La DGT endurecerá las sanciones a aquellos conductores que utilicen el móvil mientras conducen. Más puntos de sanción y un posible aumento de la cuantía económica.

La Ley de Seguridad Vial considera infracción toda situación durante la conducción en la que se utilicen manualmente aparatos móviles, navegadores o cualquier otro elemento de comunicación. También entran dentro de esta jurisdicción, el uso de cascos, auriculares o cualquier otro elemento que contribuya a la disminución de la atención del conductor.

Actualmente la sanción establecida por la DGT frente a este tipo de situaciones es de 200 euros y una pérdida de tres puntos en el carné de conducir. Según los datos recogidos por la Dirección General de Tráfico, en torno a 400 personas fallecen en España en las carreteras a consecuencia de un incorrecto uso de los aparatos electrónicos. Suponen un 20% del total de las muertes en la carretera.

Endurecimiento de la sanción

Pero parece que los conductores no son conscientes del peligro que supone el uso del móvil mientras conducen. Prueba de ello es el incremento de los accidentes provocados por estas distracciones. Por ello, la DGT quiere endurecer la ley respecto al uso del aparato electrónico. Tras varios años con rumores acerca de una posible subida del importe de la sanción y el aumento de la restricción de puntos, por fin parece que se hará efectivo.

Como hemos dicho, actualmente la sanción es de 3 puntos y 200 euros. Pero el director de Tráfico, Pere Navarro, quiere equiparar delito al del alcohol o las drogas. Actualmente la sanción por conducir bajo los efectos de las drogas y el alcohol oscila entre 500 y 1.000€ y de 4 a 6 puntos. Se desconoce por ahora si la nueva sanción impuesta al uso de los teléfonos móviles tendrá un aumento económico pero lo que sí es seguro es que utilizar el teléfono mientras conducimos será castigado con 6 puntos del carné. Esta normativa entrará en vigor a lo largo de 2020.

Distracciones mortales

Uno de los principales causantes de que los conductores utilicen, o utilicemos, el teléfono al volante, es que desconocemos realmente las consecuencias que tiene. Usar nuestro móvil mientras conducimos nos puede provocar distracciones de entre 4 y 20 segundos. En carretera, a velocidades de 120 km/h, responder a una llamada de teléfono nos puede hacer perder 8 segundos de atención que, traducido a metros, supone recorrer más de 250 metros sin prestar atención a la carretera.

Esto se multiplica si somos nosotros los que hacemos la llamada ya que tendremos que emplear más tiempo en desbloquear y marcar. Según la DGT estaríamos perdiendo en torno a 14 segundos y recorreríamos casi medio kilómetro sin prestar atención a la vía. Porque, podemos creer que estamos mirando la carretera, pero realmente nuestra atención estará puesta en lo que sucede en el móvil. Estaremos mirando pero no viendo. Es lo mismo que cuando estamos oyendo pero no escuchando…

Y sin duda, la manía más común y a la vez la más peligrosa, es la de enviar mensajes de texto/WhatsApp. Este hábito nos hace distraernos en torno a 20 segundos y recorrer 600 metros sin ver lo que sucede delante de nosotros. Más de medio kilómetro a 120 km/h se traduce, casi siempre, en un accidente mortal.