Nadie conoce el camino hacia donde se dirige la Formula 1 actual. Pero la división McLaren Apllied Tecnologies nos muestra cómo podría ser el McLaren F1 de 2050

Realmente, no se trata de un proyecto de futuro de lo que, a más de tres décadas vistas, podrían ser los monoplazas de F1. Es un ejercicio de ingeniería actual y de imaginación. Que, lejos de tener cualquier viso de realidad, no deja de ser una interpretación fascinante de la tecnología aplicada a las carreras, las carreras del futuro, eso sí.

Bienvenidos al futuro del MCLE

El McLaren de F1 de 2050 se llama MCLExtreme, aunque, sus más allegados lo conocen también como MCLE.

Este coche, sorprende por dos motivos: circula sobre ruedas y está pilotado por un humano. Así entiende este departamento de McLaren y el conjunto de entusiastas que han participado en la puesta en común de idea de la Formula 1 del futuro.

Según el constructor, respaldado por la opinión de los fans, la Formula 1 del futuro no puede desarrollarse sobre otra superficie que no sea el asfalto y, los vehículos participantes, no se pueden apoyar, literalmente, en nada que no sean ruedas.

Por lo tanto, el MCLExtreme es un coche que rueda, no vuela. Y se pilota, no autopilota ni teledirige.

El McLaren F1 de 2050 será manejado por un ser humano que participará en los GP y quien usará el big data para realizar estrategias de carrera, ayudado siempre de la inteligencia artificial y no de los ingenieros “del muro”, como ocurre ahora.

La aerodinámica y las prestaciones del McLaren F1 de 2050

Si algo hemos aprendido, contradiciendo incluso a los que sentaron las bases de esta competición, es que cuenta casi más dar con la tecla aerodinámica que contar con un motor extraordinariamente potente.

Claro que si, en vez de pulsar una única tecla del piano, suena una melodía completa como la Quinta sinfonía de Beethoven el trabajo sería perfecto.

Por eso, el MCLE es un coche con aerodinámica activa. Aunque, actualmente se prohíba, McLaren confía en que, basándose en un principio de adaptación a los circuitos que conllevaría una ganancia de velocidad, los coches de F1 del futuro, podrán modificar su “cuerpo” según el Gran Premio.

 

Gracias a esta capacidad moldeado activo del coche, el MCLExtreme podría alcanzar una velocidad máxima de 500 km/h. Un auténtico misil tierra-tierra ya que, con unas cotas de carga aerondimámica sin precedentes, este coche podría desplazarse, prácticamente, pegado al suelo.

Un McLaren eléctrico

Todos los fabricantes de coches domésticos miran a la electricidad como fuente energética del futuro a medio y largo plazo. Los constructores de coches de carreras o, como en este caso, los departamentos de marcas como McLaren que comercializan sus coches homologados para calle y también exclusivos para rodar en circuito, adoptan soluciones eléctricas para su movilidad.

A pesar de que existe desde hace un lustro una disciplina donde más de dos decenas de monoplazas eléctricos se disputan la victoria de cada e-Prix, la Formula 1 necesitará dar el paso hacia la electrificación total, olvidando, paulatinamente, la configuración inicial como coches como motores térmicos y, después, como coches de carreras híbridos.

Y McLaren sabe mucho sobre la Formula E ya que, desde esta temporada 2018, el departamento McLaren Apllied Tecnologies suministra las baterías a todos los coches competidores, los coches conocidos como de la segunda generación o Gen2.

El McLaren F1 de 2050 sería entonces un coche eléctrico, con aerodinámica activa le permitiría rodar pegado al asfalto a velocidades ahora mismo inalcanzables y pilotado por un ser humano asistido por inteligencia artificial. No parece una propuesta para nada una apuesta inimaginable.