La cuota de mercado de los vehículos diésel ha descendido hasta el 46 % en Europa. El descenso de estos coches fue del 15 % el pasado mes de abril.

Según una investigación llevada a cabo por JATO Dynamics (analistas de mercado), la matriculación de coches en Europa cayó un 7,1 % el pasado mes de abril. Por su parte, los coches diésel (también puede consultar: “Los 10 utilitarios diésel que menos consumen“) sufrieron un descenso aún más contundente: un 15 % menos  que el mismo mes del curso pasado; un dato que confirma la tendencia negativa que han experimentado esta clase de vehículos desde que en septiembre de 2015 tuviese lugar el caso “dieselgate”.

Esta disminución en las ventas de vehículos de gasóleo ha provocado que hayan perdido el trono de ventas respecto a otras opciones de combustible: ahora representan el 46 % de la cuota de mercado, mientras que en abril de 2016 contaban con un 50 %.

descenso ventas diesel

El pasado mes se matricularon un total de 1,22 millones de coches en el viejo continente, lo que supuso un descenso del 7,1 % respecto al mismo mes del año pasado; la mayor caída mensual desde marzo de 2013.

El mercado de automóviles español fue el único de toda Europa que no se vio afectado por esta tendencia, de hecho, la venta de vehículos en nuestro país subió un 0,8 % respecto al año pasado. Otros territorios no han tenido la misma suerte: Italia sufrió el mayor descenso de todo el continente con un 24,2 % de caída en su rendimiento comercial, mientras que el Reino Unido redujo sus ventas en un 19,8 %; un descenso que se ha visto afectado por la subida que ha experimentado el precio del impuesto de matriculación en este país). Países como Alemania o Francia redujeron su rendimiento comercial en un 8 % y un 6,2 %, respectivamente.

descenso ventas diesel

A pesar de estas cifras, Volkswagen sigue siendo la firma de automóviles más exitosa de Europa con 136.475 matriculaciones en abril de 2017; aunque esto supone un descenso del 13,9 % respecto al mismo mes del año pasado. El Volkswagen Golf fue el coche más vendido en el viejo continente, seguido del Renault Clio, Volkswagen Polo y el Volkswagen Tiguan.