Mercedes-AMG ha desarrollado su nuevo motor con denominación y que, con 421 caballos, se convierte en el motor de cuatro cilindros con turbo más potente del mundo.

Pocos días después de que se presente el nuevo Mercedes-AMG CLA35  4Matic Shooting Brake, la marca ha presentado su nueva creación. Se trata del motor turbo de cuatro cilindros producido en serie más potente del mundo, con una potencia que puede llegar hasta los 421 caballos. La marca de la estrella tenía un objetivo claro: superar su anterior motor M133, es decir, el que montaban el Mercedes A45 AMG y CLA 45 AMG, que ya tuvo el récord de ser el más potente dentro de los cuatro cilindros.

El objetivo se ha conseguido, puesto que el nuevo M139 supera al anterior en 41 caballos y su par máximo ha aumentado de 475 Nm a 500 Nm. El plan del fabricante es montarlo en sus modelos compactos y dosificarlo para poder ofrecerlo en dos niveles de potencia: 387 caballos en las versiones básicas y 421 caballos en las variantes S.

Mercedes-AMG ha buscado asemejar la respuesta a la de un motor atmosférico

Este nuevo corazón ha sido cuidado para que ofrezca una entrega de potencia inmediata. En la versión menos potente, el par máximo se alcanza entre las 4.750 y las 5.000 rpm y, en la más musculosa, se alcanza entre las 5.000 y las 5.250 rpm. Estas cifras no son ninguna casualidad, puesto que los ingenieros del fabricante teutón buscaban asimilar el comportamiento de este motor al de un naturalmente aspirado. Este aumento de par en la zona alta del cuentavueltas hace que el motor tenga más revoluciones libres, llegando a estirar hasta las 7.200 rpm.

Tobias Moers, presidente de Mercedes AMG, declaraba: “Ya establecimos el punto de referencia en el segmento con el motor anterior. Este nuevo cuatro cilindros nos ha dado la oportunidad de hacerlo aún mejor. No sólo la potencia por litro no tiene rival para un motor turboalimentado, sino que alto nivel de eficiencia conseguido es una demostración de que el motor de combustión interna tiene aún más potencial”.

El nuevo motor de Mercedes-AMG es una pieza de artesanía

El nuevo motor M139 está completamente ensamblado a mano en la factoría que AMG tiene en Affalterbach. Por lo que Mercedes ha vuelto a emplear su precepto One Man, One Engine o, lo que es lo mismo, los protagonistas en el montaje son los operarios de la planta.

Este nuevo motor tiene una configuración muy característica, puesto que tanto el turbocompresor como el colector de escape van instalados en la parte trasera del bloque, por lo que la admisión va en la parte delantera. Esto permite que el frontal del coche sea más plano y aerodinámico y que los conductos de aire se han mejorado, puesto que los recorridos tanto de la admisión como del escape tienen distancias más cortas.

Deteniéndonos en el turbocompresor, ofrece una mejor respuesta a bajas revoluciones. Esto se ha conseguido modificando la carcasa de la turbina, que deja dos vías paralelas por donde fluye el aire. Además, los conductos del colector de escape también han sido divididos, por lo que el aire entra a la turbina por separado.

Puede que no entendáis nada, pero el objetivo es que los cilindros no se solapen de forma negativa durante los ciclos de carga y así tener fuerza desde bajas revoluciones. Este turbocompresor tiene regulada la presión máxima a 2,1 bares en la variante S y 1,9 en la versión normal.

Se ha trabajado para mejorar la fiabilidad del motor

El cárter ha sido fabricado en aluminio, por lo que la rigidez es mejor y permite unas presiones de combustión de hasta 160 bares. Gracias en parte a esta composición, el nuevo motor de Mercedes es capaz de estirar hasta las 7.200 rpm.

Por otro lado, los cilindros están recubiertos de un material denominado Nanoslide y que fue patentado por la marca de la estrella. Este permite reducir las fricciones entre los pistones y los cilindros  y tiene el doble de dureza que los recubrimientos convencionales, por lo que aumenta considerablemente la durabilidad de los mismos.

Por lo tanto, poco queda ya para poder ver los nuevos Mercedes A45 AMG y CLA45 AMG estrenando este nuevo propulsor que, sin duda, va a convertirlos en el objetivo a batir dentro del segmento de los compactos deportivos.

Mercedes-Benz afirmó recientemente que su objetivo es dejar de producir motores de combustión en el año 2039, por lo que aún quedan 20 años para poder disfrutar de estas maravillas de la ingeniería.