Según un estudio, el 76% de los conductores considera que las marcas deberían hacer de “instructores tecnológicos”.

El II Informe “Españoles ante la Nueva Movilidad” es elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad y analiza la opinión de 4.445 participantes.

La movilidad autónoma ofrece muchas dudas entre los usuarios: dos de cada tres no se imaginan a bordo de un vehículo autónomo, aunque el 30 % abre la puerta a cambiar de idea en el futuro. “El horizonte del automóvil parece que es el coche autónomo, pero de momento genera más dudas que deseos de montar en uno. Hay mucho desconocimiento en torno a él y en general los conductores consideran que necesitan más información y conocimiento sobre todos los avances tecnológicos que lleva su coche ya en la actualidad” afirma Juan Hernández Luike.

Informe-Españoles ante la Nueva Movilidad

El rechazo del coche autónomo es más pronunciado en conductores jóvenes que en adultos. Según el informe, el 28,5% de los jóvenes de 18 a 24 años rechazan esta tecnología, mientras que sólo el 10 % de adultos (entre 55 y 64 años) están en contra del vehículo autónomo. La explicación a este fenómeno es que cuando un conductor se inicia prefiere conducir, mientras que entre los conductores más maduros se impone la comodidad.

 A día de hoy, los coches incorporan numerosos avances tecnológicos. Ocho de cada diez conductores aseguran utilizar con frecuencia los dispositivos que equipa su vehículo. No obstante, la continua renovación tecnológica ha provocado que los conductores demanden más formación tecnológica para sacarle partido a sus vehículos. Según los resultados del estudio, el 76 % de los participantes considera que la marca o el propio concesionario deberían enseñar el funcionamiento tecnológico de sus vehículos.

 Informe-Españoles ante la Nueva Movilidad

“Mucho se habla del papel futuro de los concesionarios, que seguirán haciendo lo que hacen, vender principalmente, pero deberán asumir además un rol tecnológico. Por un lado, prescriptor, qué coche tecnológicamente hablando se adapta a mis necesidades; e instructor, cómo funciona esa tecnología que incorpora. Cuando un usuario se lleve el coche que ha comprado, el 95 % de la explicación del vendedor será tecnológica, y el 5 % restante, o menos, para esas cosas como donde está la palanca que abre el capó”, asegura el director general de AutoScout24 Gerardo Cabañas.

Informe-Españoles ante la Nueva Movilidad

Juan Hernández Luike, de Autofácil, también está a favor de un mayor compromiso por parte de las marcas en la instrucción de nuevas tecnologías automovilísticas “Podemos entender bien cómo funciona la batería de un coche o cómo comprobar el nivel de aceite del motor, pero alguien debería explicarnos cómo cerrar el coche desde el smartphone o cómo conducir con el móvil replicado en la pantalla del salpicadero”

Vía: Newspress