El Mercedes-AMG GT R Pro es lo más parecido a un GT R de carreras pero apto para circular por la calle y mejor en circuito

El mundo necesita guindas, y el Mercedes-AMG GT R Pro puede ser la que culmine el escalón más alto de este deportivo que se presentó hace ya más de cuatro años con el nombre de Mercedes-AMG GT.

El Salón de Los Ángeles está siendo lugar de despedidas y de presentaciones, presentaciones y despedidas porque, coches como el nuevo Porsche 911 ha sido oficialmente mostrado al mundo mientras que nos despedíamos de la generación conocida como 991 con propuestas tan brutales como el Porsche 911 GT2 RS Clubsport.

Por su parte, Mercedes-Benz no solo no iba a dejarse ensombrecer por su paisanos sino que ha mostrado el que también puede ser la última pincelada del Mercedes-AMG GT como lo conocemos. No solo la versión de cuatro puertas, el Mercedes-AMG GT 4, podría haber supuesto el último producto derivado de este coche, sino que dos nuevas variantes de la versión coupé vienen para dar un golpe en la mesa.

Un Mercedes-AMG GT R Pro de carreras para la calle

La experiencia acumulada en campeonatos de resistencia a lo largo de todo el mundo, ha permitido al departamento AMG aplicarlo al modelo homologado para la calle. Con esto, la combinación es perfecta: un Mercedes-AMG GT de carreras que puede circular por la calle legalmente.

Gracias al programa oficial y a los clientes, los Mercedes-AMG GT adquieren de sus versiones de las categorías GT3 y GT4 los elementos homologables para circular por la calle.

Mercedes-AMG GT R Pro 2019

Así, el Mercedes-AMG GT R Pro cuenta con una suspensión sino casi de carreras, desde luego totalmente apta para circuito. Con un set-up ajustable, el trabajo se ha dirigido también a la parte aerodinámica adoptando soluciones extraídas directamente de los túneles del viento y, de forma más realista, del comportamiento en pista y en carrera de sus hermanos de competición.

El kit aerodinámico del Mercedes-AMG GT R Pro busca aumentar la carga aerodinámica en altas velocidades y, para optimizar mejor el rendimiento del bloque, que queda de serie (4 litros, biturbo, que produce 585 CV y dispone de un par de 700 Nm) se ha procedido a una cura de adelgazamiento de este coche.

Aún contando con elementos de seguridad como una “jaula” antivuelco y de protección para sus dos ocupantes y un sistema de extinción, gracias a sustituir el metal de la carrocería en puertas, capó, techo… por fibra de carbono y el de las llantas por otro más liviano, el Mercedes-AMG GT R Pro ha logrado bajar su peso en la báscula.

Con todo esto, el Mercedes-AMG GT R Pro se queda lejos del tiempo récord de Nürburgring para un coche homologado para calle conseguido por el Porsche de Manthey Racing, pero no deja de ser un gran crono los 7:04.632 invertidos en recorrer el trazado del Infierno Verde.