Tras la reforma de 2018, la nueva ITV de 2020 hará aún más complicado lograr salir airoso de la inspección obligatoria

Si los cambios introducidos en la Inspección Técnica de Vehículos en mayo de 2018 suponían un claro endurecimiento de la revisión obligatoria, los que vendrán en 2020 supondrán una mayor exigencia tanto para los operarios de las líneas de las estaciones como para los usuarios de los coches que tendrán que demostrar que su automóvil cumple con todas las exigencias establecidas para pasar la ITV favorablemente.

La nueva ITV involucra a los fabricantes de automóviles quienes estarán obligados a entregar las especificaciones técnicas de los vehículos fabricados, haciendo abierta y accesible una información que no siempre ha sido de dominio público. Además deberán incorporarse las modificaciones o anexos posteriores al original.

Los constructores cuentan con seis meses de plazo, desde la fecha de matriculación de un vehículo, para entregar la información técnica del mismo. Así quedarán esclarecidos aspectos específicos que permitan la comprobación de elementos que deban ser evaluados y, así, dar por favorable o desfavorable la ITV de un coche.

A qué coches afecta la nueva ITV de 2020

Según lo recogido en el Reglamento que rige el marco europeo en materia referente a las inspecciones técnicas de los vehículos, cabe señalar que la nueva ITV de 2020 afectará sobre todo a aquellos matriculados o puestos en servicio en algún miembro estado de la Unión Europea a partir del 20 de mayo de 2018.

Los que hayan sido matriculados anteriormente a esta fecha, deberán acogerse a lo establecido hasta la próxima reforma.

Por ejemplo, en materia de gases, los coches a los que se les medirá en función de los parámetros establecidos por el fabricante serán a aquellos que se acogen a la normativa EuroV y EuroVI, es decir, coches a partir de 2011.

Fallos Comunes de la ITVQué se revisará en la nueva ITV

También serán examinados de forma visual e informática, mediante el uso y utilización de interfaz electrónica, a través del puerto OBD del coche, dispositivos como el ABS, ESP, ESC, dirección asistida electrónica, airbags o sistemas SRS, pretensores. También se realizará una verificación de los kilómetros que eviten posibles fraudes y también del rendimiento del motor mediante el análisis de la centralita o ECU, unos exámenes que evaluarán tanto el correcto estado y funcionamiento del elemento como la búsqueda de modificaciones, o reprogramaciones, de las prestaciones no registradas en la ficha técnica del vehículo.

Desde cuándo estará vigente la nueva ITV de 2020

El reglamento quedó aprobado por la Unión Europea con fecha de 17 de abril de este año de 2019 pero, el margen de aplicación estipula que la entrada en vigor de esta nueva itv de 2020 sea para el 20 de mayo de 2020.