Para quienes la versión coupé cubica un maletero insuficiente, el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake se su alternativa

El segmento de las berlinas deportivas no deja de traernos grandes y esperanzadoras propuestas, una de ellas la de la versión coupé del sedán compacto Mercedes-Benz CLA al que el departamento AMG ha dado su tratamiento específico para poner en los concesionarios al Mercedes-AMG CLA 35, un turismo con más de 300 CV y un planteamiento deportivo más allá del automóvil familiar tradicional.

Pero, como ocurre en el día a día, nunca llueve a gusto de todos y las exigencias de un grupo pueden no ser las de otro grupo de clientes a los que, por las necesidades cualesquiera, les resulte más práctico una versión de mayor capacidad de almacenaje y transporte que el maletero de la berlina convencional. Para ellos Mercedes-Benz ofrece las carrocerías shooting brake.

Y, para el nuevo Mercedes-AMG CLA 35 4Matic no ha sido una excepción.

Un coche para ir de caza

Así se origina el concepto de carrocería shooting brake, pero el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake pone en el punto de mira otro tipo de caza.

Cazar clientes de marcas rivales como ocurre con los fieles del Audi RS3 Sportback, un compacto con carrocería familiar de alto cubicaje cuyo potencial queda por encima del propio Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake.

Pero Mercedes-Benz no busca con este AMG luchar por la potencia y la aceleración sino distinguirse de su marca “vecina” ofreciendo un coche deportivo y elegante que se distancie de la radicalidad del diseño de los Audi RS.

Aún así, el motor del Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake extrae del bloque de dos litros biturbo 306 CV a 5.800 revoluciones por minuto y 400 Nm entre las 3.000 y 4.000, que dirige a las cuatro ruedas, mediante la tracción 4Matic por medio de una caja de cambios automática de siete velocidades, que también puede ser manejada por las levas tras el volante.

Con ello, el sprint desde parado hasta 100 km/h de la versión ranchera del Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake se fija en 4,9 segundos y una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h.

Para ofrecer una experiencia de conducción deportiva cuenta con modo ESP Sport Handling e, incluso, un asistente de salida Race Star que aumenta la eficacia en la transmisión del poderío mecánico a los neumáticos.

Una ruedas cuyas llantas de cinco radio son de 18 pulgadas de origen y de 19, en caso de las opcionales que están disponibles en tres modelos distintos “esconden” unos discos de freno de 350 mm y 330 milímetros para el eje delantero y trasero, respectivamente de cuya mordida se encarga un par de pinzas de cuatro pistones en el eje anterior y una en el par posterior.

En cuanto a la estética y a la aerodinámica también cuenta con un paquete de carrocería propio donde destaca la nueva parrilla, el paragolpes delantero y trasero. El sistema de escape cuenta con una configuración además de aporta un aspecto más rudo pero que, además de mejorar la expulsión de gases, modifica el sonido del coche de un tono más civilizado a deportivo.

En el interior, el lujo de Mercedes-Benz se combina con elementos propios de AMG, como el volante, pedales y pomos, y la inclusión de materiales nobles como la piel de los asientos y la presencia del sistema de info y entretenimiento MBUX.

Es también por este carácter más radical que el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake cuenta entre sus extras con el AMG Track Place, un sistema de telemetría y localización GPG que recoge los datos de las vueltas en circuitos que muestra tiempos, sectores, aceleración, velocidades…