Las nuevas variantes del Mercedes-Benz GLC desarrolladas por AMG, el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+, replican el carácter de sus antecesores

Guste más o menos, los SUV dominan la tendencia del mercado y, tanto las versiones más urbanas como las más potenciadas resultan las opciones más deseadas. Es lo que ocurre con el caso del nuevo Mercedes-Benz GLC, un vehículo que recientemente hemos conocido en su nueva generación y que, ahora, conocemos su primera variante dentro de las versiones producidas bajo la batuta del departamento AMG.

El nuevo Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ y su variante más extrema, el Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+, ambos ofrecidos tanto en carrocería estándar como Coupé, es el nuevo ejemplo mastodóntico de que AMG es capaz de transformar un coche en una bestia. Sea del tipo que sea, como pudimos disfrutar en la prueba del Mercedes-AMG GT 63 S 4Matic+ de cuatro puertas.

Novedades del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+

Las diferencias fundamentales de los nuevos Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+, Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ Coupé, Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ y Mercedes-AMG GLC S 63 4MATIC+ Coupé se centran en el plano estético y tecnológico.

Por un lado, aparecen los faros y pilotos de nuevo cuño, nuevas llantas opcionales de 21 pulgadas, embellecedores del de escape rediseñados, mayor oferta en la paleta de colores, etc.

De otro, en el interior, incorpora el afamado sistema de info-entretenimiento MBUX con funciones específicas AMG, mando fónico con respuesta más rápida y, como opcional, manejo gestual. Además, para facilitar su uso, el volante incluye en cada uno de los brazos los nuevos mandos Touch Control que permiten el manejo y configuración de la respuesta del vehículo y del sistema de entretenimiento y navegación.

Tecnológicamente, además del asistente de maniobra con remolque, el diferencial autoblocante con reglaje electrónico del eje posterior es de serie para cualquiera de las variantes, también se añade a los modos de conducción Comfort, Sport, Sport+, Individual y RACE (disponible para las versiones S) el programa más que acertado para conducción sobre pisos deslizantes AMG Dynamic Select o el de control de estabilidad AMG Dynamics que permite elegir entre tres configuraciones de agilidad, o cuatro, para las versiones S.

Para mejorar su dinamismo, el conjunto cuenta con el AMG RIDE CONTROL+, cuya suspensión neumática y amortiguación adaptativa regulable, ofrece una respuesta más efectiva, sobre todo, en su paso por curva.

La mecánica del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+

Tomando como base el citado nuevo Mercedes-Benz GLC, AMG ha optado por elegir de nuevo el bloque con 8 cilindros dispuestos en disposición de V,  cuya cilindrada se sitúa en los 3.982 cc, apoyado en un doble turbo que es capaz de producir 476 CV entre las 5.500 y 6.250 rpm y un sensacional para desde tan solo 1.750 hasta las 4.500 revoluciones de 650 Nm.

El motor de gasolina del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ está indisolublemente vinculado a la caja de cambios AMG SPEEDSHIFT MCT 9G que gestiona el trabajo del motor de forma automática, aunque puede usarse manualmente mediante a las levas tras el volante, gracias a la sincronización con el sistema de tracción integral AMG Performance 4MATIC+, con distribución completamente variable del par.

Así, el tiempo que invierte tanto el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ como el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ Coupé en hacer su sprint desde parado a los 100 km/h es de 4 segundos, con la tradicional velocidad máxima autolimitada a 250 km/h o de 270 en el caso de optar por añadir el paquete AMG Driver.

Más poderoso aún, nuevo Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+

Se trata del nuevo Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+, un monstruo diferenciado de su hermano no solo en la incorporación de una letra, la S, dentro de su largo nombre, no. Se trata de dos caracteres claramente diferenciados.

Mientras que el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ dispone en manos de quien lo maneja una potencia y control más aplomado, el Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ se muestra como un vehículo de prestaciones cuya respuesta es más propia de deportivo con carrocería elevada, capaz de volar próximo al asfalto aunque no pegado, que de un SUV deportivo.

Aunque cuenta con el mismo bloque, caja de cambios y transmisión, el Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ es 36 CV más potente (510 CV) y dispone de 50 Nm más de par (700 Nm) que su hermano. Esto le permite mejorar en dos décimas su 0 a 100 (3,8 segundos) y alcanzar una velocidad máxima de 280 km/.

Merece la pena recordar que el Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ ostenta aún el cetro para el mejor tiempo en el afamado y temido Circuito de Nürburgring dentro de los récord por vuelta para vehículos de tipo SUV, con una marca de 7:49,369 minutos.

El precio del nuevo Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+

Aún no ha sido facilitado el precio del nuevo Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ ni del nuevo Mercedes-AMG GLC 63 S 4MATIC+ por lo que, como referencia, hasta que esta información sea comunicada, basándonos en su antecesor, nos hace estimar que partirá desde, aproximadamente, 70.000 euros hasta alrededor de los 120.000.