El corazón del nuevo Aston Martin DBX es un motor V8 biturbo a la altura de lo que todo Aston Martin debe aportar

Y es que, por fin conocemos el bloque que animará al nuevo SUV de Aston Martin. El primer todocamino de los británicos contará con un propulsor acorde con la tradición deportiva de la marca.

Por eso y, gracias a la colaboración y suministro de motores entre Aston Martin y Mercedes-AMG, el motor del Aston Martin DBX será el bloque de 4 litros, ocho cilindros en disposición de V y biturbo de origen germano.

Gracias a este acuerdo, la sostenibilidad de proyectos como es el caso del primer SUV de los de Gaydon, Gran Bretaña, es viable. Contar con el suministro de motores que no necesiten un desarrollo ni una fabricación propia permite experimentar y hacer más rentable apuestas críticas como es este caso.

Pero, retomando el tema del motor del Aston Martin DBX, la firma británica ha publicado un vídeo en el que se puede escuchar el bramido de este SUV de talante deportivo cuyo escape ha sido afinado, cual instrumento musical, para reforzar su gravedad.

Igualmente, en este avance sobre el coche invitan a marcar en el calendario el 21 de diciembre como fecha oficial de presentación del que puede ser uno de los vehículos de la marca más vendidos gracias a la insaciable moda por los todocaminos.

Esto significa que, aunque sea presentado antes de que llegue 2020, nos quedaremos con las ganas de saber si éste podría ser considerado como uno de los mejores SUV de 2019 frente a rivales como el Porsche Cayenne Coupé o el Audi Q8.

Las bondades del motor del Aston Martin DBX

Sea como fuere, el propulsor de este nuevo Aston Martin será el que ya dé la vida a otros modelos como el DB11 o el Vantage. Por eso, los datos son similares en cuanto a potencia y par motor.

El motor 4.0 litros, V8, biturbo del Aston Martin DBX es capaz de producir 550 CV y hasta 700 Nm de par motor, una cantidad, sin duda óptima para facilitar a los dueños de estos SUV remolcar, por ejemplo, naves como el barco 41 AMG Carbon Edition con el que disfrutar de la velocidad en mar abierto o, mejor aún, el Aston Marton Valkyrie AMR un día de circuito.

Y, para quienes piensen que este SUV es solo fachada o un producto de marketing alejado de la herencia de Aston Martin en competición, el motor del Aston Martin DBX permitirá alcanzar una velocidad máxima, según las expectativas de la marca, por encima de la espectacular cantidad de 300 km/h.