Mercedes GLA 200 d: el SUV diésel básico de Mercedes

Hasta que llegue la nueva generación, el Mercedes GLA sigue siendo un SUV compacto muy interesante entre los premium. Eso sí, prepara como poco 36.000 euros para llevarte un GLA 200 d con cambio automático y tracción 4×2, nuestro mínimo recomendable.

Si estás pensando en un Mercedes GLA, probablemente te surge la duda de si esperar a la siguiente generación, que estará basada en el nuevo Mercedes Clase A 2018, o comprar el modelo actualmente a la venta. Recordemos que es el restyling realizado a finales del pasado año del modelo presentado en 2014.

Pues si te gusta el actual, no lo dudes más. El GLA es un modelo completamente vigente, con un diseño que sigue entrando por los ojos y con muchas virtudes. Lo hemos comprobado probando la versión de acceso con motor diésel, el GLA 200 d con 136 CV y tracción 4×2, que tiene un precio de partida desde 33.650 euros. Por debajo queda todavía el GLA 180, con el motor de gasolina de 122 CV, que cuesta justo 2.600 euros menos.

mercedes gla 200 d

Y antes de seguir, la primera recomendación; elijas uno u otro, que sea con el cambio automático 7G-DCT de doble embrague y 7 marchas, serán los 2.400 euros mejor invertidos en este coche, por encima de cualquier otro extra.

SUV parece, compacto es

Al Mercedes GLA se le puede aplicar lo mismo que otros SUV de esta categoría, como al Audi Q3, o al BMW X1: parecen más SUV de lo que realmente son, si entendemos como tal un coche con el que salir con garantías fuera del asfalto. Y es que entre los SUV premium compactos, si buscas garantías en uso off-road no hay mucho donde rascar: el mejor resuelto es el Range Rover Evoque.

La versión 200 d con tracción 4×2 y cambio automático de doble embrague es una de las más equilibradas de la gama Mercedes GLA.

El Mercedes GLA tiene una línea que llama mucho la atención; particularmente siempre me pareció mejor resuelto que el Clase A del que deriva. Claro que la cosa cambia mucho con el paquete AMG Line que montaba nuestra unidad de pruebas. Si lo quieres como este, tendrás que invertir 1.900 euros. Incluye un completo kit estético exterior e interior, destacando las llantas AMG con neumáticos 235/45-19, los discos de freno perforados con pinzas con el distintivo Mercedes-Benz en el eje delantero o el volante de 3 radios en cuero achatado en su parte inferior. Pero también en este kit se incluye la dirección deportiva más directa y el tren de rodaje con altura rebajada 15 mm, dos elementos que tienen su incidencia positiva en el comportamiento dinámico sobre el asfalto.

mercedes gla 200 d

Olvida este kit si vas a salir a pistas o caminos, en cuyo caso tendrías que pensar en la suspensión “off-road”, que eleva la carrocería unos 3 cm respecto a la suspensión convencional, y elegir unos neumáticos mixtos. Pero claro, entonces el GLA no irá tan bien en carretera como el coche que hemos probado, para mí, la configuración ideal en un GLA.

¿Con 136 CV será suficiente para el Mercedes GLA?

Y entramos de lleno en el aspecto dinámico, donde puede surgir la primera duda al elegir motor. El GLA 220 d con 177 CV no se ofrece con cambio manual. Y si comparamos las versiones con cambio automático, los 41 CV adicionales del GLA 220d suponen un desembolso extra de 2.900 euros.

Luego te daré alternativas en las que invertir ese dinero en equipamiento adicional… si es que no prefieres guardarlo para combustible. Y te aseguro que la diferencia en prestaciones o agrado de utilización entre ambas versiones diésel no es como para pagar una diferencia con la que podría salirte gratis el combustible de los primeros 30.000 km, como poco.

mercedes gla 200 d

Ninguno de los dos, ni el GLA 200 d de 136 CV ni el GLA 220 d de 177 CV son referencia en su clase en refinamiento, pero con el cambio automático se “suaviza” mucho la cosa. Esta pequeña crítica en cuanto a suavidad de funcionamiento quizás no lo sería si no estuviéramos hablando de un coche con la estrella en el capó, al que le exiges lo más de lo más. También viene motivada por la inevitable comparación con otros motores de la categoría, que resultan más suaves. Pero en cualquier caso es un tema de ruido “feo” y tacto en ciudad y a baja velocidad. En cuanto sales a carretera, asunto olvidado.

Salvo que quieras salir con frecuencia del asfalto, mejor la suspensión rebajada que la opción de suspensión “off-road”, que eleva 30 mm la altura al suelo.

La relación entre prestaciones, consumo y agrado de uso del GLA 200 d con la caja de cambios de doble embrague es muy buena. Tienes un modo “ECO” para favorecer el bajo consumo, en el que se nota claramente que se limita la entrega de potencia cuando pisas el acelerador. Pero no hace falta recurrir a este modo de conducción para quedarte en consumos rondando los 6,5 l/100 km, una cifra muy buena.

mercedes gla 200 d

Claro que el 220 d corre más. Lo notarás sobre todo en la maniobra que menos se suele utilizar en conducción normal: la aceleración corta, donde el diésel más potente necesita casi 1,5 segundos menos para pasar de 0 a 100 km/h. Pero con una velocidad punta de 205 km/h , buen empuje a bajo y medio régimen y la ayuda del cambio automático al “recuperar”, insisto, el GLA 200 d es una opción más que suficiente.

mercedes gla 200 d

Otra cosa es que quieras un GLA con tracción a las cuatro ruedas 4Matic, en cuyo caso el salto al 220 d de 177 CV es obligado. Pero piénsalo bien, pues son 2.250 euros más que el 4×2, y además sube el consumo de combustible. Si vas a frecuentar pistas no asfaltadas, mejor un 4×2 con suspensión “off-road” y neumáticos mixtos, hazme caso.

Un último apunte en cuanto a motor. Si estás pensando en si interesa o no el gasolina, la versión básica, el GLA 180 de 122 CV, cuesta 33.500 euros, unos 2.500 euros menos que el GLA 200 d, equipando ambos con el cambio automático. Por encima está el GLA 200 de 156 CV, que con cambio automático se va a 39.765 euros. Si vas muy ajustado de presupuesto, elige el GLA 180, sus 122 CV cunden más de lo que parece. Si no, de nuevo el GLA 200 d es el excelente término medio por precio y por rendimiento entre las dos versiones de gasolina.

Al volante del GLA 200 d: un tacto muy “de turismo”

Tanto por la posición al volante como por las sensaciones que ofrece al conducirlo, el Mercedes GLA responde a esa sensación que te llevas al verlo desde fuera: está mucho más cerca de un turismo que de un SUV, por mucho que los asientos estén situados algo más altos que en un Clase A. Esto es algo que notarás, sobre todo, al entrar al habitáculo que, dicho sea de paso, está bien resuelto tanto para el conductor como para los pasajeros.

mercedes gla 200 d

El primero tiene ante sí un salpicadero muy bien organizado y con una impecable presentación, en la que únicamente podemos poner pegas al tacto y aspecto del plástico utilizado en los laterales de la consola entre los asientos. En la versión con cambio automático, la palanca pasa a la columna de la dirección. Su manejo al principio parece menos intuitivo que el de la palanca convencional entre los asientos. Pero una vez te acostumbras, y al contar con las levas del volante, tiene sus ventajas, al liberar espacio entre los asientos para dos prácticos huecos con tapa.

mercedes gla 200 d

La pantalla del navegador tiene un diseño “flotante” que no a todo el mundo gusta. Particularmente siempre he pensado que con este diseño parece un añadido, pero más allá de cuestiones estéticas, no se le puede poner pegas. Está situada en posición elevada, lo que facilita su visión. Y aunque no es táctil, el mando central entre los asientos permite manejar y acceder a todas las funciones de forma más rápida e intuitiva que en otros sistemas con pantalla táctil que carecen de un controlador central de este tipo.

mercedes gla 200 d

Los pasajeros de las plazas posteriores viajarán con un espacio similar al que ofrece un Clase A. En cuanto al espacio para el equipaje, sus 420 litros de capacidad de maletero se quedan por debajo de la media de la categoría. Pero es aprovechable gracias a unas formas muy regulares y a las anillas de sujeción o los huecos laterales con red para organizar la carga. Bajo la sólida tapa que hace de piso existe un doble fondo en el que se aloja el kit de reparación de pinchazos.

mercedes gla 200 d

En marcha, el Mercedes GLA, incluso equipado con la suspensión rebajada y la dirección más directa, no llega a ofrecer un tacto especialmente ágil o preciso en carreteras de curvas. Al menos comparado con algunos de sus rivales cuando los equipas también con suspensión deportiva. Donde toma la delantera el GLA es a la hora de valorar el confort. No sólo es agradable de conducir, también es un coche muy cómodo para los pasajeros. En carretera, el motor suena muy poco, apenas se siente el aire, y las suspensiones se tragan los baches con la calidad a la que nos tiene acostumbrada Mercedes. Por 1.400 euros se puede equipar un sistema de amortiguación variable, pero visto lo bien que va la configuración que hemos probado, tampoco es una opción necesaria.

El equipamiento del Mercedes GLA 200 d

¿Cuánto tengo que gastarme entonces para llevarme un Mercedes GLA 200 d sin que eche en falta nada importante en cuanto a equipamiento? Pues sumando al precio de la versión base el cambio automático y el kit estético AMG Line, estamos en 38.000 euros.

Puedes plantarte aquí, y te llevas ya un coche con lo imprescindible y alguna cosa más. Son de serie el control de velocidad de crucero, los faros LED, climatizador, arranque por botón, sensor de luces, barras en el techo, un equipo de sonido ya con 6 altavoces y 100 vatios de potencia, y pantalla multimedia de 7”.

mercedes gla 200 d

Tirando de lista de opciones, vemos interesante el pack Advantage, que por unos 1.000 euros añade cámara trasera, sensor de lluvia, portón trasero eléctrico, retrovisores abatibles eléctricamente, pantalla de 8 pulgadas y navegador Garmin. Añadiríamos los 370 euros para contar con la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, y te quedas en la frontera de los 40.000 euros.

mercedes gla 200 d

Como en cualquier Mercedes, las posibilidades de personalizar el coche, tanto estéticamente como con elementos de seguridad o de confort son interminables. Y aquí entran en juego los paquetes de opciones, que pueden ser interesantes en vez de elegir las opciones por separado.

Galería de imágenes Mercedes GLA 200 d