La tercera generación de la Mercedes-Benz Sprinter llega con más prestaciones, más variantes para cubrir cualquier necesidad y soluciones de conectividad y equipamiento propias de turismos de gama alta.

Vale, lo nuestro son más los coches. Pero cuando nos invitaron a probar la nueva Mercedes-Benz Sprinter nos pareció una ocasión perfecta para comprobar hasta qué punto la tecnología que la marca de la estrella aplica a sus turismos podía tener reflejo en el auténtico precursor del segmento de las grandes furgonetas. Esos vehículos que han cobrado una importancia vital en lo que llaman “distribución de última milla”.

Mercedes Sprinter: tercera generación

Y es que, en esta categoría, los ciclos de vida de un vehículo son mucho más largos que en los turismos, por lo que el cambio de generación suele aportar grandes novedades. Es el caso de la nueva Mercedez-Benz Sprinter, que supone la tercera generación… ¡en 22 años de vida!. La primera se presentó en 1995, la segunda hizo su aparición en 2006, y ahora le toca a la nueva Sprinter. Desde entonces, Mercedes-Benz ha fabricado 3,4 millones de unidades de la Sprinter, que se produce en Alemania, Argentina, EE.UU., China y Rusia, y se comercializa en más de 130 países.

Mercedes-Benz Sprinter

Para hacernos una idea de la importancia de la gama Sprinter para la marca: en el pasado ejercicio, de las más de 400.000 furgonetas vendidas por Mercedes-Benz Vans, más de 200.000 fueron Sprinter. Y en España, una de cada tres. En la actualidad, la gama Sprinter cuenta con más de 1.700 derivaciones, si incluimos versiones de carrocería, motor, transmisión, tracción y equipamientos. Por ejemplo, existen carrocerías Furgón, Combi, plataforma abierta, chasis con bastidor, minibús o cabeza tractora. También hay tres tipos de transmisión a elegir, distintas longitudes de carrocería, tonelajes hasta 5,5 Tm y 17 metros cúbicos de capacidad, tres alturas diferentes par el compartimento de carga…

Mercedes-Benz Sprinter

Las soluciones abarcan variantes para el transporte de todo tipo de mercancías y también de personas, y versiones especiales como minibús o ambulancia. Y por si fuera poco, en 2019 llegará la versión eléctrica, la eSprinter.

Lo más destacado de la nueva Mercedes Sprinter

Entre las principales novedades que agradecerán los que utilicen la Sprinter como herramienta de trabajo, más allá de los cambios en el diseño, son aquellas que hacen referencia al menor coste de adquisición y mantenimiento, su versatilidad de carga, el precio respecto a la versión anterior teniendo en cuenta el mayor equipamiento de serie, y todo lo que aporta la llegada de la conectividad.

Mercedes-Benz Sprinter

Estéticamente destacan detalles como la parrilla cromada, paragolpes del color de la carrocería, luces LED o llantas de aleación de 17 pulgadas. El equipamiento de todas las versiones incluye ahora dirección de asistencia eléctrica, arranque por botón, luces automáticas y asistente a la frenada de emergencia, así como el asistente de viento cruzado. Pero sin duda, una de las novedades principales es la llegada de las versiones con tracción delantera, que permite disponer de un plano de carga 80 mm más bajo y reducir los costes de adquisición. La segunda, el paso adelante que da Mercedes en la Sprinter en o referido a conectividad.

Mercedes PRO connect: máxima conectividad

Por primera vez, la Mercedes Sprinter incluye una tarjeta SIM instalada a bordo que permite servicios online y es la base para nuevas soluciones telemáticas, además de facilitar la posibilidad de establecer un punto Wi-Fi a bordo.

Mercedes-Benz Sprinter

Existen dos sistemas adicionales a la radio de serie, el MBUX 1 con pantalla de 7 pulgadas, o el MBUX 2 con pantalla de 10,25 pulgadas, que incluye reconocimiento por voz. Si en la imágenes te recuerda al de los turismos de Mercedes, como por ejemplo el mismísimo Mercedes Clase A, no andas desencaminado: es exactamente el mismo, y cuenta con las mismas funcionalidades. Personalizable, con gráficos en alta definición y un sencillo manejo táctil, coloca a la Sprinter a la altura de cualquier turismo de la gama en este sentido.

Mercedes-Benz Sprinter

Con la denominación Mercedes PRO, se integra toda una oferta de servicios digitales que amplían las posibilidades de los clientes profesionales de la Sprinter. Incluye desde paquetes de asistencia (gestión de reparaciones o averías), navegación mejorada (información de tráfico en directo, actualización de mapas online), comunicación simplificada de flota, registros digitales de trayectos o conductores, gestión de la eficiencia (alarma antirrobo, operaciones y supervisión del vehículo) o control remoto del vehículo. Los clientes pueden disfrutar de estos servicios durante un período de prueba, y posteriormente adquirirlos a través de la web.

Al volante: confort y prestaciones

Mercedes ofrece tres motores turbodiésel en la gama Sprinter: un cuatro cilindros de 2.143 cm3 en versiones de 114 y 143 CV, y un poderoso V6 de 190 CV, todos optimizados en eficiencia y refinamiento, y combinables con la transmisión manual o con el cambio automático. Para las variantes de tracción delantera el cambio es el 9G-Tronic de siete marchas –novedad en la gama–, y para las versiones de tracción trasera se mantiene el 7G-Tronic.

Mercedes-Benz Sprinter

Probamos versiones Furgón y Furgón Mixto de tracción delantera y tracción trasera con el motor de 143 CV, que se mostró muy suave y con un gran empuje desde bajas revoluciones, lo que debe asegurar un buen rendimiento también cuando se utiliza su máxima capacidad de carga. No cuesta nada acostumbrarse a la dirección, que al principio resulta muy suave. Y sorprende el nivel que alcanza la presentación del habitáculo, especialmente en las versiones superiores, con el sistema MBUX . En muy pocos kilómetros te sientes casi como conduciendo un monovolumen grande. En vacío no se notan rebotes incómodos de la suspensión, algo que suele ser habitual en vehículos diseñados para trabajar con carga. Y el nivel de ruido está muy bien contenido, tanto aerodinámico como de rodadura, o el procedente por el efecto de caja de resonancia de la zona de carga.

Mercedes-Benz Sprinter

Asientos calefactados, carga inalámbrica para el smartphone, volante multifunción en cuero… Son solo algunos elementos que mejoran la calidad de vida a bordo en un habitáculo en el que los usuarios de la Sprinter pasarán muchas horas, y valorarán la facilidad de manejo y la seguridad adicional de sistemas nuevos como el asistente activo de cambio de carril, el control de crucero activo DISTRONIC o el asistente al aparcamiento, ahora con cámara 360 grados y función de alerta de tráfico cruzado.

Gama y precios de la Mercedes Sprinter

La lista de precios (franco fábrica) parte desde los 23.532 euros para el 211 CDI de tracción delantera de la gama Sprinter 200, y los 24.882 euros en el 311 CDI furgón compacto de la serie 300. En esta última, el 311 CDI furgón medio con tracción trasera tiene un precio de partida de 27.604 euros, hasta los 39.434 del 319 CDI Mixto Extralargo. La serie 400 parte desde los 26.179 euros del 411 CDI Furgón Compacto con tracción delantera (28.910 con tracción trasera) hasta los 40.731 del 419 CDI Mixto Extralargo. Y la serie 500 se inicia con el 511 CDI Furgón Medio, con un precio de 31.296 euros, hasta los 42.477 euros del Mixto Extralargo.

Mercedes-Benz Sprinter

Mercedes-Benz Sprinter

La Sprinter Chasis se ofrece en las series 200, 300, 400 y 500, con precios desde los 22.919 euros (chasis cabina compacto tracción delantera) hasta los 40.720 euros (519 CDI doble cabina chasis largo tracción trasera)

En cuanto a la nueva Sprinter Tourer de pasajeros, disponible en la gama 300, se inicia con el 311 CDI Tourer Compacto desde 29.927 euros, y llega hasta los 47.249 euros del 319 CDI en versión Tourer largo.

Galería de imágenes Mercedes-Benz Sprinter