Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de FCA, realiza unas declaraciones en contra del coche eléctrico y de la marca que comanda Elon Musk.

El grupo FCA, en el que se encuentran marcas como Fiat o Alfa Romeo, es uno de los pocos fabricantes de la industria del automóvil que todavía no tienen un solo coche eléctrico en la calle, de hecho parece no estar en absoluto interesado en el desarrollo de la movilidad sostenible. En una entrevista con el diario The Street, Sergio Marchionne, presidente del grupo italiano, ha declarado que no existe un modelo económico viable para que el desarrollo de coches eléctricos reporte beneficios a los fabricantes.

Marchionne FCA eléctricos y ataque a Tesla

El escepticismo hacia la movilidad eléctrica de Sergio Marchionne es total, y la prueba es que no solo pone en duda la viabilidad económica de los coches eléctricos sino también del modelo de negocio implantado por la marca de moda en el sector, Tesla.

“Todavía no existe un modelo económico viable para producir coches eléctricos. A pesar del gran aprecio que le tengo a Elon Musk, un gran amigo y una persona que ha hecho un trabajo de marketing impresionante en Tesla, sigo sin creer en el modelo económico que trata de implantar” asegura Marchionnne.

Marchionne ataque a Tesla y coches eléctricos

Según el alto ejecutivo italiano, es muy complicado obtener beneficios con los coches eléctricos por sus altos costes de producción. Marchionne considera que hasta que dichos costes experimenten un descenso importante, los vehículos híbridos son una opción mucho más razonable.

“En este proceso tenemos que navegar combinando la combustión interna con la electrificación para obtener un mínimo retorno económico que nos permita continuar por esta vía” asegura el presidente de FCA.

A diferencia de otros fabricantes como Volvo, FCA no electrificará su gama de modelos en el futuro próximo, una apuesta que va en contra de lo que parece una obviedad: la transición hacia la movilidad eléctrica es solo cuestión de tiempo. A pesar de ello, Marchionne es tajante con este tema:

No vamos a vender la moto de que electrificaremos toda nuestra gama en la próxima década (algo que sí han hecho varios fabricantes como Volvo). Eso no sucederá” zanjaba Marchionne.

En cualquier caso, del dicho al hecho hay un trecho. No es la primera vez que Marchionne dice una cosa y luego acaba haciendo otra muy distinta. Hace un año, sin ir más lejos, el italiano afirmó que para que Ferrari fabricase un SUV deberían pegarle un tiro. Unos meses después, el propio ejecutivo aseguraba que el todocamino del que tanto se había hablado saldría a la luz bajo las condiciones de exclusividad que siempre han caracterizado a la firma del cavallino rampante. Cada día que pasa parece estar más cerca la llegada de este modelo, algo que parecía impensable hace unos años. No parece descabellado pensar que el fabricante acabe produciendo coches eléctricos, ya sea por decisión propia o por pura necesidad.