Mitsubishi Outlander PHEV

Madrid Central se está convirtiendo en el principal eje de discusión tras los resultados de las pasadas elecciones municipales. Por ello, os explicamos cuáles son las principales novedades por el momento.

Después de que las elecciones municipales de Madrid dieran como ganador al Partido Popular (no sin contar con el apoyo de Ciudadanos y Vox) Jose Luis Martínez-Almeida ha sustituido en el cargo de alcalde a Manuela Carmena. Este cambio implica una vuelta radical en algunas medidas tomadas por la antigua alcaldesa de la Comunidad de Madrid, centrándose en un tema principal: el polémico Madrid Central.

Hace unos días conocimos que el plan de Martínez-Almeida es decir adiós a Madrid Central, aunque la medida no es tan radical por el momento. Actualmente, la medida tomada por el nuevo gobierno es hacer una paralización de las multas a partir del próximo 1 de julio.

Esto no significa que las multas desaparezcan, sino que se congelan. Según ha confirmado recientemente el Gobierno Municipal, estas sanciones seguirán siendo emitidas hasta el mes de septiembre. Junto a estas declaraciones, se ha afirmado también que los semáforos de la A-5 se desconectarán en los próximos días.

Hasta septiembre, las multas serán de carácter informativo

La decisión tomada por el nuevo Gobierno madrileño de hacer una moratoria de las sanciones de Madrid Central a los vehículos que no estén autorizados a entrar está apoyada en el artículo 247 de la Ordenanza de Movilidad. En este artículo, se refiere a la “utilización de nuevos dispositivos tecnológicos o procedimientos sistemáticos de control de detección de infracciones para la formulación de denuncias”.

En dicho apartado se especifica: “Antes de la implantación definitiva o la modificación substancial de dispositivos automatizados que permitan la identificación de las matrículas de los vehículos o de detección de infracciones de tráfico, se realizará un periodo de aviso a los titulares de los mismos durante un periodo mínimo de dos meses”.

Por otro lado, se detiene en que: “Durante dicho periodo de aviso, el órgano competente enviará a las personas titulares de los vehículos que hayan sido detectados, una comunicación de carácter meramente informativo”.

En definitiva, que las multas se enviarán pero que serán un aviso, por lo que no se harán efectivas hasta el mes de septiembre como pronto. Bien es cierto que desde el nuevo Gobierno Municipal no han hecho ningún estudio detallado en el que se especifique cuáles van a ser los resultados de la reversión que pretenden llevar a cabo en Madrid Central.

El tráfico en Madrid Central puede resentirse

Hay que tener muy en cuenta las reformas que hizo el Gobierno de Manuela Carmena en el centro de Madrid, habiéndose modificado especialmente la Gran Vía y Atocha. La anterior alcaldesa priorizó claramente a los peatones en detrimento de la circulación de vehículos a motor.

Por este motivo, ahora tenemos aceras de mayor superficie y menos carriles para los coches. Esto quiere decir que si ya antes atravesar la Gran Vía en coche era todo un suplicio, ahora que hay menos carriles y habrá la misma afluencia de tráfico, se complicará aún más dicho trayecto.

El principal alegato del nuevo Gobierno para abolir las multas en Madrid Central es que este Madrid Central no ha ayudado a disminuir los niveles de contaminación en la capital. Recordemos que, por el momento, sólo se permiten entrar coches con Etiqueta 0 y con Etiqueta Eco, pero, ¿Realmente contaminan menos?

Todavía queda todo por decidir

Por otro lado, otra de las medidas que pretende llevar a cabo el nuevo Ayuntamiento de Madrid es instalar unas pantallas informativas en el interior de la zona restringida al tráfico y otras que indicaran las plazas de aparcamiento que hay disponibles.

Sin embargo, todavía queda a esperar al pleno en el que se deben reunir todos los partidos. Para llevar a cabo el proyecto que pretende el Partido Popular deben alcanzar la mayoría absoluta. Esto no parece sencillo, puesto que pese a que PP y VOX abogan por eliminar esta medida, Ciudadanos la respaldaría con algunas moficiaciones y Más Madrid y PSOE se oponen completamente. Por tanto, veremos qué pasa con Madrid Central y si efectivamente, los madrileños debemos despedirnos de él.