No son pocas las manías que podemos encontrar en la mayoría de los conductores. Hoy vamos a contarte cuáles son las más comunes para que puedas evitarlas.

Tras llevar un tiempo conduciendo, casi todos cogemos ciertos «vicios» al volante. Algunos son buenos, y otros, no lo son tanto, y de hecho pueden ocasionar serias averías. Hoy vamos a conocer los malos hábitos, o las manías más comunes al volante que podemos encontrar entre los conductores.

El brazo en la ventanilla

El título ya lo indica bastante bien. Este es uno de los malos hábitos más comunes, del que incluso, yo mismo peco. Especialmente en situaciones de tráfico parado como atascos o cuando la carretera está despejada y hace un día espléndido, muchas veces nos tienta realizar esta acción. Es importante recordar sin embargo, que una mano supone la mitad de control del vehículo en caso de tener que realizar una maniobra de emergencia, así que mucho ojo.

 

Mover el volante con el coche parado

Especialmente a la hora de aparcar o al tener que maniobrar, muchas veces es inevitable, sin embargo, este es un mal que puede afectar negativamente a la suspensión y las ruedas, aunque sinceramente, no es excesivamente preocupante.

Pisar demasiado el embrague

Aquí tenemos otra manía muy común, especialmente cuando esperamos a que el disco del semáforo se ponga en verde. Esta mala costumbre provoca un deterioro prematuro de los discos y del propio embrague. En su lugar utiliza el freno y pisa el embrague solo cuando realmente vayas a mover el coche.

La palanca de cambios no es el reposabrazos

Este es otro de esos males de los que casi todos somos culpables. Poner la mano encima de nuestra palanca de cambios, a la larga, puede provocar problemas en la transmisión, e incluso, llegar a romperla, y creernos, su reparación no es precisamente barata…

palanca cambios

Conducir de manera muy agresiva o muy tranquila

Como ya decía se decía en Star Wars, «la clave está en el equilibrio». Los excesos son malos en todo, y esto incluye conducir demasiado tranquilo o demasiado deprisa. No abuses de ningún estilo en particular, usa ambos o busca el equilibrio entre los 2. Por supuesto, abusar de cualquiera de ambos provocará más fácilmente, futuras averías.

Tesla Roadster Hiperdeportivo

Abusar de la reserva

Vas a tener que echar gasolina, no te queda otra, así que ¿por qué retrasar lo inevitable?. No dejes que tu vehículo entre en reserva habitualmente, ya que de hecho, aumentas el riesgo de que entren impurezas que afectan al sistema de inyección del motor y al filtro de combustible.

combustible reserva

Conducir con una mano

Sí, sabemos que vas al gimnasio, tienes un «brazaco», o sencillamente, crees aparentar saber conducir mejor que los demás, o eres el «chulo de barrio» y vas marcando triceps y conduciendo con un solo brazo, y este último completamente extendido. No solo es algo hortera, si no que además, reduce tu habilidad al volante, y te hace de hecho peor conductor y tendrás menos posibilidades de esquivar una situación repentina de riesgo. Por lo tanto, deja de hacer el «idiota»…

Ponerse muy cerca o muy lejos del volante

La posición al volante es crucial para desempeñar una buena conducción y para aumentar nuestra seguridad. Es un tema que no mucha gente conoce, sin embargo, los amigos de «Paella Motor», nos explican cómo maniobrar con el volante y la distancia idónea para poder cogerlo bien.

Usar el móvil mientras conduces

Esta última no requiere explicación, y aun así, cada día más gente abusa de ella, y muchos lo hacen por el famoso «a mí no me va a pasar nada», hasta que te pase… Usa el sentido común y líbrate tú, pero sobretodo, libra a los demás de una imprudencia tan severa como esa.