El Mercedes-Benz EQC, primer coche eléctrico de la marca, es un SUV con dos motores, tracción total, 408 CV de potencia y más de 450 km de autonomía.

Con el nuevo Mercedes-Benz EQC, la marca de la estrella entra de lleno en la era de la electrificación. Este SUV cien por cien eléctrico de 4,76  competirá con el también inminente Audi e-tron, y con los Jaguar I-PACE y Tesla Model X. Comenzará a fabricarse en la factoría de Mercedes en Bremen (Alemania) en 2019, y también se habilitará una línea de montaje para su producción en China. Es el primer modelo de la nueva marca de productos y tecnologías que Mercedes-Benz englobará bajo la denominación EQ, siglas de las palabras cuya traducción al castellano significan “Movilidad Inteligente”.

Mercedes-Benz EQC

Carrocería SUV, practicidad de familiar

Como viene siendo habitual en este tipo de vehículos, Mercedes también presume en su EQC de versatilidad y funcionalidad sobre todo lo demás. Y lo hace por espacio disponible, por posibilidades de equipamiento de seguridad y confort, y por autonomía. Aquí entramos en el campo en el que todos quieren ganar la batalla. Primero, superando a los rivales. Y en segundo lugar, intentando convencer a los usuarios de que un coche eléctrico puede ser una buena opción como único coche para uso diario.

Mercedes-Benz EQC

Para ello, el Mercedes EQC anuncia una autonomía superior a los 450 km, ya según el ciclo WLTP. Eso supone más kilómetros con una única carga que el Audi e-tron, y algo menos que el Jaguar I-PACE, siempre hablando de cifras WLTP.

Tan importante como la autonomía lo es la forma de recargar las baterías. En el caso del Mercedes EQC, la batería de iones de litio situada en el piso tiene una capacidad de 80 kWh. Se puede recargar en un enchufe doméstico, pero sería necesario enchufar el coche a la red una noche completa. Por ello, los compradores de un Mercedes EQC deben instalar al menos el Wallbox, que permite potencias de recarga a 7,4 kW, rebajando sustancialmente el tiempo. Todavía no hay datos concretos al respecto, pero Mercedes asegura que con el Wallbox, la recarga es hasta tres veces más rápida.

Mercedes-Benz EQC

Lo que sí se sabe es que en estaciones de carga rápida, el EQC soporta potencias de recarga de hasta 110 kW, lo que permitiría cargar las baterías hasta un 80 por ciento de su capacidad total en algo más de media hora. En este vídeo podemos ver en acción al nuevo Mercedes EQC, al que la marca se refiere como un vehículo con una carrocería entre la de un SUV tradicional y un SUV Coupé.

Eléctrico y SUV, prestaciones de deportivo

Si entramos un poco más al detalle en el plano técnico, el Mercedes EQC ofrece una configuración con dos motores eléctricos, uno por cada eje. Esto quiere decir, por lo tanto, que estamos ante un modelo con tracción a las cuatro ruedas. La potencia total es de 300 kW (408 CV), con un par máximo de 765 Nm. Cifras que en la gama SUV de la marca se corresponderían con las de versiones deportivas con motores V8 y el sello “AMG”.

Mercedes-Benz EQC

Claro que aquí, como sucede en la gran mayoría de coches eléctricos del mercado, la velocidad máxima se limita para proteger la autonomía. Son 180 km/h, pero en absoluto pienses que el Mercedes EQC es un coche lento. Su aceleración de 0 a 100 km/h es de apenas 5,1 segundos. El consumo de energía eléctrica en ciclo mixto se cifra en 22,2 kWh por cada 100 km.

Más datos interesantes. Sus dimensiones exteriores son 4,76 metros de largo, 2,09 de anchura y 1,62 de altura, con una distancia entre ejes de 2,87 metros. Pesa 2.425 kg (sólo las baterías superan los 600 kg), y tiene una capacidad de remolque de 1.800 kg, algo que suele ser muy valorado por muchos usuarios de vehículos SUV.

Mercedes-Benz EQC

Mercedes ya está ensayando con unos 200 prototipos del EQC, para que llegada la fecha del lanzamiento, se hayan recorrido millones de kilómetros de pruebas en los cuatro continentes. Se presta especial atención a los apartados relacionados con el sistema de propulsión eléctrica y a la batería. Puedes ver cómo se realizan estos ensayos en este vídeo.

Mercedes EQC: a la última en infotainment

Como podíamos esperar de un modelo tan importante para Mercedes, al EQC no le falta detalle. Equipa el sistema de infoentretenimiento MBUX que estrenó el nuevo Mercedes Clase A, con las funciones específicas propias de un coche eléctrico (flujo de energía, autonomía, estado de las baterías, etc). También un sistema de modos de conducción con hasta cinco programas, que permiten priorizar el confort, la deportividad o la autonomía, dejando siempre uno personalizable según las preferencias del conductor.

Mercedes-Benz EQC

Las levas en el volante no son para cambiar de marcha, sino para seleccionar los distintos niveles de retención que puede ofrecer el motor, y gestionar así la recuperación de energía. Y llega un nuevo asistente a la conducción al estilo del sistema predictivo que ofrece Audi en algunos de sus modelos y también se ha anunciado para el Audi e-tron. Basado en los datos del sistema de reconocimiento de señales de tráfico y del navegador, ayuda al conductor (mediante información, o con pulsaciones en el acelerador, por ejemplo) para que pueda anticiparse a la hora de practicar una conducción más eficiente.

Mercedes-Benz EQC

Tampoco falta la correspondiente aplicación Mercedes me App, que permite al usuario de un Mercedes EQC gestionar distintas funciones del coche, como la recarga, la apertura y el cierre remoto o la climatización. Por otro lado, la navegación optimizada tiene en cuenta siempre la ruta más rápida, incluyendo posibles puntos de recarga. Con Mercedes me Charge se puede configurar acceso a los postes de recarga de distintos proveedores para realizar el pago mediante una función integrada.

Galería de imágenes Mercedes-Benz EQC