo del Audi SQ5 TDI. El llamativo paragolpes frontal tiene entradas de aire subrayadas con un fuerte contorno y en la parte trasera hay un difusor con rejilla de panal. La parrilla tiene láminas dobles de aluminio y elementos de contraste en color gris mate. El logo S con rombos rojos está presente en numerosos lugares como un detalle destacado adicional.

Interior: elegante y deportivo

El interior de tono oscuro acoge al conductor y a los pasajeros con los umbrales de las puertas iluminados y con el logo S.

Las costuras de contraste en el volante deportivo de cuero y en los asientos deportivos crean un ambiente elegante y dinámico. Los asientos deportivos S, tapizados en cuero y Alcantara, se pueden realzar con una tapicería en nappa fina con un patrón de rombos y función neumática de masaje. Son de serie los guarnecidos de aluminio pulido, con la opción de elementos de madera o los más exclusivos de carbono. Las levas de cambio en el volante tienen un acabado de aluminio, los pedales y el reposapié son de acero inoxidable.

 

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5550
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
8,3354189

Ver todas las versiones del Audi SQ5 (81.470€ - 81.470€)