El nuevo neumático antipinchazos de Michelin se llama UPTIS, y puede ser toda una revolución cuando esté disponible en unos cinco años.

Michelin ya ofrece la tecnología Tweel en algunos neumáticos para utilización agrícola y maquinarias de distinto tipo. Y hace poco presentó un concepto de neumático y llanta flexible «antibaches» para evitar los daños causados por los baches y los desperfectos que encontramos en las carreteras.

Ahora, el fabricante de neumáticos ha sorprendido en el congreso de movilidad Movin’On que tiene lugar en Montreal, Canadá, con la presentación de su prototipo Michelin UPTIS, desarrollado en colaboración con General Motors.

El nombre de este neumático antipinchazos diseñado para circular sin aire proviene de las siglas en inglés de Unique Puncture proof Tire System, que significa algo así como «Sistema Único de Neumático a prueba de Pinchazos». Y lo mejor es que esta vez no es una tecnología que vaya a quedarse en el tintero.

Michelin ha anunciado que pretende continuar con la fase de pruebas reales en una flota de vehículos eléctricos Chevrolet Bolt EV en Michigan, Estados Unidos, con la idea de que pudiera lanzarse al mercado para su utilización en vehículos de pasajeros a partir de 2024.

De momento, lo mejor es que veas qué es Michelin UPTIS y cómo funciona equipado en un coche en este vídeo.

Las ventajas de un neumático sin aire

Al no necesitar aire, la primera ventaja de Michelin UPTIS es evidente, ya la hemos mencionado varias veces: no existe posibilidad de sufrir un pinchazo, con lo que esto supone de cara a la seguridad de los pasajeros del vehículo.

Pero por sus características constructivas, el neumático antipinchazos de Michelin también presenta una mayor duración al no verse afectado por baches, roces con bordillos o elementos extraños que puedan dañar el flanco o la estructura del neumático.

El ahorro para los profesionales o propietarios de flotas es considerable, al optimizar la productividad, ya que se reducen las operaciones de mantenimiento. Y el beneficio para el medio ambiente enorme, pues en la fabricación de Michelin UPTIS se utilizan menos materias primas que en un neumático convencional.

Eso sin contar con que se reduciría la cifra de neumáticos desechados anualmente por pinchazos o daños, que se estima actualmente en unos 200 millones de neumáticos cada año en todo el mundo.

Seguramente que pronto conoceremos más noticias sobre este neumático antipinchazos, que incluye una llanta especial realizada en aluminio y una banda de rodadura que podría ser similar a la de un neumático convencional, pero que confía en una serie de elementos de caucho de alta resistencia, resinas y fibra de carbono entre la banda de rodadura y la llanta.

Para la gran mayoría no será difícil acostumbrarse a su estética frente a un neumático convencional, si ponemos todas sus ventajas a un lado de la balanza.