De un lado, Madrid 360 se blinda contra los coches más contamintantes mientras que, de otra, permite de nuevo el tránsito de los coches con etiqueta C por Madrid

Durante la jornada de hoy el Ayuntamiento de Madrid ha ofrecido las líneas maestras sobre su nuevo plan de fomento de la calidad del aire conocido como Madrid 360.

En este proyecto, se avanza contra la emisión de gases tóxicos y de efecto invernadero y se abarca la problemática desde diferentes frentes y ampliando su radio de acción fuera del sector automotriz, a diferencia de como Madrid Central había establecido el protagonismo en los coches que circulan por la capital de España.

Entre otras medidas, la supresión de calderas de carbón o gasóleo, la ampliación de zonas verdes, la reducción de los gases de incineración de la estación de residuos de Valdemingomez o la creación de dos líneas de autobuses que circularán por el distrito Centro, gratuitos para la ciudadanía, son algunas de las propuestas de Madrid 360.

Además, respecto del uso del transporte privado, cabe destacar dos medidas bien diferentes. De un lado, el veto a los vehículos de gasolina fabricados antes de 2000 o diésel, anteriores a 2006, coches clasificados con la etiqueta A de la Dirección General de Tráfico que, como hemos recogido en el artículo enlazado, verán reducida, paulatinamente, su presencia sobre el asfalto de Madrid.

De otro, se tiende la mano a los vehículos que cuente con el distintivo C y que, siempre y cuando vayan ocupados por dos o más personas, podrán circular por la zona de bajas emisiones.

¿Es obligatorio colocar la etiqueta ambiental en nuestro coche?Los vehículos de alta ocupación con distintivo C podrán circular por Madrid 360

La otra gran novedad es la apertura al tránsito y estacionamiento de los vehículos con etiquetado C a la zona de bajas emisiones de Madrid.

Estos podrán circular siempre y cuando vayan ocupados con, al menos, dos personas y, salvo si se tratara de residentes o comerciantes, deberán estacionar en aparcamientos subterráneos y nunca en vía pública.

El fin de esta medida es favorecer el uso compartido del coche para quienes tengan que llegar a la zona centro de tal forma que utilizar un mismo coche signifique reducir las emisiones que causarían dos vehículos.

Por su parte, los coches clasificados como A tendrán la entrada prohibida a este área y los B y C solo podrán estacionar en los citados aparcamientos soterrados.

El Ayuntamiento de Madrid asegura que los párkings públicos de la zona Centro bajarán sus tarifas hacer más llevadero el acceso y, sobre todo, el cargo que supondrá el estacionamiento de estos coches en aparcamientos cubiertos, sensiblemente más costosos que si se aparca en la actual zona verde o azul de Madrid.