Dos jóvenes conductores estrellan un Lamborghini Huracán y un Ferrari 458 Italia en un túnel de Vancouver.

Ver a un superdeportivo con la “L” en la luneta trasera no es algo muy común, y si el conductor no es muy prudente lo más normal es que las cosas no acaben bien. Prueba de ello es el accidente que sufrieron este Lamborghini Huracán y este Ferrari 458 Italia en un túnel de Vancouver, Canadá.

Los conductores de estos superdeportivos eran dos jóvenes de unos 20 años, uno de ellos novel. Según la policía, el Huracán embistió al Italia por detrás al conducir muy pegado al segundo. Aunque a simple vista los daños parecen reparables, ambos coches podrían ser siniestros totales.

Mucha potencia y poca experiencia, accidente seguro

Unas tandas en circuito les hubieran sido más rentables a estos jóvenes conductores; una manera más eficaz de ganar experiencia al volante y evitar incidentes tan bochornosos como éste.