Ya se han desvelado las primeras imágenes del nuevo Audi A3, la cuarta generación del compacto que dará un importante salto tecnológico

La cuarta generación del Audi A3 ya es una realidad, y es que la marca de los aros aprovechará para presentar su nuevo compacto en el Salón de Ginebra, que se celebrará del 5 al 15 de marzo. Por lo tanto, tendremos que esperar un mes para conocerlo, aunque la marca ya ha mostrado las primeras imágenes y ha compartido algunos datos.

El nuevo Audi A3 compartirá la misma plataforma que sus hermanos recientemente presentados, el Volkswagen Golf 2020 y el Seat León 2020, dos modelos que hemos comparado recientemente.

Un diseño continuísta

Sus cambios serán numerosos, aunque su cambio de diseño no será una revolución, y es que que ya podemos hacernos una idea con las primeras imágenes de una mula camuflada que ha compartido la marca. En la parte frontal, tendremos unos nuevos faros con las mismas formas que en el Audi e-tron que probamos hace unos meses. En la parte trasera podemos apreciar unas formas más redondeadas con unos faros en disposición horizontal que adoptan el dibujo lumínico de los últimos modelos de la marca.

Además, la nueva generación del compacto dará un enorme salto tecnológico en todos los aspectos, por lo que seguramente tengamos opción híbrida enchufable con el mismo propulsor que el Seat León eHybrid.

Por el momento, la marca de los aros ha querido explicarnos la tecnología disponible al servicio del conductor en el nuevo Audi A3: os lo contamos.

Así es el arsenal de tecnología del nuevo Audi A3

En esta primera entrega, Audi nos ha querido hablar de toda la electrónica disponible en el nuevo A3 para conseguir un comportamiento óptimo en cualquier situación. Para ello, tendremos el sistema Audi Drive Select, un dispositivo que permitirá ajustar el funcionamiento de la tracción, el control de estabilidad y la suspensión para conseguir una dinámica óptima en todo momento.

¿Cómo funciona la tracción quattro del nuevo Audi A3?

Ya hemos probado varias veces modelos de la marca con tracción quattro, como por ejemplo el Audi TT Roadster 20 Aniversario. Sin embargo, pocas veces nos hemos detenido para ver cómo funciona, por lo que vamos a contároslo.

En caso de elegir una versión del nuevo Audi A3 con este sistema de tracción total, el embrague estará colocado en el extremo del eje de transmisión para favorecer un correcto reparto de pesos. En su interior, tendremos unos discos bañados en aceite y que están colocados en parejas: uno está unido al embrague y rota con el eje de transmisión y el otro va casado con el diferencial trasero.

La marca de los aros ha retocado el funcionamiento del control electrónico de distribución de par para adaptarlo al nuevo Audi A3 y asociarlo al sistema de conducción dinámica Audi Drive Select. Este dispositivo analiza las el estado de la carretera así como las condiciones y el estilo de conducción, cogiendo los datos para calcular la distribución de par ideal en cada momento.

Este sistema es capaz de enviar potencia a ambos ejes en función de las necesidades. En condiciones normales, la mayor parte de la potencia se transfiere al tren delantero, aunque cuando este pierde tracción, se suministra potencia al trasero para aumentar la capacidad de tracción.

Esto se hace mediante una bomba eléctrica que puede aplicar hasta 44 bares de presión eléctrico a los discos del embrague. Cuanto más presión ejerza esta bomba, mayor potencia se transferirá a las ruedas traseras.

¿Y el control electrónico de estabilidad?

El control electrónico de estabilidad es el encargado de que el coche mantenga la compostura incluso es las situaciones más comprometidas. La gran estrella aquí será el control selectivo de par, un sistema que es capaz de frenar ligeramente las ruedas que se encuentran en el interior de la curva para meter al nuevo Audi A3 en el vértice.

Este va asociado directamente al sistema de tracción quattro, por lo que su respuesta puede variar en función de las necesidades del conductor. Por lo tanto, el control electrónico de estabilidad estará trabajando en todo momento para leer las condiciones para que ninguna de las ruedas pierda tracción.

Además, este sistema puede desconectarse parcialmente activando el modo Sport, de modo que el conductor podrá descolocar el tren trasero ligeramente para una mayor diversión al volante. En caso de desconectarlo completamente, el eje trasero quedará libre y será sencillo hacer que deslice, por lo que la diversión está asegurada.

La suspensión adaptativa también jugará un papel fundamental

La suspensión adaptativa del nuevo Audi A3 permitirá que el coche tenga un comportamiento bipolar, y es que se podrá tener un gran confort de marcha cuando lo necesitemos y una mayor rigidez cuando requiramos un comportamiento más deportivo.

Por ello, el conductor podrá elegir entre tres configuraciones mediante el sistema Audi Drive Select: comfort, auto y dynamic. Mientras que el primero está orientado a ofrecer una mayor comodidad con un tarado más blando de la suspensión, el último ofrece una mayor rigidez para reducir los balanceos y hacer el coche más preciso. Entre medias tenemos el programa auto, que leerá las condiciones de la carretera para ajustarla automáticamente.

Tendremos que esperar poco más de un mes para conocer más información acerca del nuevo Audi A3, aunque todo indica que seguirá siendo un rival muy duro para modelos como el Mercedes-Benz Clase A o el BMW Serie 1.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Hatchback, Sedan, Cabrio3, 4, 2, 5280 - 425
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 6,6110 - 20436 - 152

Ver todas las versiones del Audi A3 (24.850€ - 49.380€)