Mercedes apuesta por la tecnología híbrida enchufable también en combinación con motores diésel. Sus nuevos C 300 de son un ejemplo a seguir.

En Mercedes-Benz ya anunciaron que siguen confiando en la posibilidades de los motores diésel. Y qué mejor que combinar las ventajas en consumo de los propulsores de gasóleo con las que ofrece la tecnología híbrida enchufable, que en el caso de la marca de la estrella va ya por su tercera generación.

El resultado aplicado en el Mercedes Clase C es el nuevo C 300 de, que se ofrecerá a partir de mediados de 2019 en versiones de carrocería berlina y familiar. Y sus cifras prometen. Con el moderno motor turbodiésel de 4 cilindros de Mercedes con 194 CV de potencia, combinado con un motor eléctrico de 90 kW y con el magnífico cambio automático 9G-TRONIC, se anuncia una potencia total de sistema de 225 kW (306 CV), con un par máximo de 700 Nm disponibles desde apenas 1.400 rpm.

Casi 60 km de autonomía en modo eléctrico

Si las prestaciones son sobresalientes, el consumo lo es todavía más. El Mercedes C 300 de acelera de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos, gracias a la inmediatez de respuesta que aporta el motor eléctrico. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, y el consumo mixto homologado parte desde 1,4 l/100 km, con un consumo eléctrico de 18,7 kWh/100km.

Mercedes-Benz C 300 de

Mercedes-Benz C 300 de

La batería de 13,5 kWh de capacidad permite una autonomía en modo eléctrico de hasta 57 km, por lo que en el mercado español, los Mercedes C 300 de portarían el distintivo ECO de la DGT. Con el cargador instalado a bordo, de 7,4 kW de potencia, es posible recargar la batería al 100 por 100 de su capacidad en apenas 1,5 horas, siempre que se instale un Wallbox.

Mercedes-Benz C 300 de

Mercedes asegura haber resuelto los problemas de compatibilidad que existen entre los motores diésel y la tecnología híbrida gracias a un filtro de partículas diésel específico. Los diésel híbridos enchufables se encuentran con el problema de que necesitan que el filtro de partículas trabaje con una temperatura de gases de escape elevada, algo difícil de conseguir en un híbrido, cuya principal razón de ser es, precisamente, funcionar con el motor apagado el mayor tiempo posible. La solución de Mercedes pasa por un filtro que puede regenerarse de forma parcial, sin necesidad de que llegue a llenarse por completo. Y para ello, cuenta además con la ayuda del motor eléctrico, que puede aumentar la carga del motor de combustión para ayudar a alcanzar es temperatura necesaria de los gases de escape de cara a la regeneración del filtro.

Mercedes-Benz C 300 de

Más adelante, Mercedes también ha confirmado que añadirá a la gama nuevas versiones híbridas enchufables, en este caso con motor de combustión de gasolina.