Lexus sustituye los retrovisores tradicionales por unas cámaras digitales en su berlina híbrida premium ES 300h. Esta tecnología hará su debut en el Salón de Ginebra de 2020.

Si por algo se caracteriza la firma japonesa del Grupo Toyota es por ir siempre a la vanguardia de la tecnología. Principalmente en el ámbito de la hibridación pero también en el apartado de equipamiento, asistentes y conectividad. Bajo esta premisa de trabajo constante de evolución, ahora Lexus nos ha enseñado su novedad más llamativa, los retrovisores eléctricos.

Este sistema fue introducido por primera vez en Japón hace un par de años, como novedad en un vehículo de producción a gran escala. El objetivo es sustituir los retrovisores convencionales por unas cámaras externas de alta resolución conectadas a unas pantallas dentro del vehículo. Estas cámaras ofrecen una visión total al conductor, eliminando por completo los ángulos muertos.

Lexus ES 300h: amplitud total

Lexus tiene como objetivo prioritario facilitar la vida de su conductor dentro del vehículo. Por ello, el diseño de estos retrovisores permite al conductor tener mejor visibilidad a través de los monitores (de 5 pulgadas cada uno) con un movimiento menor de la cabeza. Optimizando así la ergonomía de conducción.

En lo referente a las propias cámaras en sí, están alojadas en unas carcasas más pequeñas que los retrovisores tradicionales. Así, se reduce el ruido del viento y aumenta la visibilidad del conductor. El salpicadero cuenta con un botón “anti-vaho” para desempañar las cámaras. Pero esta situación se dará en pocas ocasiones ya que las cámaras cuentan con calefactores integrados y están colocadas de tal manera que no puedan caerle gotas y empeorar la visibilidad.

Máxima visibilidad

Estas cámaras no solo sustituyen la función del espejo convencional y ya, sino que mejoran sustancialmente la visibilidad del conductor. Cuando pongamos el intermitente o cambiemos a marcha atrás con el nuevo Lexus ES 300h, los retrovisores digitales ampliarán su visión para ampliar el rango de visibilidad. Así, se eliminarán ángulos muertos y el coche ayuda a maniobrar de forma mucho más segura.

Una vez finalizada la maniobra de aparcamiento, de giro o de cambio de carril, la configuración vuelve al estándar inicial. Para los más puristas y reacios a los cambios, Lexus ofrece la opción de desactivar manualmente la función de visibilidad ampliada o, por el contrario, pasar a visión ampliada manualmente durante la marcha.

Los retrovisores digitales cumplen también la pequeña función de “cámara de aparcamiento”. Lo citamos así porque a la hora de aparcar, o incluso circular, las cámaras muestran líneas de guía. Estas líneas marcan una distancia de 50 cm a cada lado del vehículo y de 20 y 50 cm desde el paragolpes trasero. En el caso de circular por carretera, las cámaras muestran líneas de referencia que indican 5, 10 o 15 metros por delante si se circula por debajo de los 70 km/h. En el caso de superar dicha velocidad, las líneas indicarán 5, 10, 15 y 30 metros.