Si buscas un SUV que sirva para todo, bien equipado, que puedas utilizar sin restricciones en la ciudad y no te suponga un gran desembolso a la hora de la compra, deberías prestar atención a la gama ECO de SsangYong, que incluye los modelos Tívoli y XLV GLP AutoGas.

La apuesta de SsangYong por el GLP (gas licuado del petróleo, también conocido como AutoGas) es firme… y ganadora. Son muchos millones de vehículos los que circulan en el mundo utilizando este combustible, que aporta innumerables ventajas.

AutoGas: el GLP es todo ventajas

Entre ellas, la que supone la mayor motivación de compra para los usuarios es que permite un ahorro considerable en el coste por kilómetro recorrido, frente a la gasolina o el gasóleo. Debido al menor precio de este combustible, el ahorro puede cifrarse hasta en un 40%. Un dato muy a tener en cuenta.

SsangYong Tívoli

Y, además, con menor impacto en el medio ambiente, reduciendo enormemente las emisiones de los gases nocivos. Sin dejar a un lado una característica que cada vez hace que más usuarios se fijen en este tipo de modelos: las ventajas que otorga a los coches que funcionan con GLP el contar con la etiqueta ECO de la DGT . Recordemos sólo algunas de las más importantes: libertad de movimiento en las ciudades cuando se activan protocolos de restricción por contaminación, tarifas reducidas en estacionamiento, precios especiales en algunos peajes o la posibilidad de circular por el carril BUS/VAO.

El ahorro en el coste por kilómetro que permite el GLP respecto a combustibles convencionales como la gasolina o el gasóleo puede llegar hasta un 40%.

Otra ventaja adicional de los coches bi-fuel de AutoGas, como los de la gama ECO de SsangYong, es su gran autonomía. Puesto que cuentan con dos depósitos y pueden funcionar tanto con gas como con gasolina, las paradas a repostar pueden espaciarse al ser capaces de cubrir, en el caso de SsangYong, hasta 1.200 km con un depósito. Y, por si no lo sabías, existen ya más de 600 puntos de repostaje de AutoGas en España, y más de 33.000 en Europa.

Por si te parecen pocas, añadiremos una ventaja más. En la actualidad, Repsol cuenta con una oferta como parte de su programa Repsol Más, que te permite beneficiarte de 400 euros gratis en carburante para canjear en estaciones de servicio Repsol, Campsa o Petronor. Cualquier comprador de un SsangYong nuevo de AutoGas puede acceder a esta promoción, hasta el 28 de febrero. Desde el 1 de Marzo y hasta el 30 de Abril, el descuento en carburante será de 350 euros.

¿Cómo funciona un coche de GLP o AutoGas?

Si te atraen las ventajas de los coches con este tipo de combustible, no debería preocuparte nada más. A efectos prácticos, un coche de GLP se conduce exactamente igual que un coche con motor de gasolina o diésel. La única diferencia es que el conductor cuenta con un botón que le permite elegir indistintamente el combustible que quiere utilizar en cada momento, pasando así de funcionar con AutoGas a gasolina cuando lo desee. Al volante, no hay cambios ni en el rendimiento del vehículo ni en lo que el conductor siente a la hora de conducir.

SsangYong Tívoli

Sólo se notará que se trata de un coche con GLP… cuando toque pasar por el surtidor, donde el bolsillo lo agradecerá. Y tampoco debe ser una preocupación la operación de llenar el depósito. El repostaje se realiza de forma rápida, fácil y segura, con unas mangueras con un boquerel especial, pero de manera similar a como se hace con la gasolina o el gasóleo.

Ten en cuenta que los vehículos de AutoGas de la gama ECO de SsangYong son vehículos de gasolina a los que se les ha realizado una pequeña transformación para convertirlos en vehículos bi-fuel, instalando un depósito de gas y un sistema de alimentación específico.

¿Averías? El sistema no sólo no requiere de ningún mantenimiento adicional, sino que por las propias características del gas y su comportamiento durante la combustión, los motores de AutoGas sufren menos desgaste y suelen ofrecer una mayor vida útil.

Los SUV ECO de SsangYong: Tívoli y XLV con AutoGas

Dos son los modelos que ofrece SsangYong adaptados para funcionar con AutoGas: los recientemente actualizados SsangYong Tívoli y XLV. Ambos utilizan el fiable motor 1.6 de gasolina con distribución variable, que rinde 128 CV a 6.000 rpm, y un par máximo de 160 Nm a 4.600 rpm. En los dos casos se puede elegir entre un cambio manual de seis velocidades o una caja automática de 6 marchas, dependiendo del nivel de acabado.

Por sus dimensiones y su diseño, el SsangYong Tívoli juega el papel más “aventurero”. Mide 4,02 metros de longitud, 1,80 de anchura y 1,59 de altura. Resulta ágil y divertido en la ciudad, pero ni por prestaciones ni por chasis se amedranta cuando llegan las carreteras de curvas o toca viajar. Para ello, además de un interior muy bien aprovechado, cuenta con un maletero que ofrece una capacidad de 423 litros, ampliables a 1.115 litros abatiendo los asientos de la segunda fila.

El SsangYong XLV, por su parte, es el SUV familiar ideal para los que necesitan espacio extra para el equipaje. Con 4,40 metros de longitud, la capacidad del maletero se va aquí hasta los 720 litros utilizando todas las plazas, que pueden convertirse en 1.440 litros cuando lo que prima es la carga.

Y seguramente te estás preguntando ya por el precio. Pues tienes un Tívoli G16 4×2 con acabado Line desde 13.850 euros, incluyendo descuentos. No hace falta que busques mucho, no encontrarás otro coche con estas características y que funcione con GLP por un precio similar. El tope de gama es el Tívoli G16 GLP 4×2 Limited Automático, que tiene un precio de 21.590 euros.

Entre medias, destacamos especialmente la versión Premium por su relación precio/equipamiento. Cuesta 17.150 euros, pero no echarás nada en falta. Incluye desde pantalla táctil de 8 pulgadas compatible con Apple CarPlay y Android Auto hasta tapicería mixta en tela y cuero, además de cámara de visión trasera, llantas de aleación de 16 pulgadas o rieles en el techo. Con el acabado Limited el equipamiento añade, entre otras cosas, el Sistema de Seguridad Activa de SsangYong (SASS), las llantas de aleación de 18 pulgadas, la instrumentación Supervision o el acabado bi-tono para la carrocería.

En cuanto al SsangYong XLV, está disponible con los mismos acabados que el Tívoli. El precio de la versión base Line es de 17.450 euros, el Premium cuesta 19.600 euros, y el Limited se queda en 21.400 euros, 2.000 euros más si se monta el cambio automático.