El nuevo McLAren 620R es el coche con el que sueñan los amantes de los Track-Days: una versión matriculable del McLaren GT4 de competición.

Más potente, más ligero y con suspensiones y frenos de carreras. Así es el McLaren 620R, la nueva bestia de McLaren que aprovecha toda la experiencia de la marca de Woking desarrollada con el McLaren 570S GT4 a la hora de ofrecer un coche de carreras con el que puedes desplazarte de un circuito a otro en marcha. Y es que, a pesar de sus características, el 620R puede homologarse para circular por carretera.

Un coche que no solo es especial por su configuración técnica: McLaren sólo va a fabricar 350 unidades, que empezarán a entregarse a sus clientes en febrero de 2020.

Peso ligero y 620 CV de potencia

Como evolución derivado del 570S, el McLaren 620R destaca por un peso en vacío que se queda en 1.282 kg. El motor V8 turbo de 3,8 litros alcanza una potencia de 620 CV a 7.000 rpm, con un par máximo que alcanza los 620 Nm desde 3.500 rpm. La potencia se transmite a través de un cambio ultra-rápido, el SSG de 7 marchas.

Con este motor y la reducción de peso, el McLaren 620R ofrece unas prestaciones absolutamente impresionantes: de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, apenas 8,1 segundos para alcanzar los 200 km/h desde parado y una punta superior a los 320 km/h.

A 250 km/h, el paquete aerodinámico procedente del 570S GT4 es capaz de desarrollar una fuerza de 185 kg que empuja al 620R contra el asfalto. También heredados del GT4 son los baquets de competición realizados en fibra de carbono, que cuentan con cinturones de seguridad de 6 puntos de anclaje. Y los frenos carbocerámicos (con discos de 390 mm delante y 380 mm en el eje trasero) o las llantas de una sola tuerca. La suspensión se ha rebajado, ensanchando las vías y equipando los amortiguadores regulables del GT4.

De la calle al circuito en segundos

De serie, el McLaren 620R está equipado con neumáticos Pirelli P Zero Trofeo R, homologados para circular por la calle. Opcionalmente se ofrecen unos slick de la misma marca, para su utilización únicamente en circuito. Con estos últimos, la huella de contacto es un 8% mayor, lo que aumenta las fuerzas G laterales que es capaz de soportar el 620R en el paso por curva.

Según McLaren, es la primera vez que un coche de calle con llantas de 19 pulgadas en el eje delantero y 20 pulgadas en el trasero puede equipar slicks sin necesidad de realizar ajustes mecánicos adicionales.

Los clientes podrán elegir entre los “colores de guerra” de la marca: naranja McLaren, blanco Silica y negro Onyx, o seleccionar su color personalizado a través del programa de McLaren Special Operations.

Información de interés relacionada

-McLaren Senna LM: ¿para qué mas?
-McLaren Elva: 399 unidades para los más privilegiados