Mazda mostró en el Tokyo Auto Salon tres versiones muy radicales del MX-5, CX-5 y Mazda3 que nos hacen pensar si son un adelanto a las versiones MPS

El Tokyo Auto Salon cerró sus puertas hace unos días y, pese a que no fue un certamen cargado de novedades, sí que pudimos ver algunas creaciones cuanto menos curiosas. Sobre todo, fueron las marcas que jugaban en casa las que más animaron el ambiente, y es que algunos lanzamientos como la recreación del Honda S2000 2020 o el Subaru Levorg Prototype STI Sport nos hicieron la boca agua.

Mazda también quiso apuntarse a la fiesta, por lo que unos meses después de conocer el Mazda 3 TCR, la versión de competición de su bonito compacto, decidió poner sobre la alfombra de Tokyo a sus tres modelos más populares: el Mazda MX-5, Mazda 3 y Mazda CX-5.

La marca japonesa está en pleno proceso de evolución, por lo que también aprovecharon el pasado año para irrumpir de lleno en el mercado de vehículos eléctricos con el nuevo Mazda CX-30.

Tres concepts muy diferentes a los modelos de serie

Sin embargo, no eran unidades como las que estamos acostumbrados a ver, sino que eran tres concepts que cogían elementos prestados directamente del departamento de competición de la marca.

Los tres modelos fueron decorados con la misma combinación de colores, por lo que destacaba el color gris de su carrocería en contraste con los toques en rojo en la parte baja de las puertas. Destacan también los círculos blancos en sus laterales a modo de dorsal de competición, aunque el número que se ha plasmado hace referencia al modelo. Para rematarlo, la marca puso la leyenda “Mazda Motorsports” en las puertas traseras.

Las modificaciones no sólo han sido de maquillaje, sino que los tres modelos montan una nueva suspensión deportiva, un sistema de escape deportivo específico y unos frenos sobredimensionados. Además, el habitáculo cuenta con baquets deportivos con arneses de seis puntos y alcántara por doquier.

¿Un anticipo de los próximos Mazda MPS?

A pesar de que los tres modelos comparten buena parte de su equipamiento, también tienen elementos específicos:

En el Mazda MX-5, el mítico roadster de la marca nipona, se han instalado unas llantas Rays en 18 pulgadas calzadas en unos neumáticos Bridgestone Potenza. Además, hay cambios en su estética, puesto que encontramos un nuevo kit de carrocería que incluye un alerón, una barra antivuelco para proteger el habitáculo o barras estabilizadoras para mejorar la rigidez del conjunto.

En el Mazda3, las llantas siguen siendo Rays, aunque esta vez de 18 pulgadas calzados en los mismos neumáticos que en su hermano pequeño. Además, se han instalado otros elementos como los pedales deportivos.

Por último, el Mazda CX-5 lleva las mismas llantas que los dos anteriores modelos pero, debido a sus mayores dimensiones, en este caso son de 20 pulgadas. También se incluye el pedalier deportivo y unos remates interiores de aspecto más premium.

No creemos que ninguna de estas tres versiones se produzcan en serie, aunque sí que podemos tomarnos esto como que la marca ya tiene en la cabeza lanzar versiones deportivas de sus modelos, por lo que… ¿Volveremos a tener variantes MPS en su gama?